Cómic USA: Investigadores de lo desconocido ¡Deben morir!

Toma peazo título largo… y ya que estamos, ¿por qué no Retadores de lo desconocido?

Guión: Jeph Loeb
Dibujo: Tim Sale
Entintado: Tim Sale
Color: Lovern Kindzierski

Correspondencia Original: Challengers Of The Unknown Must Die!

Al final el tiempo ha pillado a los Challengers of the Unknown. El mundo parece haber pasado de ellos y ahora son reliquias, curiosos artefactos o rancias celebridades.
Pero todo cambia al estallar su cuartel general, porque los acontecimientos les van a poner realmente a prueba. Jeph Loeb y Tim Sale narran la época más audaz de las carreras de los “Investigadores de lo desconocido”.

Precio: 13.00 €

Por cierto, 13 euros por ocho números y un extra… ¡esto sí que es un buen precio! Ahí, con dos coj… ehmm, perdón.

¿Obra primeriza? Ya les gustaría a muchos el realizar una obra primeriza así… Que sí, que tendrá fallos y todo lo que queráis (sobre todo si no os gustan Loeb y Sale, claro), pero para mí es una de las mejores parejas guionista-dibujante que se han dado en los últimos años. Para gustos… ya saben.
¿Y qué nos encontramos aquí? Creo que por una vez, Bendis lo describe perfectamente en el prólogo que escribe para la serie: “el Dark Knight de los Challengers”. Totalmente respetuoso con lo que eran los Challengers y sus historias (no como hizo Chaykin después que lo cambió todo), nada más empezar… ¡se cargan la montaña de los Challengers y matan a varios miembros! La historia se cuenta a través de un periodista, Harold Moffet, que ha cubierto las aventuras de los Challengers desde que empezó en el periodismo. Ahora que los Challengers se han convertido en una noticia pasada (y que prácticamente no generan noticias nuevas) su carrera se encuentra en un punto muerto y se dirige a Challengerville (¿por qué no se tradujo por Investigadorcity?) para encontrar alguna noticia nueva… Lo cierto es que me gustaría saber qué narices pasó con el gato de Rocky… Una vez allí, la montaña de los Challengers estalla y la explosión produce numerosas muertes y daños en la ciudad. A pesar de que los Challengers supervivientes se dirigen a la ciudad para ayudar en todo lo posible, las autoridades deciden acusarles como responsables de la explosión. Gracias al testimonio de Superman (ehmm, impresionante la caracterización que logran hacer de Superman en unas pocas páginas) son liberados pero… deciden separarse. Trás esto, cada uno por su lado, empezarán una búsqueda de ellos mismos que terminará cuando… lo siento, pero tendréis que leerlo.


¿Lo recomiendo? Bueno, los fans de las otras obras de Loeb y Sale supongo que ya lo tendrán, así que debería dirigirme a aquellos que no son fans suyos… Es difícil de decir, a mí, personalmente, me ha parecido espectacular, pero… los personajes son desconocidos para la mayoría de la gente así que por ahí poco atractivo tiene. Si miramos la relación páginas-precio… sin duda, 8 números y un extra de 8 páginas (haciendo un homenaje a la Liga de Giffen y cía) por 13 euros es, sin dudarlo, un buen precio (sobre todo si lo comparamos con los 3 números por 9 euros de otra obra como We3), pero claro, ¿quién mira sólo eso?. ¿Por su calidad? Hombre, ya he dicho que a mí me gustó, pero no sé si eso servirá de baremo a alguien… ni ganas tengo de que sirva, así que…

Veamos, ¿qué otras cosas tiene? Pues… multitud de guiños a los lectores, guiños que, en su mayor parte, Planeta marca en negrita (deben tener miedo de que no los pillemos), ¿qué tipo de guiños? Bueno… aparición de personajes de otras empresas y cosas por el estilo.

En fin, que si eso eso y si no, lo otro…

Nada más.

