QMMAM – The End

Escribía ayer que era el penúltimo post que escribía en el blog… así que si me salen bien las cuentas este debería ser el último, ¿no?

No hay una razón clara para esto. Simplemente hace tiempo que me quería tomar un respiro con el blog y la verdad es que he aguantado más de un año desde que tenía la intención de dejarlo, así que… por ahora… se acabó.

Ha sido un placer y todas esas cosas que se dicen. Igual nos volvemos a leer, igual no. Esto lo estoy escribiendo el 27 de diciembre, así que… todo puede cambiar… o no. Probablemente siga escribiendo en mi blog, así que si tengo algo que decir sobre cómics… ahí lo tendréis. Cosas que pasan.

Una actualización a 19 de enero… han pasado 23 días desde que escribí el post y faltan 26 días para que aparezca este publicado (día arriba, día abajo)… y sigo pensando exactamente lo mismo que en esa fecha. Es más, podría decir que desde que he dejado de escribir he ganado muchísimo tiempo en cuanto a lectura (y a lo que disfruto de las mismas todo hay que decirlo)… mi antaño enorme pila de lectura se ha convertido en una pila de lectura de dimensiones, más o menos, razonables… e incluso estoy avanzando a la hora de reducir capítulos de series televisivas y películas…

¡Qué descansada vida
la del que huye del mundanal blog!

Nos leemos.

Por cierto, los comentarios de este y los demás posts quedan cerrados. Es un coñazo el tener que andar aceptándolos y visto que el 45% de los comentarios son de spam y otro 35% son insultando a los que lo han escrito… pues como que no hace ni puñetera gracia el tener que entrar cada dos por tres a aprobarlos.

Dragon Head 10

A ver sr. Mochizuki… ¿diez tomos para terminar de esta manera la historia? ¡¡Caguentodosusmuertos!!

Dragon Head Nº 10

Guión: Minetarô Mochizuki
Dibujo: Minetarô Mochizuki
Tinta: Minetarô Mochizuki

Color: Blanco y negro
Formato: 224 págs.

Teru ha llegado a Tokyo y allí se ha encontrado con un verdadero ejército oculto en unas dependencias anexas a los túneles del metro. Se trata de gente aparentemente enferma por unos alimentos condimentados con una droga experimental, que los convierte en asesinos potenciales, casi zombies vivientes.
Tras haberlos dejado atrás, ahora Teru se encuentra en su casa, destruida, y allí encuentra un mensaje de Seto, que le indica que le está esperando en el instituto…

Precio: 8,95 €

Dragon Head 10: cuando Teru despierta a la mañana siguiente ve algo que la oscuridad le impidió ver la noche anterior… ¡Un cartel de bienvenida preparado por Seto! Además del cartel le ha dejado agua, caramelos y un diario en el que le cuenta lo que le ha pasado desde que se separaron…

Seto le escribe que ha seguido viajando con Nimura y que ha descubierto que sus tíos han muerto y que su casa se había desplomado. También le dice que le está esperando en el instituto y que le esperará allí todo el tiempo que haga falta…
Evidentemente, después de cambiarse de ropa, Teru sale hacia el instituto… Mientras se dirige hacia allí la tormenta sobre Tokio y los terremotos empeoran dejando que la lava siga avanzando. Al mismo tiempo que Teru llega al instituto los equipos de “rescate” se enfrentan con el “jefe” del reino subterraneo y los “nobuo-boys”. Finalmente Teru y Seto consiguen reunirse de nuevo…

Nimura, que estaba con Seto y creía que Teru había muerto, decide hacer caso a sus instintos y apuntando con la pistola a Teru le dice que ha decidido quedarse a la chica para él… Aquí empieza un monólogo de Nimura explicando las razones que tiene para quedarse con Seto y tal, demasiado largo de explicar aquí… así que si os queréis enterar… os leéis el tomo. Aprovechando que Nimura se despista al oír en la radio la noticia de la lucha entre los “nobuo-boys” y los “rescatadores”, Teru se abalanza sobre él…

Pero Nimura, como ex-soldado, tiene una clara ventaja sobre Teru y acaba por encañonarle a la cabeza… Obviamente, en lugar de disparar, Nimura se pone a desbarrar otra vez sobre lo mal que están las cosas y cuál es el problema de Teru y Seto… no le tienen miedo a la muerte y eso está muy mal… blablabla, lo dicho, os lo leéis y punto.

