Dragon Head 10

A ver sr. Mochizuki… ¿diez tomos para terminar de esta manera la historia? ¡¡Caguentodosusmuertos!!

Dragon Head Nº 10

Guión: Minetarô Mochizuki
Dibujo: Minetarô Mochizuki
Tinta: Minetarô Mochizuki

Color: Blanco y negro
Formato: 224 págs.

Teru ha llegado a Tokyo y allí se ha encontrado con un verdadero ejército oculto en unas dependencias anexas a los túneles del metro. Se trata de gente aparentemente enferma por unos alimentos condimentados con una droga experimental, que los convierte en asesinos potenciales, casi zombies vivientes.
Tras haberlos dejado atrás, ahora Teru se encuentra en su casa, destruida, y allí encuentra un mensaje de Seto, que le indica que le está esperando en el instituto…

Precio: 8,95 €

Dragon Head 10: cuando Teru despierta a la mañana siguiente ve algo que la oscuridad le impidió ver la noche anterior… ¡Un cartel de bienvenida preparado por Seto! Además del cartel le ha dejado agua, caramelos y un diario en el que le cuenta lo que le ha pasado desde que se separaron…

Seto le escribe que ha seguido viajando con Nimura y que ha descubierto que sus tíos han muerto y que su casa se había desplomado. También le dice que le está esperando en el instituto y que le esperará allí todo el tiempo que haga falta…
Evidentemente, después de cambiarse de ropa, Teru sale hacia el instituto… Mientras se dirige hacia allí la tormenta sobre Tokio y los terremotos empeoran dejando que la lava siga avanzando. Al mismo tiempo que Teru llega al instituto los equipos de “rescate” se enfrentan con el “jefe” del reino subterraneo y los “nobuo-boys”. Finalmente Teru y Seto consiguen reunirse de nuevo…

Nimura, que estaba con Seto y creía que Teru había muerto, decide hacer caso a sus instintos y apuntando con la pistola a Teru le dice que ha decidido quedarse a la chica para él… Aquí empieza un monólogo de Nimura explicando las razones que tiene para quedarse con Seto y tal, demasiado largo de explicar aquí… así que si os queréis enterar… os leéis el tomo. Aprovechando que Nimura se despista al oír en la radio la noticia de la lucha entre los “nobuo-boys” y los “rescatadores”, Teru se abalanza sobre él…

Pero Nimura, como ex-soldado, tiene una clara ventaja sobre Teru y acaba por encañonarle a la cabeza… Obviamente, en lugar de disparar, Nimura se pone a desbarrar otra vez sobre lo mal que están las cosas y cuál es el problema de Teru y Seto… no le tienen miedo a la muerte y eso está muy mal… blablabla, lo dicho, os lo leéis y punto.

Teru le dice que es cierto y en esta ocasión es él quien empieza a desbarrar y dice que lo más importante son las ganas de vivir y la esperanza… A lo que Nimura le responde que sus padres y su hermana están muertos y que Seto encontró la fosa común en la que los enterraron… Aprovechando que Seto se lanza sobre Nimura, Teru consigue hacerse con la pistola…

… pero antes de que haga nada, en la radio comienzan a leer un documento que han cogido a los “rescatadores” en el que se dice que han ido a recuperar unas cabezas nucleares que habían llevado en secreto a Japón y que no saben dónde se encuentran todas y que creen que los “nobuos-boys” pueden tener una de ellas…

Después de disparar todas las balas de la pistola al cielo, Teru decide que tiene que salvar a los “cabezas dragón” y que tiene que sacarles del almacen antes que los “nobuos-boys” peten la bomba… Seto decide ir con él a pesar de lo chunga que se está poniendo la cosa – como para quedarse con el otro, oigan – y Nimura decide esperar el final tirado en el suelo…
El jefe de los “nobuos-boys” sigue desbarrando sobre el miedo y lo que este puede provocar y mientras él desbarra Tokio se viene abajo sobre Teru y Seto…