Aaaaaaaaaaaaaaadios

Challengers of the unknown (Howard Chaykin)

Lo sé, lo sé, en el post que anunciaba esta miniserie, la anunciaba como la realizada por Jeph Loeb y Tim Sale, pues bien, era un error. Ya está arreglado. Venga, no lanceís más piedras, me cogió despistado, es que a esas horas de la mañana… (Ahh, creo saber por lo que me confundí, en el plan de Planeta aparece la de Loeb y Sale indicando que va a ser publicada proximamente, de ahí mi confusión).

Lo primero es… si Dan Didio está intentando “organizar” el universo DC, ¿cómo puede permitir una miniserie como esta? No estoy diciendo que sea mala, ojo. Simplemente que no está vinculada al universo DC (y, a la vez, si que lo está, pero no puedo revelarlo para no fastidiaros nada).

challengers1_t.jpgChallengers of the Unknown

Guión y dibujo: Howard Chaykin

Es curiosa esta miniserie, me acerqué a ella buscando a los Challengers habituales (y como podreís suponer viendo la imagen que acompaña a este texto) me encontré con otra cosa totalmente distinta.
Eso sí, siguiendo la linea habitual de Howard Chaykin, con conspiraciones gubernamentales y protagonistas (o al menos personajes importantes) con la misma cara y las mismas canas a lo Reed Richards… Lo sé, lo sé, pero es que en todo lo que he leído de Chaykin aparece un personaje así….
La historia comienza con cinco protagonistas que comienzan a tener sueños muy reales sobre cosas que no recuerdan haber vivido pero que les parecen recordar vagamente. De pronto, un suceso inesperado en la vida privada de cada uno de ellos les hace reaccionar como lo harían en esos sueños y se plantean la posibilidad de que sean algo más que sueños… Tiempo después, se reunen en un edificio de Long Beach (California) que es el centro de una explosión que, además de matar a, aproximadamente, 10.000 personas, libera sus recuerdos.
A partir de ahí, descubren unas habilidades físicas y mentales increiblemente desarrolladas y se ven envueltos en una conspiración a nivel mundial liderada por un grupo de millonarios llamados “La Hegemonía”, para tener más datos, acudid (¿dónde si no?) a La cárcel de papel, donde hace tiempo ya escribió el Sr. Pons sus impresiones sobre esta obra.

Pero como el Sr. Pons no escribe aquí…, tendré que dar mi opinión, a ver como lo digo… Chaykin es Chaykin (y cualquiera que haya leído algo de Chaykin sabrá a qué me estoy refiriendo), sus caras son, casi siempre, iguales (o con pequeñísimas variaciones) y sus historias destilan, por todos lados, mala leche y una crítica brutal sobre la sociedad actual y sus componentes (en esta ocasión, políticos, periodistas y muchos más). Así que hay gente a la que puede no gustarle Chaykin, creo que Álvaro Pons lo define muy acertadamente: “Chaykin sigue usando el cómic para contar historias que meten dedos en ojos ajenos y que obligan al lector a algo más que un acto reflejo de lectura”.
Con Chaykin o te metes en la lectura o te vas a aburrir mucho, porque seamos serios, su dibujo… aunque es muy bueno, te puede llegar a cansar, las caras de los personajes son demasiado similares y “abusa” mucho de la repetición de viñetas (gracias a quien sea por ese abuso) en este cómic (y sobre todo en el primer número) para indicar las similitudes entre los protagonistas. Pero su dibujo… creo que la mejor forma en que podría definirlo es como “luchador”, Chaykin no se queda en un estilo y lo repite hasta la saciedad, avanza, investiga y busca nuevas formas de contarte la historia. No voy a llegar al punto de decir que es un visionario, entre otras cosas porque no soy quién para decirlo, pero sí puedo decir que no le gusta estarse quieto, y eso es muy grande…
Ojo, no soy el mayor fan de Chaykin, pero sí disfruto de casi todo lo que leo de él. Y eso es mucho.

(Perdonad por el exceso de post, pero tenía un día de esos…)

Nada más.

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaadios