Las calles de arena

Las Calles de Arena

Autor: Paco Roca

Formato: Libro cartoné, 102 págs., color.

Hace falta estar muy atento al escoger la calle correcta para llegar a una cita cuando ya se va con retraso: un error puede resultar fatal. En Las calles de arena nos encontramos ante el extraño y sugerente viaje de un joven a través de lugares habituales que, sin embargo, se nos antojan desconocidos, dentro de una realidad sorprendente, y aún así, familiar. Son éstas unas calles que navegan en ese mundo donde lo imposible y lo absurdo se convierten en una experiencia ciertamente opresiva. Valiéndose de ecos del realismo fantástico y dotada de ese punto onírico que está presente en los relatos de Kafka, Borges o Cortázar, esta nueva obra de Paco Roca –más elegante si cabe en el trazo y con una amplia paleta de colores– plantea si es posible o no cambiar nuestro destino. La apuesta del autor es, en este sentido, diáfana.
Tras la consecución con Arrugas (Astiberri, 2007) del Premio Nacional del Cómic 2008 auspiciado por el Ministerio de Cultura, el autor valenciano se mantiene en el camino de proponer un lenguaje propio, hacia el que ha caído rendido hasta un maestro como el italiano Vittorio Giardino.
Según el prologuista del tomo, Juan Manuel Díaz de Guereñu, catedrático de Literatura y Comunicación del campus de San Sebastián de la Universidad de Deusto, lo que parece importarle en definitiva a Paco Roca, “lo que se empeña en contar una y otra vez —y en descubrir el modo de hacerlo— es cómo se las arregla cada cual para vivir con lo que la vida le deja entre las manos, cómo el ser humano es capaz a veces de hacer suyo su destino, asumirlo o darle la espalda con la ingenua resolución de quien tiene cosas más importantes de que ocuparse”.

Precio: 15 €

Las calles de arena: esta es la segunda obra que leo de Paco Roca – que yo recuerde – y está tan sumamente alejada de Arrugas que, primero me ha descolocado totalmente y segundo… no creo que me haya gustado, absorbe tantas cosas de tantas obras literarias que más que facilitar la lectura la entorpecen, la enturbian…
Otra cosa que no ayuda, al menos no a mí, es el prólogo a la obra, si hasta ese momento no sabía qué esperar de la misma – sí, denunciadme, generalmente me fío del autor sin mirar de qué va la obra, también debo decir que después de esto, Paco Roca ha perdido ese… “privilegio”- después de leerlo me temía lo peor… Aunque reconozco que me ha gustado algo más de lo que esperaba después de leer el prólogo.
El mayor problema, ahora que aún lo tengo reciente, es lo alejado que se este tebeo se encuentra de Arrugas, ojo, no quería – ni quiero – un Arrugas 2, pero esto es… demasiado fantasioso para lo que esperaba. No empieza mal, un hombre que se pierde en una parte de la ciudad que no conoce demasiado bien y decide quedarse en un hotel a pasar la noche… Y en ese mismo momento, me echaron de la historia. Me pareció una actitud tan forzada y poco creíble que, a partir de ahí, sólo pude leer la historia desde fuera, ya no me volví a enganchar a ella: un hombre preparando meticulosamente su huida pero que no huye nunca; un doble que roba identidades; una cartera que escribe las cartas que ella misma reparte; múltiple clones de una mujer muerta; una recepcionista que no puede abandonar su puesto; un encargado que no realiza del todo bien su trabajo; un cabeza de familia que espera a la muerte; un explorador jubilado con cientos de aventuras que contar; un vampiro con síndrome de Diógenes; un amor en ciernes; un hombre sin nombre; y una cita en la luna… ¿a que no parece tan malo con todos esos elementos?
No es un mal tebeo, pero… no terminó de convencerme. La verdad es que esperaba otra cosa y bueno… no era esto.

Arrugas de Paco Roca

Arrugas

Autor: Paco Roca

Formato: Libro cartoné, 104 págs.

Precio: 15€

Madre mía, ¿qué puedo decir de este cómic? Quiero dejaros clara una cosa, es lo mejor que he leído en mucho tiempo. No sé si podré plasmarlo en el post, pero es lo que me parece.
Arrugas es la historia de un banquero jubilado llamado Emilio al que su familia ingresa en una residencia al no poder ocuparse de él. Si bien la historia puede parecer deprimente (y no niego que pueda haber algo de eso), me ha parecido maravillosa… la forma de representar las reacciones de Emilio ante todo lo que le va pasando… La escena inicial es… brutal.

La llegada de Emilio a la residencia en la que revive su primer día en el colegio… Y sobre todo ese grandioso personaje que es Miguel… y lo mucho que evoluciona durante la historia… pero es una de esas cosas que tendréis que leerlo para descubrirlo…

Si la historia es buena, el dibujo la iguala.

Y no, coñe, que no quiero estropearla. Es lo mejor que he leído en mucho tiempo, emociona, engaña, provoca sonrisas y luego te las quita… Tiene de todo.