¡Y después de 10 tomos y 89 capítulos por fin se ve qué ha causado la catástrofe! ¡Ha aparecido un volcán en medio de Tokio! ¡Y está en plena erupción! Y la gente de Tokio no tiene escapatoria…

Y siendo sincero no recordaba que el final fuese así. Todo el mundo muere… Pero oye, Teru imagina cómo será el futuro y ya está todo bien… Después de 10 tomos… esto. Me ha recordado mucho a Señales del Futuro – esta serie es anterior pero ya sabéis a qué me refiero -, un final sin esperanza y en el que palman los protagonistas… aunque sin naves espaciales. No creo que sea demasiado justo con los lectores, tanto sufrir para nada… ¡y además tener que tragarnos desbarros mentales como los que planta ahí el autor! Buff, qué pena que haya terminado así, si hubiese concretado más y hubiese pasado de tantas pajas mentales… qué desperdicio de serie, oigan.

Dragon Head 09

Penúltimo número de esta historia con el protagonista solo en su ciudad natal… y cuando digo solo quiero decir solo.

Dragon Head Nº 09

Guión: Minetarô Mochizuki
Dibujo: Minetarô Mochizuki
Tinta: Minetarô Mochizuki

Color: Blanco y negro
Formato: 224 págs.

Precio: 8,95 €

Dragon Head 9: Teru ha conseguido llegar a Tokio, pero la ha encontrado “totalmente” abandonado, está agotado y se le han terminado el agua y la comida… Por el camino encuentra un panfleto dejado por el Comite de Emergencia de Desastres a Gran Escala… ¡Si es que estos japoneses tienen de todo! Pero de todo, todo, todo…

Y lo que es peor, se ha dado cuenta de que, aunque le prometió a Seto que iría a buscarla, no tiene ni idea de dónde vive. Lo único que le mantiene en marcha es la voz que cree haber escuchado saliendo del metro…

Una vez que consigue superar su miedo a quedarse enterrado, otra vez, bajo tierra Teru se introduce en el metro y comienza a buscar el origen de la voz. Después de pasar caminando un tiempo indeterminado, Teru encuentra una radio que es de donde surge la voz humana y tras esa otra y las va buscando hasta encontrar a la persona que la está emitiendo… Después de encontrar un agujero en el suelo a través del cual se puede ver un río de lava, Teru encuentra una zona con pintadas muy parecidas a las que hacía Nobuo…

Pasando a través de varias puertas con carteles de prohibido el paso, con iluminación eléctrica, Teru acaba llegando hasta un almacén en el que encuentra numerosas cajas de comida enlatada, agua embotellada y medicinas – pero lo que Teru no ha visto es la señal de “experimental” que hay en muchas de esas cajas -. Después de beber y comer, Teru descubre que no está solo en el almacén… Hay varios chicos con cicatrices en la cabeza y uno de ellos es capaz de hablar, este le dice que la comida estaba drogada y cuando cae inconsciente le lleva hasta su “jefe”.

Cuando se despierta el “jefe” le da la bienvenida al reino subterráneo y le dice que él y los de las cicatrices en la cabeza son “investigadores” del terror que está sintiendo la gente desde que se produjo el suceso que arrasó Japón y que están intentando recuperar los sentimientos que han perdido desde que toman la comida enlatada que contenía una droga experimental para “tranquilizar” a la gente en caso de que se produjese una situación caótica. El “jefe” y el chico de la cicatríz que se autodenomina “cabeza de dragón” le ofrecen a Teru la posibilidad de dejar de tener miedo si sigue tomando los alimentos… Mientras está allí, Teru descubre que hay un grupo de chicos que se han pintado igual que Nobuo.