Teru le dice que es cierto y en esta ocasión es él quien empieza a desbarrar y dice que lo más importante son las ganas de vivir y la esperanza… A lo que Nimura le responde que sus padres y su hermana están muertos y que Seto encontró la fosa común en la que los enterraron… Aprovechando que Seto se lanza sobre Nimura, Teru consigue hacerse con la pistola…

… pero antes de que haga nada, en la radio comienzan a leer un documento que han cogido a los “rescatadores” en el que se dice que han ido a recuperar unas cabezas nucleares que habían llevado en secreto a Japón y que no saben dónde se encuentran todas y que creen que los “nobuos-boys” pueden tener una de ellas…

Después de disparar todas las balas de la pistola al cielo, Teru decide que tiene que salvar a los “cabezas dragón” y que tiene que sacarles del almacen antes que los “nobuos-boys” peten la bomba… Seto decide ir con él a pesar de lo chunga que se está poniendo la cosa – como para quedarse con el otro, oigan – y Nimura decide esperar el final tirado en el suelo…
El jefe de los “nobuos-boys” sigue desbarrando sobre el miedo y lo que este puede provocar y mientras él desbarra Tokio se viene abajo sobre Teru y Seto…

¡Y después de 10 tomos y 89 capítulos por fin se ve qué ha causado la catástrofe! ¡Ha aparecido un volcán en medio de Tokio! ¡Y está en plena erupción! Y la gente de Tokio no tiene escapatoria…

Y siendo sincero no recordaba que el final fuese así. Todo el mundo muere… Pero oye, Teru imagina cómo será el futuro y ya está todo bien… Después de 10 tomos… esto. Me ha recordado mucho a Señales del Futuro – esta serie es anterior pero ya sabéis a qué me refiero -, un final sin esperanza y en el que palman los protagonistas… aunque sin naves espaciales. No creo que sea demasiado justo con los lectores, tanto sufrir para nada… ¡y además tener que tragarnos desbarros mentales como los que planta ahí el autor! Buff, qué pena que haya terminado así, si hubiese concretado más y hubiese pasado de tantas pajas mentales… qué desperdicio de serie, oigan.

Vagabond 30

Un tomo en el que en la primera parte Musashi cede el protagonismo a Otsu y a Kojiro – más o menos – y lo recupera en la segunda…

Vagabond Nº 30

Autor: Takehiko Inoue
Color: Blanco y negro

Formato: Libro rústica, 208 págs., blanco y negro.

Una profunda herida ha quedado marcada en su pierna derecha. Ha sido alejado de las batallas a muerte, y ahora su camino se ve envuelto en una oscuridad que le imposibilita ver su futuro. Tras reflexionar acerca de lo que ha venido haciendo hasta ahora en su vida, Musashi llega a una conclusión: “Quiero recuperar esa sensación de antes. Quiero volver a aquella época en que todo era una sola cosa”

Precio: 9,5 €

Vagabond 30: Otsu sigue viendo al fantasma de Ueda – no, no estoy insultando a Ueda, es su fantasma -… Musashi, que sigue encarcelado, descubre que uno de sus vigilantes es un gran fan suyo y que le considera “el mejor de todos” – de los que viven por la espada, claro – pero Musashi… no se lo cree, se le ocurren muchos otros samurais que han sido así llamados y si realmente es el mejor de todos no tiene nada más por lo que vivir.

