ShockRockets

¿Cómo se llamaba la serie de televisión aquella de marionetas que tenían unas naves voladoras chulísimas? ¿Thunderbirds? Pues la idea es la misma, aunque más aburrida y sin marionetas.

ShockRockets

Guión: Kurt Busiek
Dibujo: Stuart Immonen
Entintado: Wade Von Grawbadger
Color: Jeromy Cox

Correspondencia Original: Shockrockets #01 a 06

La época: Finales del siglo XXI.
El lugar: Una tierra herida y destrozada, que lucha por reconstruirse tras una devastadora invasión alienígena.
Los protagonistas: Los Shockrockets, un escuadrón de elite de naves especializadas, híbridas, con tecnología humana y alienígena, que ayudó a repeler la invasión y que ahora protege a la Tierra contra toda clase de amenazas.

Para Alejandro Cruz, un joven que adora las máquinas, los pilotos de los Shockrockets son privilegiados, parásitos que se aprovechan del mundo. Pero, cuando Cruz se ve convertido en un Shockrocket, descubre otra cara de la moneda: la presión, la responsabilidad, la capacidad de influir en los acontecimientos mundiales… si sobrevive a unos enemigos muy peligrosos.

Serie limitada de 3 tomos en formato prestigio.
48 páginas a color c/t

Portada con título en relieve.

Introducción de Kurt Busiek.

Precio: 4.07 € c/t

ShockRockets: y es que Busiek, en ocasiones – y cada vez más – , es muy cansino… De nuevo vuelve a mostrar a los héroes de “leyenda” a través de los ojos de un recién llegado al grupo (¿os suena de su etapa en Los Vengadores?) que duda de su valía como miembro y blablabla, se da cuenta de cosas que los demás no, blablabla… Todo ya muy visto. ¿Cuántas variantes sobre lo mismo habrá escrito Busiek a lo largo de los años? El resto de la historia no deja de ser muy tópica, el recién llegado viene de la zona pobre, le cuesta aclimatarse, el mundo fue destruido durante una invasión alienígena y blablabla. La verdad es que es una historia bastante aburrida, pesada en muchas ocasiones y ya no digamos todo lo relacionado con el general renegado, la invasión extraterrestre, las naves… un verdadero coñazo. Es un batiburrillo de muchas cosas que ya se han visto antes y contadas de una forma bastante aburrida (y muy pesada). Ya sabéis, ¿aquellos momentos en los que Busiek se pone en plan coñazo y no hay Dios que pueda leerlo? Sastamente, tipo saga Kang en Los Vengadores. Pues hay mucho de eso en estos cómics. Probablemente haya hecho cosas peores, pero… este cómic debe estar bastante cerca de ellas.
Stuart Immonen… cumple. Tampoco creo que realice su mejor trabajo y no creo que el entintado le ayude demasiado, pero bueno… realiza experimentos con imágenes en 3-D y tal.
La verdad es que ha resultado una lectura bastante decepcionante. Y es que con esos dos autores el resultado tendría que haber sido mucho mejor, pero… es lo que hay. Al menos me salió barato.