Creyendo que están intentando lavarle el cerebro. Teru decide irse de allí pero busca antes un sitio en el que descansar… Mientras descansa se da cuenta de que merece la pena seguir viviendo por Seto…
En el exterior los equipos de rescate enviados por otros países descubren que el equipo de exploración que enviaron ha sido asesinado por miembros del grupo donde se encontraba Teru…

Hablando con el chico de la cicatriz sobre lo importante que es sentir el miedo, Teru acaba por decidirse y se marcha de allí una vez que decide que quiere regresar a su casa. Después de buscar comida y bebida sin drogas, Teru decide seguir su camino siguiendo las vías del metro… Gracias a una de las radios Teru descubre que hay grupos de rescate llegados del extranjero en Japón y continua el camino hacia su casa. Cuando llega hasta su casa descubre que su edificio ha sufrido graves daños, pero eso no le impide subir hasta su piso… Cuando atraviesa la puerta descubre que está totalmente destruido pero al menos no hay cadáveres… Agotado y desesperanzado, Teru se acuesta en lo que era su cama.

Y si no os gusta Teru habréis odiado este tomo… y es que es un tomo dedicado enteramente a él y a su soledad… y al sufrimiento que siente después de darse cuenta de que necesita a Seto… Lo que sigue sin convencerme es toda esa comida de tarro que se suelta el autor sobre el significado del miedo y todas esas cosas… ¿Qué pasa? ¿Es que quiere pontificar con su opinión? Anda que… De cualquier forma no ha vuelto a conseguir las mismas sensaciones que en los dos primeros tomos. Lo cierto es que lo de esta serie es… lamentable. Empezó muy, pero que muy bien y poco a poco fue degenerando de mala manera y lo que podría haber sido una serie de ciencia ficción sin mayores alardes se convirtió en un desbarre mental sobre el miedo y chorradas así que no tenía ni pies ni cabeza ni, para mí por lo menos, el más mínimo interés.

La verdad no recordaba que los últimos tomos fueran tan malos.

Dragon Head 08

Y en este tomo Teru pasa a convertirse en el Llanero Solitario… de lo solo que se había quedado.

Dragon Head Nº 08

Guión: Minetarô Mochizuki
Dibujo: Minetarô Mochizuki
Tinta: Minetarô Mochizuki

Color: Blanco y negro
Formato: 224 págs.

Precio: 8,95 €

Dragon Head 8: al principio del tomo vemos como los cuatro han decidido tomarse un tiempo de descanso en el centro commercial… Han encontrado comida, bebida, ropa de abrigo y un lugar para descansar… no está mal.

Seto le cuenta a Teru que comenzó a tener los ataques de sueño después de que sus padres muriesen en un accidente de tráfico y le confiesa que no tiene ningún motivo para regresar a Tokio. Mientras hablan se produce un terremoto y desde la azotea descubren que en Tokio se ha alzado una columna de fuego y llegando desde allí se aproxima un tornado…

Después del terremoto se desata una fortísima tormenta, durante la misma Seto le pregunta a Teru si podría ir a su casa en Tokio si todo estuviese destruido a lo que Teru grita… ¿¡No!? – me temo que aquí hay un pequeño problema de traducción, ya sea por un error evidente o porque falta algo en la misma – y le jura que él irá a buscarla… (esta parte es bastante confusa debido a la traducción). En fin, la lluvia provoca un torrente de agua y barro que comienza a inundar el centro comercial y el tornado cada vez está más cerca. Los cuatro se dirigen al helicóptero pero cuando están subiendo el techo cede y Teru cae con él…

Iwada, Nimura y Seto tienen que despegar dejándole allí para poder escapar del tornado… Una vez que se recupera, Teru se mete en el ascensor para sobrevivir al mismo. Cuando se despierta, Teru descubre que ha sido arrastrado lejos del centro comercial y se encuentra en una roca en medio de un torrente de agua, con heridas en el brazo y en la pierna.