Ogawa, el habilidoso espadachín de Kyushu al que Kojiro venció con un palo de madera, ha tomado la decisión de renunciar al camino de la espada y ha decidido dejar su puesto como instructor en la familia Hosokawa a Kojiro y actuar como su asistente desde ese momento. Kojiro, supongo que deseando encontrar nuevos retos, acepta el puesto y tras una emotiva despedida de los Kouetsu se va con Igawa y el sr. Iwama a Kokura… pero su futuro se prevee cualquier cosa menos sencillo…

La pobre Otsu sigue recibiendo visitas del fantasma de Ueda que la “lleva” a visitar a los familiares de todos los Yoshiok a los que Musashi “asesinó” para que vea el sufrimiento que ha provocado y le enseña cómo va a morir a manos de samurais que quieren hacerse un nombre a su costa… Otsu le responde que ella no puede hacer nada por Musashi porque desde niño no le ha temido a la muerte y diga lo que diga ella, Musashi seguirá su propio camino…

El shoishidai Katsushige Itakura le pregunta a Musashi qué es “el mejor de todos” a lo que este le responde que son sólo palabras y que es un espejismo que sólo ha descubierto que lo era cuando ha estado lo suficientemente cerca como para verlo. Itakura le pregunta entonces si va a renunciar a la espada.

Takuan va a visitar al sr. Kouetsu y empiezan a charlar. Kouetsu le dice que Musashi y Kojiro se complementan mutuamente y que ambos viven el uno para el otro. Mientras Kouetsu trabaja con una espada, Takuan le pregunta por qué cree que se crearon las espadas y después de varias divagaciones le dice que los fuertes crearon las espadas para descubrir qué es ser débil y volverse así más fuertes…
Matahachi, por su parte, se está dedicando a cuidar a su madre, que sigue muy enferma, y le dice que en cuanto ella se recupere regresarían juntos a la aldea Miyamoto y, una vez allí, se convertirá en el hombre más importante de la misma.

Kouetsu le dice a Takuan, estos siguen divagando, que las espadas que más corten serán, debido a lo bien que desempeñan su labor, las más bellas y que la mejor espada del mundo sería a su vez la más bella y la más fuerte y que, siendo así, ya no necesitaría poder cortar y que, por eso, sigue trabajando con espadas… busca esa espada perfecta. Takuan sugiere que podrían enviar a Musashi a Kokura – por un momento pensaba que escribirían Karakura (XD) – para que él y Kojiro se equilibrasen mutuamente y poder así convivir con el resto del mundo… Kouetsu le dice a Takuan que ha recibido una carta de Edo, del segundo shogun de la familia Tokugawa, diciendo que quieren a Musashi…

Itakaru le dice a Musashi que debería enseñar a todo el mundo la conlusión a la que ha llegado después de 22 años de lucha y le sugiere que podría conseguirlo sirviendo a un gobernante… a lo que Musashi le contesta que no se ve en ese papel. Itakaru le confiesa que como antiguo samurai reconocido tiene un complejo de inferioridad frente a él pero que como es viejo ya no le importa decirlo pero que el resto de samurais podrían tomar dos caminos respecto a él, la enemistad y la adoración absoluta… Cuando Musashi le pregunta por qué se preocupa tanto por él después de haberle detenido, Itakaru le dice que ha sido amigo desde niño de Kenpou Yoshioka – el padre de Seijuro y Denshichiro – y que le gustaría que todo el mundo fuese igual de fuerte que Musashi porque siendo así no habría más luchas…

A Otsu se le sigue apareciendo el fantasma de Ueda, pero Otsu se da cuenta de algo… A pesar de lo que Ueda le muestra sobre Musashi, Otsu cree que no quiere que este muera y le dice que ella es la única que puede llevarle por el buen camino… Otsu le dice que Musashi eligió su camino hace mucho tiempo y que nada que ella pueda decir o hacer le va a hacer cambiar de opinión.
Musashi, que ha decidido que nunca podrá vivir con Otsu para evitar que le hagan daño, va a visitar el dojo del guardia… Allí descubre que los miembros del dojo son aficionados que se juntan para pulir sus habilidades con la espada y desean que siga vivo para que las personas que han dedicado sus vidas a la espada no se vean ridiculizados porque Musashi muera a manos de un samurai que no sea digno…
En el camino de regreso al shisokai, Musashi deja inconscientes a sus guardias y se marcha pidiéndole a Dios – yo no digo nada – que le conceda una última lucha contra un oponente que le haga llevar sus habilidades al límite.

