Fushigi Yugi Genbu, el origen de la leyenda.

Se conoce con el nombre de cuatro dioses a los protectores de los cuatro puntos cardinales: Seiryü del este, Byakko del oeste, Suzaku del sur y Genbu del norte. Las veintiocho constelaciones que componen el mapa de los cielos se dividen a su vez en cuatro sectores. El norte pertenece al dios Genbu y a las siete constelaciones o estrellas que le sirven. Esta es la historia de las siete estrellas de las tierras del norte y su protector, Genbu.”

Image Hosted by ImageShack.us

Después de mucho tiempo, tenemos por fin el origen de la leyenda, pero para los que no hayan leído Fushigi Yugi, les haré una breve explicación.

Cuenta la leyenda que cuando una de las regiones esté en peligro, la sacerdotisa, una chica extraña venida de lejos, llegará para reunir a las siete estrellas, invocar al dios correspondiente, y salvar al pueblo. En Fushigi Yugi, Miaka encuentra un libro titulado “El universo de los cuatro dioses”, y lo abre. Inmediatamente se mete en su interior y se convierte en la sacerdotisa de Suzaku. Su amiga hace lo mismo y se convierte en la sacerdotisa de Seiryu, y enemiga de Miaka.

En “La leyenda de Genbu”, tenemos cómo empezó todo. Empieza la historia en China, en 1923. Einosuke Okuda es un escritor que asiste a la ceremonia de invocación de los cuatro dioses. Al llegar a su casa, escribe un libro con todo lo que ha visto.

Por otro lado, se nos presenta a su hija, Takiko, una chica que asiste a clases de lucha, y que cuida a su madre enferma. Takiko no ve mucho a su padre, porque se pasa casi todo el tiempo recorriendo mundo para buscar información y escribir sus libros. A Takiko no le cae bien su padre, porque considera que es el culpable de que su madre empeore. Por otro lado está el señor Osugi, un discípulo de su padre, casado y con una hija, del que está enamorada.

Image Hosted by ImageShack.us

Einosuke vuelve a casa y mientras está terminando de escribir el libro titulado “La leyenda de los cuatro dioses”, su esposa muere. Takiko le echa la culpa y coge el libro para romperlo. Pero el libro se abre y Takiko se ve transportada a su interior.

Una vez dentro, cosa que el lector sabe porque ha leído Fushigi Yugi, pero que Taki no tiene ni idea, está en una región helada, y enfrente de ella, una chica está atada a una roca. Taki la salva, y aparece un monstruo con el que tiene que luchar. La chica, utiliza el viento para salvar a Taki.

Por otro lado, Einosuke empieza a leer el libro, y con él, la historia de Taki: eso no es lo que él ha escrito.

La chica desconocida tiene fiebre, y Taki no sabe qué hacer. Entonces aparece un niño (que el lector también recordará de Fushigi Yugi), y le dice: “Has venido, sacerdotisa de Genbu”.

Taki lleva a la chica a la posada de un pueblo, y como tiene fiebre, la desnuda. Entonces ve un símbolo en su pecho. Se tumba junto a ella, desnuda también para quitarle la fiebre (Yuu Watase cada vez se lo curra más para las escenas eróticas). Y la chica se transforma en un chico.

A la mañana siguiente hablan del Universo de los cuatro dioses, y del mal presagio que sería para Beijia (la región del norte), si la sacerdotisa apareciese.

Image Hosted by ImageShack.us

El chico resulta ser Rimudo, un peligroso criminal acusado de haber matado a 1000 hombres. Rimudo consigue escapar gracias a Soruen, personaje que si no recuerdo mal, aparecía en Fushigi Yugi (y que por alguna extraña razón, a mí me recuerda a Final Fantasy).

Chamka, perseguidor de Rimudo, toma a Taki como rehén, y su madre, le echa la bronca por hacerlo. Se descubre que Chamka también es una de las siete estrellas, y que Taki es la presunta sacerdotisa de Genbu.

Por otro lado, Rimudo se pasa al enemigo, y se pone al servicio de Bohui, heredero al trono de Judong.

Y cuando el pueblo donde está Taki sufre un ataque, y ella acepta ser la sacerdotisa. Además, Rimudo y Chamka descubren que ambos son estrellas.

Image Hosted by ImageShack.us

Y aquí acaba el tomo con un resultado sorprendente. En sólo un tomo la protagonista ha conseguido reunir a dos estrellas (bueno, al menos ha conseguido descubrir quienes son). Pero lo más sorprendente, es que en este tomo, Yuu Watase, sólo ha matado a un personaje y ha dejado a otro medio muerto. A saber cuántos morirán en el siguiente.

Lo que más me gusta del tomo son los detalles que hacen que el lector sonría: buscar cualquier marca en un personaje, reconocer a alguno que haya salido antes, etc. Después de leer Fushigi Yugi, cualquier le agradecería a la autora que se haya decidido a escribir la historia que prometió entonces.