Teru no es capaz de bajar de la roca debido a la fuerza del agua y se queda dormido en diferentes ocasiones, no tiene comida ni agua y está a punto de morir ahogado, pero lo principal es que está solo… Se vuelve a quedar dormido y al despertar descubre que el agua ha desaparecido y se dirige hacia el centro comercial…
Cuando llega descubre que está destrozado y en los alrededores encuentra unas señales en el suelo que le dirigen hasta el helicóptero que se ha estrellado y se encuentra abandonado.

Cerca del helicóptero encuentra la tumba de Iwada, después de unos momentos de desesperación entra en le helicóptero y descubre que Seto y Nimura le han dejado un mapa de Tokio y un refresco. Después de buscar ropa y bebida, Teru se dirige hacia Tokio siguiendo a Seto y Nimura.

Pero el mayor problema que sufre Teru, aparte de la falta de bebida, es la soledad y el que se está comiendo continuamente la cabeza pensando en la muerte de Iwada. Cuando cae en el suelo agotado un hombre vendado se le acerca…

El hombre balbucea que ha huído de Tokio, que era un infierno pero que aún así quiere regresar… Vamos que el pollo está un poco p’allá… El hombre termina por salir corriendo y se cae por un barranco y muere… Después de enterrarle, Teru sigue su camino y acaba llegando a Tokio… pero parece estar abandonado.

Tope Abre los ojos, ¿no? XD

Y después de pasarse un par de tomos semi-inconscientes, Teru vuelve a protagonizar el tomo en solitario… y muy, pero que muy solo. Sigo pensando que el autor no ha vuelto a conseguir las mismas sensaciones que lograba en los dos primeros tomos. Sí, hay cierta sensación de desasosiego cuando Teru se queda solo, pero no logra recrear la atmósfera de opresión que lograba en el túnel. Ni siquiera la escena del ascensor en medio del tornado termina de funcionar. No está mal del todo, pero… no acaba de recuperar el tono de los dos primeros. Quizás el problema de esta serie sea que empezó demasiado bien… No sé, no sé.
Lo que es increíble es lo de la traducción, en este tomo han perdido total y absolutamente el norte con la misma, es francamente lamentable. Y lo que es peor, te hacen dudar de lo que habrás estado leyendo hasta el momento…

Dragon Head 07

Ainsss, Teru, Teru… mira que no saber leer entre líneas… ¿Seto te tiene que enviar un e-mail para que te enteres o qué?

Dragon Head Nº 07

Guión: Minetarô Mochizuki
Dibujo: Minetarô Mochizuki
Tinta: Minetarô Mochizuki

Color: Blanco y negro

Formato: 224 págs.

Precio: 8,95 €

Dragon Head 07: habíamos dejado a Nimura y a Seto en una situación bastante comprometida, dejamos a Seto para después que está relacionada con lo que hace Nimura…

Nimura estaba a punto de llevarse un batazo en la cabeza, pero consigue evitarlo y encuentra una moto con la que huir… pero decide llevarse a Seto consigo por lo que recorre el hospital en la moto hasta encontrarla y la “recoge” antes de que el chaval operado llegue hasta ella… Si le dispara Nimura o los perseguidores no está demasiado claro.

En fin, una vez que consiguen salir del hospital consiguen llegar hasta Iwada y el helicóptero, todo con muchas dificultades y mucha comida de coco por parte de Seto como podéis suponer, pero, finalmente, consiguen regresar hasta Teru y la señora…
Gracias a los antibióticos, Teru se va recuperando poco a poco y Seto… intenta insinuársele y tal, pero es que Teru está un pelín obsesionado con encontrar a su familia… y no está para según qué cosas… Vamos, que el muchacho no se entera.

Y eso que ella se le despelota delante y todo… Vale, algunos dirán que es casualidad, pero… ¿no le estaba esperando ella después de su baño? Al tema que nos perdemos. Teru sigue obsesionado con regresar a Tokio, pero como el tío tampoco es tonto del todo le da a Seto las llaves de su casa para que las guarde por él… así tendrán que llegar juntos a Tokio (Teru pillín, si te lo tienes todo montado).