Y qué chungos son los desbarres mentales que se sueltan algunos personajes… Sobre todo los de Takuan – y en este tomo Kouetsu no se queda atrás – y su búsqueda del significado de absolutamente todo se hace un pelín pesado…
Lo del fantasma de Ueda y su “persecución” de la pobre Otsu… pues no sé si será por la traducción o porque me he perdido alguna cosa por el camino pero lo de regresar a él mismo y tal… como que no lo acabo de pillar. ¿Y esa imagen de Otsu y ¿Musashi? zumbando? Eso me lo he perdido…
Lo que es muy evidente, o al menos lo parece, es que tras este tomo habrá un nuevo “comienzo” para la serie ya que todos los personajes “principales” parecen haberse quedado en un punto de inflexión en sus vidas…

Buen tomo, gran serie.

Dragon Head 09

Penúltimo número de esta historia con el protagonista solo en su ciudad natal… y cuando digo solo quiero decir solo.

Dragon Head Nº 09

Guión: Minetarô Mochizuki
Dibujo: Minetarô Mochizuki
Tinta: Minetarô Mochizuki

Color: Blanco y negro
Formato: 224 págs.

Precio: 8,95 €

Dragon Head 9: Teru ha conseguido llegar a Tokio, pero la ha encontrado “totalmente” abandonado, está agotado y se le han terminado el agua y la comida… Por el camino encuentra un panfleto dejado por el Comite de Emergencia de Desastres a Gran Escala… ¡Si es que estos japoneses tienen de todo! Pero de todo, todo, todo…

Y lo que es peor, se ha dado cuenta de que, aunque le prometió a Seto que iría a buscarla, no tiene ni idea de dónde vive. Lo único que le mantiene en marcha es la voz que cree haber escuchado saliendo del metro…

Una vez que consigue superar su miedo a quedarse enterrado, otra vez, bajo tierra Teru se introduce en el metro y comienza a buscar el origen de la voz. Después de pasar caminando un tiempo indeterminado, Teru encuentra una radio que es de donde surge la voz humana y tras esa otra y las va buscando hasta encontrar a la persona que la está emitiendo… Después de encontrar un agujero en el suelo a través del cual se puede ver un río de lava, Teru encuentra una zona con pintadas muy parecidas a las que hacía Nobuo…

Pasando a través de varias puertas con carteles de prohibido el paso, con iluminación eléctrica, Teru acaba llegando hasta un almacén en el que encuentra numerosas cajas de comida enlatada, agua embotellada y medicinas – pero lo que Teru no ha visto es la señal de “experimental” que hay en muchas de esas cajas -. Después de beber y comer, Teru descubre que no está solo en el almacén… Hay varios chicos con cicatrices en la cabeza y uno de ellos es capaz de hablar, este le dice que la comida estaba drogada y cuando cae inconsciente le lleva hasta su “jefe”.

Cuando se despierta el “jefe” le da la bienvenida al reino subterráneo y le dice que él y los de las cicatrices en la cabeza son “investigadores” del terror que está sintiendo la gente desde que se produjo el suceso que arrasó Japón y que están intentando recuperar los sentimientos que han perdido desde que toman la comida enlatada que contenía una droga experimental para “tranquilizar” a la gente en caso de que se produjese una situación caótica. El “jefe” y el chico de la cicatríz que se autodenomina “cabeza de dragón” le ofrecen a Teru la posibilidad de dejar de tener miedo si sigue tomando los alimentos… Mientras está allí, Teru descubre que hay un grupo de chicos que se han pintado igual que Nobuo.

