Alatriste (dos versiones) y A la fuerza ahorcan

Estaba dudando entre estas dos posibles presentaciones…

Opción 1) Hacía tiempo ya que no comentaba nada de europeo, ¿ehh? En fin, como encontré hace poco la versión en cómic – infantil – de Alatriste, aprovecho y comento varias cosas que creo no haber comentado antes…

Opción 2) Y en el día de ESPAÑA, cómics ESPAÑOLES, coño…

En fin, cada cual que se quede con la que más le guste…
alatriste-comic-ninos.jpgEl capitán Alatriste de Arturo Pérez-Reverte

Primera edición: Alfaguara, 2002
Páginas: 64
Ilustrado por: David Jiménez

Durante 17 domingos, desde el 13 de enero de 2002, los lectores de El País tuvieron la oportunidad de contemplar las andanzas de los personajes de Pérez-Reverte en viñetas: El capitán Alatriste, la primera de las novelas de la serie, se transformó en un cómic ilustrado por David Jiménez y dirigido a los más pequeños. Cada fascículo se completaba con una aproximación divulgativa a la vida cotidiana de la España de Alatriste, el Siglo de Oro, dirigida por Juan Eslava Galán.

Y comparado con la película… ¡¡esto rezuma a Alatriste por todas partes!! Puedes ponerle pegas al dibujo, a las apariencias de los personajes, pero al menos es respetuosa con el espíritu de la misma… Además, sólo adapta la primera novela, así que no tiene esos numerosos fallos que sí tiene la película. Bahh, es una adaptación curiosa, realizada para niños y ya está, no se complicaron más.

alatriste-comic-adultos.jpgEl capitán Alatriste

Guión de Carlos Giménez y dibujos de Joan Mundet.

Los oscuros callejones del Madrid del siglo XVII, las tabernas en las que Quevedo, apurando botellas de vino, escribía sus sonetos, y los corrales de comedias donde Lope de Vega reinaba por sus fueros, son los escenarios que acogen las aventuras del capitán Alatriste, rudo y valeroso soldado que, licenciado de los tercios de Flandes, malvive como espadachín. Junto a él, Íñigo de Balboa, compañero de andanzas; fray Emilio Bocanegra, inquisidor implacable; Gualterio Malatesta, asesino a sueldo, o Luis de Alquézar, secretario del rey, componen el friso de personajes que, aventura tras aventura, han convertido la saga del capitán Alatriste en un éxito sin precedentes. Escenarios y protagonistas han sido magníficamente dibujados por Joan Mundet en esta versión en cómic de El capitán Alatriste, primera novela de la saga. Carlos Giménez, el autor y guionista más importante del cómic español en las últimas décadas, se ha encargado de la adaptación fiel de un texto que, por su rigor histórico, su frescura y su acción imparable, ha sido equiparado a las mejores novelas del género.

La mayor de las ventajas (y problemas) que tiene este cómic es que el ilustrador (nótese que no he dicho dibujante) es el mismo que ilustra las portadas de las novelas… ¿y quién mejor que él para ilustrar el cómic de Alatriste? ¿Cualquiera que tenga más idea del dibujo de los cómics? Porque claro, vistas las “viñetas” (dicho muy libremente) por separado, están muy bien… pero como cómic no tanto. De cualquier forma es una buena adaptación, no se inventa cosas, no elimina cosas, respeta el libro y la época… Y se centra sólo en el primer libro, con lo que no hace falta apretarlo todo y dejarlo sin sentido… Se toman 176 páginas para contar ese libro… así que podéis suponer que se lo han tomado con calma, mucha calma… El guión… pues nada, una adaptación de la primera novela y nada más que decir.

Los fans de Alatriste podrían disfrutarlo… los no fans… quizás. Pero creo que no.

raul-y-andrea.jpgRaúl y Andrea – A la fuerza ahorcan

Texto, Juan Luis Cano, Guillermo Fesser (es decir, Gomaespuma)
Dibujos, José Luis Ágreda

Sinopsis: Ésta es la historia de una pareja de cuatro. Dos de ellos se quieren. Él se llama Raúl. Es un “apenao”. Le dan collejas en la oficina y un día de estos se atreverá a besar a su novia. Ella se llama Andrea. Si viajara en diligencia, sería cochero. Está enamorada de Raúl, aunque todavía no ha sabido descubrir el motivo. Cuida de su hermano, cuando éste se deja. Andy es el bicho que vive con Andrea. Una vez estuvo a punto de ser bueno, pero, al final, le vino mal. Tiene una foto de Raúl en su diana. La señora Ramona es la “mamá” de Raúl, o mejor dicho, Raúl es su hijo. Nunca se ha sabido si su marido falleció de muerte natural o se la provocó él mismo para librarse de ella.
Ésta es sólo la primera entrega de una larguísima lista de entregas compuesta por una entrega más, que falta por entregar. Pero, vamos, nosotros estamos entregados a ello.