Idawa consigue convencer a Nimura, Teru y Seto para regresar a Tokio atravesando la nube de polvo negra que cubre el cielo… pero claro, antes Teru le tiene que meter una leche a Nimura por todo lo que les hizo pasar a él y a Seto… Ya sabéis, cosas de machotes, pero Nimura parece que ha aprendido algo… y decide no devolvérsela… demasiado.

Por su parte, Seto cree haber descubierto a qué se refería el chaval operado al hablar del cuadro de Hokusai… ¡el monte Fuji ha estallado! Una vez que escucha eso, Teru piensa que si el flash de luz que vio antes de introducirse el tren en el túnel no habría sido una erupción… La profesora decide quedarse en Izu y reconstruir la ciudad por sí misma, antes de irse le pide a Teru que cuide de Seto.

El viaje en helicóptero es muy complicado, entre la oscuridad y la ¿ceniza? (supongamos que sí fue el Fuji que reventó), en Teru y Seto crece la sensación de que han vuelto al interior del túnel. Cuando se acercan al suelo para ver si pueden conseguir una visibilidad mayor, los cuatro descubren un panorama aterrador… el suelo está en llamas.

La desesperación se apodera de los cuatro y va incluso a peor cuando descubren un enorme agujero al que descienden para investigar y tienen que dejar de investigar cuando no encuentran el fondo del mismo. Después de un tiempo imposible de calcular, deciden regresar a la superficie y buscar un sitio en el que buscar agua y comida… Deciden reabastecerse en un supermercado y aterrizan allí, mientras Teru y Nimura buscan comida, Iwada y Seto se quedan en el helicóptero… y Seto se echa a llorar.

Bueno, bueno, bueno… es un tomo bastante desesperante en su segunda parte. Al principio del mismo hay carreras, persecuciones, disparos y muchas cosas más… Prácticamente una continuación del anterior. En el interludio entre ambas partes tenemos a Seto intentando que Teru se de cuenta de que le necesita, ajá, sabía que estabais esperando que escribiese que quería marcha o algo así… pero no, no caeré en ese cliché… Personalmente creo que la serie sigue flojeando tomo tras tomo y que han sido incapaces de repetir la sensación de agobio que consiguieron en los dos primeros… y mira que con toda la historia esa del “bujero” en el suelo y tal lo deberían tener sencillo, pero… no acaba de conseguirlo. Demasiadas explicaciones y elucubraciones para un espacio tan reducido como un helicóptero… No sé, no sé, no me ha acabado de convencer este tomo. El dibujo bien pero tampoco es como para echar cohetes. Según se acerca el final la serie va perdiendo más y más fuelle… una lástima.

Dragon Head 06

No sé cómo saldrá, lo tenía escrito en el pendrive y se me estropeó por un corte de luz… como no encuentro la copia de seguridad tengo que volver a escribirlo y… malditas las ganas que tengo. Es un tomo muy complicado de resumir.

Dragon Head Nº 06

Guión: Minetarô Mochizuki
Dibujo: Minetarô Mochizuki
Tinta: Minetarô Mochizuki

Color: Blanco y negro
Formato: 224 págs.

Precio: 8,95 €

Dragon Head 6: Empezaré por los personajes que tienen menos papel en este tomo… El pobre Teru, más allá de desvariar por la fiebre y estar inconsciente la mayoría del tiempo no hace nada; la profesora de lengua, aparte de cuidar de Terry realiza una reflexión bastante interesante sobre qué era el monstruo del túnel y cómo se podía vencer; Idawa decide ir en busca de Seto y Nimura con el helicóptero y es obligado por una parte de los perseguidores de sus compañeros a aterrizar con el mismo, pero consigue librarse de ellos con un lanzacohetes…