Creyendo que están intentando lavarle el cerebro. Teru decide irse de allí pero busca antes un sitio en el que descansar… Mientras descansa se da cuenta de que merece la pena seguir viviendo por Seto…
En el exterior los equipos de rescate enviados por otros países descubren que el equipo de exploración que enviaron ha sido asesinado por miembros del grupo donde se encontraba Teru…

Hablando con el chico de la cicatriz sobre lo importante que es sentir el miedo, Teru acaba por decidirse y se marcha de allí una vez que decide que quiere regresar a su casa. Después de buscar comida y bebida sin drogas, Teru decide seguir su camino siguiendo las vías del metro… Gracias a una de las radios Teru descubre que hay grupos de rescate llegados del extranjero en Japón y continua el camino hacia su casa. Cuando llega hasta su casa descubre que su edificio ha sufrido graves daños, pero eso no le impide subir hasta su piso… Cuando atraviesa la puerta descubre que está totalmente destruido pero al menos no hay cadáveres… Agotado y desesperanzado, Teru se acuesta en lo que era su cama.

Y si no os gusta Teru habréis odiado este tomo… y es que es un tomo dedicado enteramente a él y a su soledad… y al sufrimiento que siente después de darse cuenta de que necesita a Seto… Lo que sigue sin convencerme es toda esa comida de tarro que se suelta el autor sobre el significado del miedo y todas esas cosas… ¿Qué pasa? ¿Es que quiere pontificar con su opinión? Anda que… De cualquier forma no ha vuelto a conseguir las mismas sensaciones que en los dos primeros tomos. Lo cierto es que lo de esta serie es… lamentable. Empezó muy, pero que muy bien y poco a poco fue degenerando de mala manera y lo que podría haber sido una serie de ciencia ficción sin mayores alardes se convirtió en un desbarre mental sobre el miedo y chorradas así que no tenía ni pies ni cabeza ni, para mí por lo menos, el más mínimo interés.

La verdad no recordaba que los últimos tomos fueran tan malos.

La leyenda de Madre Sarah 7

Aproximadamente 14 meses después… el final de esta gran historia. Eyy, no está tan mal, el dibujante tardó 15 años en completarla… XD

La leyenda de Madre Sarah – 07

Guión: Katsuhiro Otomo
Dibujo: Takumi Nagayasu

Tomo 17x26cms, tapa blanda con sobrecubiertas, 236 páginas b/n, 12 a color, sentido de lectura japonés
Último número

¡ÚLTIMO VOLUMEN DE ESTA OBRA MAESTRA DE KATSUHIRO OTOMO!
La vuelta de las colonias espaciales llena de esperanza a los hambrientos y descorazonados habitantes de la Tierra, pero el rumor de que han descendido aquejados de un virus infeccioso amenaza su reincorporación a la sociedad… e incluso sus vidas. ¿Habrá un final feliz para Sarah y lo que queda de su familia?

O lo que aparece al final del tomo

Las colonias espaciales descienden a la Tierra, llenas de promesas y esperanzas para la población. Sarah consigue entrar en su antiguo hogar, donde se reencuentra con miles de recuerdos… y con su marido. Pero la feliz reunión acaba en tragedia cuando el ejército se interna en la colonia intentando desentrañar sus secretos. Un emocionante final para el viaje de esta madre dispuesta a todo por recuperar a sus hijos.

Precio: 14.00 €

La leyenda de Madre Sarah 7: y mucha tensión en este último tomo… Tensión acompañada de explosiones, muertes, descubrimientos asombrosos – parece que los Mother Earth recién llegados se toman sus creencias muy en serio -, peticiones raritas del marido de Sarah – ¿plantar algo en su cuerpo? Pero, pero, pero… -, errores humanos – el miedo a lo desconocido, ya sabéis -, luchas internas, traiciones, reencuentros, armas futuristas, ataques con misiles, la destrucción de la ciudad del futuro… y muchas, muchísimas pérdidas. Y la rabia de Sarah… Como no podía ser de otra forma, una mínima esperanza al final (un final abierto, ojo)… acompañado de risas.

Y no es un mal final para esta serie… más o menos termina igual que comienza, con un viaje, pero en esta ocasión, a pesar de que los viajeros coincidan, su sentido es muy diferente. Este último número sigue contando con un guión interesante y el gran dibujo, a pesar de que Nagayasu crea que es pésimo, que ha acompañado durante toda la serie. Este número no es peor que los anteriores.

Una gran serie que me ha tenido enganchado desde el principio de la misma.
¿Recomendable? Por supuesto… siempre que te guste la ciencia-ficción, claro.

