Elric – La forja de un hechicero

Image Hosted by ImageShack.usElric: La forja de un hechicero

Guión: Michael Moorcock
Dibujo: Walter Simonson
Tinta: Walter Simonson
Color: A color

Formato: Libro cartoné, 208 págs.

Michael Moorcock revive a Elric, el personaje más famoso de su carrera, en este volumen ilustrado por Walter Simonson. Años antes de los hechos narrados en la novela Elric de Melniboné, el joven emperador albino debe enfrentarse a una serie de pruebas que demuestren su valía como gobernante del pueblo elegido. Para ello, el joven Elric debe viajar a los momentos más importantes de la historia de Melniboné la bella, aunque pondrá en peligro su vida…

Precio: 18 €

Image Hosted by ImageShack.us

Elric – la forja del hechicero: pues… lo mismo que dice el título… la historia de cómo Elric se convirtió en el heredero de Melniboné. Dado que el personaje nunca me ha interesado demasiado y no he leído sus novelas pues… no sé lo exacto que será, aunque dado que el guionista es el escritor de las novelas, supongo que no estará muy alejado de la realidad (según parece es una historia inédita). Creo que jugué un par de veces al juego de rol (¿Stormbringer se llamaba?) y, por supuesto, leí la fabulosa novela gráfica de P. Craig Russell pero… nada más.
Aquí nos encontramos una historia interesante pero que, para mi gusto, no acaba de funcionar del todo. No me malinterpretéis, es entretenida y no se convierte en una lectura nada pesada, pero le falta algo de ritmo. Las pruebas del sueño tienen su propio ritmo y no es malo, el verdadero problema se encuentra en las repetitivas escenas de unión entre las pruebas, tanto al principio como al final de cada número… son excesivamente repetitivas: Al principio… la amada y el maestro velando por Elric; el padre expresando sus dudas sobre a quién nombrará heredero al trono; y el primo intentando quitarle el puesto… Al final… Elric yéndose con su amada; el maestro diciéndole que debería prepararse mejor para la siguiente prueba; el padre diciendo que sí, que ha superado la prueba pero que no sabe a quién nombrar heredero; y el primo amenazando con que la próxima vez… Lo mismo en los cuatro números. Incluso la resolución de las pruebas de sueño tiene un esquema parecido: Elric llega al lugar de la prueba; antes de que todo se vaya al garete aparece el agente del Caos que le ofrece un pacto, inicialmente rechazado por Elric; y en cuanto la cosa se complica, Elric le invoca y este le entrega la espada para que termine con sus enemigos… generalmente dirigidos por su primo. En fin…
El dibujo… bueno, debo decir que es un gustazo recuperar a Walt Simonson después de tantos años y que el tío siga dibujando así de bien. No recuerdo haber visto ningún trabajo suyo desde Orion y creo que eso terminó en el 2002.
Una lectura ágil y entretenida que, para mí, no acaba de ser totalmente redonda… es entretenida y poco más.

Si os fijáis en las cuatro portadas del cómic veréis cómo la espada se va subiendo poco a poco… Vamos, que se le va levantando… cosa que no se puede disfrutar con la edición en tomo de Planeta, pero… es lo que toca.