En Seto, Nimura, el chaval operado y su amigo se centra la mayor parte de la acción… El amigo dura más bien poco porque es asesinado por el policía que había disparado a Nimura, pero antes de que esto sucede les cuenta que Tokio estaba en llamas cuando salieron de allí; el chaval operado deja de tomar su medicamento y comienza a articular palabras hasta el punto que le dice a Seto que el desastre se produjo debido a un terremoto, o eso deja entrever, y que el epicentro del mismo estaba en Tokio… ¿y en el monte Fuji?, en su última aparición en el tomo parece no tener muy buenas intenciones respecto a Seto…

Nimura se había hecho con la bolsa de municiones que llevaba Seto y con su rifle se cargó a varios de sus perseguidores pero eso no evita que sea capturado con Seto y el chaval operado y sean llevados a la ciudad… Una vez allí, intentan escapar de sus perseguidores y, al mismo tiempo, alcanzar el hospital para conseguir las medicinas para Teru. En el hospital, Seto le cura el disparo de bala y, después de tomar la mitad de las medicinas para Teru que le da Seto, comienza a buscar una salida del mismo evitando a sus perseguidores… ya en el exterior, justo antes de ser atacado, Nimura ve como una gran nube de polvo está cubriendo la ciudad…

Seto, además de todo lo anterior, se hace cargo – más o menos – del chaval operado una vez que muere su amigo; es el motor del grupo y la que logra que escapen de la casa en la que quieren quemarles como sacrificio y también consigue que lleguen al hospital, aunque su deseo de no matar a nadie está a punto de provocar que no lleguen hasta el mismo; se convierte en la persona que quieren sacrificar a los dioses para conseguir su perdón; consigue encontrar las medicinas para Teru; cuida a Nimura; y se queda en una situación delicada al final del tomo…

Lo mejor del tomo es que Seto, por fin, se ha convertido en uno de los puntales de la historia… aunque me temo que esto ha tardado debido a la incapacidad del autor para repetir la historia de manera equitativa entre los protagonistas… ¡para que brille uno, el otro debe estar inconsciente! Es un problema grave para un autor. La historia me parece peor que en los dos primeros tomos pero mejor respecto a la primera vez que lo leí… ¿veremos a ambos protagonistas actuando al mismo tiempo? El dibujo no está mal, pero lo de siluetear al grupo de perseguidores en lugar de enseñar sus caras, más que un recurso narrativo, me parece una demostración de vagancia del dibujante…

Dragon Head 05

Con ustedes… el único personaje que ha aparecido hasta este momento en la serie que no ha querido violar a Seto…

Dragon Head Nº 05

Guión: Minetarô Mochizuki
Dibujo: Minetarô Mochizuki
Tinta: Minetarô Mochizuki

Color: Blanco y negro
Formato: 224 págs.

Tras escapar en helicóptero de una ciudad en llamas, ahora llega el momento de buscar combustible… y un sentido a esta huida en un mundo de claro aspecto post-apocalíptico.

Precio: 8,95 €

Dragon Head 5: y empezamos con mucha prisa porque los habíamos dejado con una tormenta de fuego tras ellos y no es cuestión de dejar que se chamusquen… demasiado. De alguna manera, consiguen sobrevivir a la tormenta de fuego y después de repostar el helicóptero y sobrevivir al derrumbe del acantilado en el que se posaron, se dirigen a la península de Izu… o hacia donde ellos creen que se encuentra dicha península porque la nube negra de ceniza no les permite ver hacia dónde se dirigen.
Una vez allí descubren que un tsunami se lo ha llevado todo por delante y que una de las supervivientes es una mujer, que antes de la catástrofe era profesora de Lengua (de japonés, claro), y que, aparte de ser el único personaje que ha aparecido hasta el momento que no ha querido violar a Otsu – bueno, el piloto del helicóptero, Iwada, tampoco pero dadle tiempo… -, toma el control y comienza a ayudar a Teru, incosciente y delirando por sus heridas, y a Otsu dándole ánimos para seguir adelante. La profesora les cuenta cómo sucedió, al menos en Izu, la catástrofe provocada por un tsunami, aunque primero vieron una luz de distintos colores seguida por un ruido muy fuerte y un terremoto, que arrasó con la península…