Gran guión, gran dibujo.

Vagabond 29

A pesar de estar encarcelado y tener una pierna que no le responde… Musashi no ceja en su empeño de seguir el camino de la espada…

Vagabond 29

Autor: Takehiko Inoue

Color: Blanco y negro

Formato: 208 págs.

Musashi es arrestado por el asesinato de setenta personas.
Su pie derecho, que ha sufrido una grave herida a cambio de salvar su vida, lo amenaza con tener que dejar la espada.
“Finalmente podré librarme de la espiral de la matanza”- sin embargo, Musashi sufre un conflicto mental, porque sigue sin poder dejar su obsesión por la espada.

Precio: 9,5 €

Vagabond 29: …y eso que tiene mucho tiempo para pensar en las palabras de Takuan desde que le encerraron por el asesinato de los setenta Yoshioka… Lo mejor para Musashi al estar encerrado en la Shoshidai (lo que viene a ser la comisaría) de Kyoto es que tiene a médicos cuidando de su pierna y que se encuentra alejado de los samurais que quieren hacerse un nombre a su costa aprovechando su herida…

Lo que queda claramente demostrado es que Musashi tiene muy buenos amigos: Kouetsu va a interceder ante Katsushige Itakura – el “comisario” de Kyoto – por el bien de su amigo… El comisario le dice que no se preocupe porque no le van a acusar de nada, aunque no hay un duelo declarado es más que evidente que si se trata de una pelea de 70 contra 1 Musashi no podía hacer otra cosa que matar a sus enemigos y que el tiempo que se va a pasar encerrado podrá utilizarlo para pensar en su futuro y en las diferentes ofertas que le van a llegar (de la Guardia Real, para convertirse en el instructor de algún señor feudal, etc); Otsu y Jotaro incluso se enfrentaron a los guardias que detuvieron a Takezo… para el regocijo de Takuan; Takuan, por su parte, sigue insistiéndole a Musashi en que es el momento de cambiar de vida y le sugiere que podría vivir como un samurai sirviendo a su señor y casado con Otsu en Edo…

Después de visitar a Musashi, Jotaro acusa a Otsu de alegrarse por lo que le ha pasado a Musashi y de haber odiado siempre el camino de la espada que seguía Musashi… Llorando, Otsu le responde que nunca podría odiar algo a lo que Musashi ama pero sí le dice que nunca lo ha entendido. También le dice que ella nunca podría alejar a Musashi de su camino porque sabía que eso terminaría con su relación.

Takuan y Musashi siguen hablando y el primero… en realidad toda la conversación entre ambos es una ida de olla bastane importante por parte del autor en el que explica las visiones del mundo de ambos personajes y cuenta como Takuan ha llegado a ser como es… Demasiado lío para contarlo aquí.
En fin, Takezo sigue en sus trece e incluso pide un trozo de madera alargado para continuar con su entrenamiento.
En el templo Otsu recibe la visita del fantasma de Ueda que la avisa de la espiral de violencia en la que está envuelto Musashi y le recomienda que se aleje de él…

Por su parte, Kojiro se enfrenta con un palo a un hábil espadachín de Kokura, Ogawa, cuyo señor Kakube Iwama ha ido a visitar a Kouetsupara que afile la legendaria espada Kikuichimonji… A pesar de usar sólo un palo de madera, Kojiro deja inconsciente a Ogawa.
Y la última parte del resumen la centramos en un Matahachi con un aspecto muy recuperado que está buscando a su madre para cuidar de ella y volver a empezar, pero ella parece estar gravemente enferma…

Y quizás sea el tomo que menos me ha gustado debido, sobre todo, al larguísimo desbarre que se permite el autor en la conversación entre Takuan y Musashi… A todo esto… ¿ha aparecido Jotaro alguna vez y no ha llorado? La relación de Kojiro con las mujeres es divertida pero no es bueno abusar tanto del mismo chiste… ¿y para qué presentar a Ogawa si se van a deshacer tan pronto de él… o va a seguir apareciendo? No sé, ya sé que hace nada pedía algo de pausa pero es que me ha gustado tan poco la historia de Takuan…

Tomo regularcillo, gran serie.