Y es una historia sobre parejas… bueno, concretamente sobre una pareja, Raúl y Andrea, en la que ella marca el ritmo de la relación y él se deja llevar… Raúl vive en su casa con su madre (viuda) y de los padres de Andrea no se sabe nada… Sólo se sabe que tiene un hermano, Andy, que se dedica a hacerle la vida imposible a Raúl y Raúl tiene una madre, la señora Ramona, que nunca recuerda el nombre de la novia de su hijo… La historia tiene muchos puntos a lo Gomaespuma, sus latiguillos típicos y tal, pero tiene poca gracia. Y el dibujante… como que tampoco es santo de mi devoción – no quiero decir que sea malo, ojo -. Así que es lógico, al menos para mí, que no funcionase todo lo bien que se esperaba… Eso sí, la situación que cuentan es total y absolutamente realista… Y… yo que sé, si esto es sólo para rellenar espacio. Nada, que no acaba de funcionar bien y se nota en el resultado.

Atención a una entrevista en Tebeosfera en la que el dibujante se queda a gusto…

Tebeosfera: Llegamos a tu libro de cómics con Gomaespuma… Desde mi punto de vista es una obra fallida, primordialmente por el guión endeble, arrítmico y con poca gracia de Cano y Fésser ¿Estás de acuerdo conmigo en que la frescura humorística que caracteriza al dúo corchopán se pierde en cuanto la alejas del medio radiofónico, como ha quedado demostrado en televisión?

José Luis Ágreda: No conozco su experiencia televisiva, pero creo que este guión salió así por falta de interés o de tiempo. Ellos tienen muchísima más gracia que la que pusieron en esta historia y creo que no se tomaron nada en serio el medio, o las consecuencias de pasar de la radio a él. Anduvieron siempre muy agobiados y el tebeo era el último de sus intereses (según mi perspectiva, claro). Creían sinceramente que el guión que tenían grabado, improvisado en parte, era lo suficientemente bueno para tener gracia alejado de sus voces y sus interpretaciones (que es lo que en gran parte constituye su éxito). En radio son muy buenos comunicadores, y con público son estupendos, porque saben manejarlo e improvisar para sacarle partido. Pero éste no era uno de sus mejores guiones, y la traslación a un medio visual como el cómic, sin aprovechar los recursos de la imagen que éste ofrece, no le hizo ningún bien.

T: Pese a que el guión no es tuyo, algunos personajes de A la fuerza ahorcan parecen salidos de tu cerebro, por su desarrollo como tales ¿es casualidad o metiste mano al guión?

JLA: Casualidad totalmente. No pude hacer nada con el guión, excepto transformarlo de guión radiofónico a guión de tebeo. Y eso de manera muy literal. El aspecto de los personajes es lo que más me gustó crear y me resultó cómodo, porque ellos los tenían muy claros y me los supieron explicar muy bien. Sigo pensando que se podrían hacer buenas historias con ellos. Mi aportación fue la de transmitir las características que ellos me habían dado.

[…]T: ¿Cómo se vendió la primera entrega de Raúl y Andrea, Habrá segundo álbum?

JLA: Mal, y no. Con esto se perdió la oportunidad. A mí me da muchísima pena, pero no hicimos un buen tebeo y es normal que las ventas no funcionaran. Bueno, en realidad no funcionaron para el mercado de libros, para las expectativas de la editorial, que creían que por llevar la firma Gomaespuma en portada ya tenían la tirada amortizada. Y no, el público no es tonto, y nadie recomienda un producto que no le ha gustado aunque se haga publicidad de él en tu programa radiofónico favorito. Las ventas, para el mercado de los tebeos, en cambio no habrían estado mal del todo. [ N. del E.: en julio de 2002 se redistribuyó adjunto en promoción a varios de los libros firmados por Gomaespuma ]

Después de esto… ¿qué puedo decir? Luego se extrañará si no le llaman para hacer más cosas… Jooooer…

Nada más.
Aaaaaaaaaadios