La profesora les revela que la mitad de la península de Izu está sumergida bajo el agua y que en una ciudad cercana podrían encontrar combustible para el helicóptero y medicinas para Teru, pero también les avisa de que la gente de la ciudad se ha vuelto loca… Mientras el piloto se queda reparando el helicóptero y la profesora cuidando a Teru, Seto y el otro soldado superviviente, Nimura ya sabéis el tío que tenía intención de violarla en el tomo anterior, se dirigen a la ciudad para buscar combustible y medicinas. Seto llevando una pistola y la munición para el arma de Nimura para evitarle problemas.

El camino hacia la ciudad es bastante dura y Seto y Nimura no se llevan demasiado bien lo cual dificulta aún más su camino. Durante el mismo, Nimura cree descubrir que hay gente en la montaña pero cuando investiga no encuentra a nadie. En un lago por el que pasan descubren los cadáveres de varias personas, incluido un niño, pero no han muerto por el desastre si no que los habían asesinado, poco después, Nimura descubre unas huellas en el suelo… y se encuentran con un niño al que le han operado la cabeza y que únicamente repite la palabra “dragón”…

Además del chaval operado y su amigo, que dice que han llegado de Tokio huyendo del caos, por el bosque hay un grupo de personas con intenciones… poco positivas respecto a los intrusos.

Nimura elimina a uno de ellos con su fusil, dándole culatazos – os recuerdo que no tiene balas – pero duda cuando ve a un policía y recibe un disparo. Nimura corre hacia Seto y se lleva la mochila con las balas, Seto le persigue y las personas con intenciones poco positivas van detrás de ellos para descubrir cómo han llegado hasta Izu…

Bueno… siendo un tomo bastante relajado es uno de los que más me ha gustado hasta el momento y es que si una serie empieza con tres protagonistas que responden al “típico” esquema chico, chica y psicópata lo que no puedes hacer es dejar que uno de esos tres “pilares” haya llegado hasta el quinto tomo – vale, sólo hasta la mitad del cuarto cuando coge la pistola – sin ningún tipo de pena ni gloria… Ahora Seto parece haber cogido un poco el control del tema, lo que me sigue rayando es que nadie le haya dicho todavía nada sobre sus pantalones… XD
Por otro lado, se siguen con informaciones contradictorias sobre lo que ha provocado la catástrofe… por un lado se ha visto la típica nube en forma de seta que se forma después de una explosión nuclear, por otro lado se han visto colorines en el cielo, una nube de ceniza, un maremoto… ¿quién sabe la verdadera causa?
Me ha gustado.

Dragon Head 04

Cuarto tomo de esta… ¿alargadísima serie? Y es que el autor se toma su tiempo para contar las cosas…

Dragon Head Nº 04

Guión: Minetarô Mochizuki
Dibujo: Minetarô Mochizuki
Tinta: Minetarô Mochizuki

Color: Blanco y negro
Formato: 224 págs.