Gantz 26

Uhmm, ¿será sólo impresión mía o este número es realmente flojo? Y no es sólo la pausa que se toma el autor en el mismo, es todo el tomo.

Gantz 26

Guión y dibujo: Oku Hiroya Works

Manga 13x18cms, tapa blanda con sobrecubiertas, 216 páginas b/n, sentido de lectura japonés.

Tras la finalización de la tremebunda saga de Osaka, los gantzers se quedan anonadados por unos misteriosos datos que aparecen en Gantz. Según Nishi, sólo queda una semana de tiempo para que se declare la “catástrofe”, es decir, el fin del mundo. Sin tener ni idea de lo que ocurrirá y sin contar con ningún modo de averiguarlo, los gantzers regresan a su día a día. Pero el tranquilo intervalo dura poco, ya que de repente da comienzo una nueva misión. ¡¡Se levanta el telón de la titánica “última batalla” en una tierra extranjera allende los mares…!! Serie abierta

Precio: 8.95 €

Gantz 26: y después de la resurrección… Kurono corre a recuperar su vida, ¡sobre todo a Tae! Y cuando la encuentra se reafirma lo que llevo sosteniendo mucho tiempo… Kurono realmente quiere a Tae. Y el valiente Kurono de Gantz tiene que volver a su mediocre vida real, en la que sus compañeros de clase le insultan y se meten con él por las fotos con Reika… lo malo es que tiene que controlarse para no hacer daño a nadie.
Un tal Kikuchi – no le recuerdo, lo siento -, por lo que se ve periodista, viaja a Alemania para investigar qué es Gantz… Con ayuda de un otaku alemán viejuno llega hasta la fábrica en la que se están creando cientos de esferas negras…
Los miembros del equipo Gantz de Tokio interrogan a Jotaro Nishi, el otro pavo que lleva dando vueltas por la serie desde el principio de la misma, sobre lo que sabe del fin del mundo y la guerra nuclear que anunció en el tomo anterior pero todo lo que sabe lo ha sacado de Internet y el resto de gantzers tokiotas no saben si creerle o no. De cualquier forma tienen que lidiar con esa posibilidad cada uno de ellos de una forma distinta… Inaba quiere ligarse a Reika diciéndole que Kurono sólo es un chico de instituto – esta le dice que no, claro -; el viejo se lleva al “superhéroe” y al niño abandonado a vivir a su casa para que no duerman en la calle; y Kato se encuentra con Kei Kishimoto, la chica de los primeros tomos, e intenta ligar con ella en el metro…; Reika, de la que sinceramente me había olvidado que era estudiante de instituto, intenta declararse a Kurono y quedarse a dormir con él… pero Kurono le dice que quiere a Tae.
En su colegio Nishi es acosado por sus compañeros que le hacen todas las perrerías posibles… e incluso llegan a tirarle por la ventana, pero como lleva el traje Gantz puesto sólo consiguen cabrearle y comienza a cargárselos… excepto a una de sus compañeras gordita y feucha que le había declarado su amor – a ver si él también va a tener su corazoncito -… la policía entra a saco a por él y después de una intensa lucha, en la que mueren varios policías, consiguen abatirle a tiros… justo antes de morir Gantz comienza a transportarle… ¿Para que el equipo Gantz de Tokio realice su última misión? En esta ocasión, Gantz les teleporta a Italia donde encuentran a otros equipos peleando con estatuas… y al equipo local totalmente masacrado.

Y bueno… la pausa no le ha sentado excesivamente bien a la serie, esperemos que sólo sea cuestión de este tomo y que no la vaya a cagar ahora después de 25 tomos… Aunque siempre es un placer ver a Tae (que riquiña está cuando le pone cara amenazante a Kurono después de hablar de Reika) parece que el autor le ha perdido un poco el ritmo a esa relación…
El dibujo sigue siendo espectacular, sobre todo el de las mujeres y la historia se ha frenado un poco…
Habrá que darle un margen a la serie que, hasta el momento, siempre ha terminado por recuperarse.