A causa de un desastre desconocido, descarrila un tren bala en el que viajaban unos chicos que volvían de un viaje de fin de curso, lo cual desemboca en un terrible accidente que arrebata las vidas de casi todos los pasajeros. Sólo tres chicos sobreviven para, inmediatamente, descubrir que se encuentran enterrados vivos en un túnel.
La cara de la monera es Tery Aoki, un joven que lucha implacablemente por sobrevivir, mientras que la cruz es Nobuo Takahashi, un chico cuya conducta se va volviendo más extraña por momentos.
La relación entre Tery y Nobuo va deteriorándose poco a poco, hasta que ambos acaban enzarzados en una lucha a muerte. En ese momento, la tierra vuelve a temblar como si protestara por la disputa de los dos chicos y una columna de fuego se cierne sobre el grupo. Por suerte, Ako Seto y Tery logran escapar a duras penas del túnel a través de un conducto de ventilación, llegando así a un centro de purificación de aguas y saliendo por fin al exterior.
Allí descubren que el desastre ha sido de una magnitud mayor de la que podían imaginar, con consecuencias devastadoras, y que el mundo exterior también ha cambiado radicalmente: del cielo cae sin cesar una especie de fino polvo.
Al parecer, toda la gente se ha refugiado en alguna parte o bien ha muerto. Por casualidad, Teru y Ako, cuyas heridas y cansancio psicológico están llegando al límite, logran ver una emisión de emergencia por la televisión, pero sólo para descubrir que la desgracia ha sembrado la confusión y el miedo. En tan desesperado estado, la pareja recibe la ayuda de cuatro chicos que les cuentan extrañados rumores que corren acerca de la situación en Tokio, y que les confiesan que se dirigen a la capital para cercionarse de que esas habladurías son ciertas. Tras una noche en la que celebran una “reunión” consistente en un demente baile con fuegos artificiales alrededor de varias cabezas de ganado muertas, los cuatro se ponen en marcha en dirección a Tokio.
Al día siguiente, Tery y Ako, ya restablecidos de sus heridas y recuperadas las fuerzas, parten también en dirección a la capital.
En el camino, empieza a caer una lluvia que en principio parecía una bendición divina, pero que pronto se torna una pesadilla al arrastrar consigo las cenizas depositadas en el suelo y formar un rugiente torrente de barro que se cierne sobre la desamparada pareja.

Precio: 8,95 €

Dragon Head 4: y les habíamos dejado a punto de ser arrollados por un torrente de barro y piedras…

…al que sobreviven a duras penas. Tras sobrevivir ven un grupo de helicópteros de salvamento y deciden seguir caminando en la dirección en la que estos volaban. Teru y Seto acaban llegando a una ciudad en ruinas que está totalmente abandonada.

Al llegar a la ciudad, Seto se sienta a descansar y Teru se pone a investigar por la misma y buscar algo que les pueda servir de ayuda… Teru encuentra un helicóptero de salvamento y corre a pedirles ayuda a los tres hombres que se encuentran en el, pero estos le echan a patadas de allí y se la niegan… a menos que sepa dónde podrían encontrar una chica…

En ese momento se oye gritar a Seto y Teru sale corriendo perseguido por dos de los hombres… ¿Qué ha pasado con Seto? Pues que se encontró con un compañero de los del helicóptero y este ha intentado violarla, pero ella consiguió librarse mordiéndole la mano…
Los otros dos hombres han dejado inconsciente a Teru y se han puesto a buscar a la chica… Al quedarse inconsciente, Teru tiene una alucinación – ¿o realmente se encuentra allí? – en la que aparece Nobuo…

Seto sigue huyendo con los hombres del helicóptero tras ella y estos llevan armas… Aprovechando el despiste de uno de ellos, consigue quitarle la pistola y le obliga a llevarla hasta el helicóptero para buscar a Teru.

Teru, por su parte, en un estado semi-inconsciente se ha apañado para prenderle fuego a la ciudad y se ha deshecho de uno de los hombres con un cóctel molotov y empieza a pelear con el líder del grupo.

En el helicóptero, Seto y el piloto tienen que despegar cuando ven que se están formando tornados de fuego por la ciudad… Aunque el piloto quiere huir sin mirar atrás, Seto le obliga a dar la vuelta y a buscar a Teru. Consiguen encontrarle, a él y al líder del grupo y salen volando de la ciudad…

Bueno… tengo la sensación de que está parte de la historia está un poco estirada, lo que se cuenta en el tomo podría haberse contado en menos páginas y no creo que pasase nada… La obsesión que tienen todos los varones con violar a Seto revela cosas muy curiosas sobre la mentalidad del autor… pero bueno, eso se arregla con un cambio de pantalones de Seto… En general es interesante, pero nadie me quitará la sensación de que está muy alargado. El dibujo bastante bien, igual que en los tres tomos anteriores.