1985 – 3

1985 – 3

Guión: Mark Millar
Dibujo: Tommy Lee Edwards

Contiene Marvel: 1985, 5 y 6 USA

¡Último número! La situación en el mundo real es desesperada. Los supervillanos del Universo Marvel han tomado las calles, sin héroes que se opongan a su paso. Sólo Toby Goodman, un crío de trece años, sabe cómo arreglar las cosas e impedir la destrucción de dos mundos. Mark Millar y Tommy Lee Edwards concluyen aquí una fábula maravillosa sobre las fantasías, el verdadero heroísmo y la vida de un chico que podría ser cualquiera de nosotros. Una obra maestra que quedará para siempre en tu memoria.

Comic-book. 48 páginas.

Precio: 3.5 €

1985 – 3: el dibujo me sigue pareciendo una lástima, así que sigamos adelante. En el penúltimo número Toby llega al universo Marvel perseguido por El Trampero y va a pedir ayuda a la Mansión de los Vengadores y al Edificio Baxter, donde Jarvis, un tanto extraño en su apariencia, y Roberta, la oficinista robot de los 4F, le dan largas… Así que decide acudir al Daily Bugle para poner a Peter contra la espada y la pared y “obligarle” a ayudarle… En la Tierra “normal”, Jerry, el padre de Toby, ha llegado hasta la casa de su mujer y le pide que le acompañe, viejas rencillas salen a la luz – y es que las mujeres son muy vengativas, joer chica que se está jugando el pellejo por salvarte – y Jerry le dice que quién mejor para estar que él que se ha leído todos los cómics y sabe cómo vencerles… En ese momento aparece Galactus.


En el último número los héroes llegan a la Tierra “normal” y luchan con los villanos, a los que vencen claro, y se centran en Galactus… que les da más problemas. Pero eso es lo de menos, descubrimos por qué Jerry es importante para la historia… es el mejor amigo de la persona que ha provocado toda la situación, Clyde Wyncham, el primer mutante de su Tierra que lleva en estado vegetal desde hace 20 años por el miedo que tenía su madre de él… Jerry le lleva lo que Clyde quería… los cómics de su infancia, pero antes de que Clyde reaccione, Cráneo Rojo hiere de gravedad a Jerry, Clyde se “espabila” (a falta de una mejor forma de decirlo, que no se ofenda nadie) y obliga a los villanos a irse a su Tierra… Jerry se marcha con los héroes para evitar que su poder siga dañando a sus vecinos y Toby les pide a los héroes que se lleven a su padre malherido con ellos a la Tierra Marvel… 20 años después, Toby se hace guionista de cómics y le da un final feliz a su padre…
Así que Mark Millar ha escrito esto para… ¿homenajear a su padre fallecido que ahora vive en el Universo Marvel? Bueno, es una opción tan valida como cualquier otra y vale, reconozco que no ha estado mal del todo, pero… ¿de verdad era necesario darle tanto bombo a esto? Está bien, la idea no ha sido demasiado utilizada, bueno, en realidad si que ha sido utilizada pero no hasta el punto de que canse sólo la idea de que la utilicen. De cualquier forma, no pasa de ser una lectura entretenida sin más, debido al flojo dibujo no creo que nadie la vaya a recordar más allá de un par de años – sip, soy así de chulo, ¿qué pasa? – y es que… qué lástima de dibujo, ¿no?

1985 – 02

Marvel: 1985 – 02

Guión: Mark Millar

Dibujo: Tommy Lee Edwards

Contiene Marvel 1985 3 y 4 USA

Comic-book. 48 páginas.

¡La segunda entrega del cómic-revelación de la temporada! Antes de Invasión Secreta, antes de World War Hulk, antes de Civil War, el más poderoso grupo de supervillanos del Universo Marvel desató el caos en un lugar en el que nunca habían estado antes: ¡Nuestro mundo! El destino del planeta descansa en las manos de Toby, un chico de trece años loco por los cómics de Marvel. Mark Millar (Civil War, Los 4 Fantásticos) y Tommy Lee Edwards (Bullet Points) continúan la epopeya que nunca esperarías leer y que podrías haber protagonizado tú mismo.

Precio: 3.5 €

¡que vivan los dibujantes sutiles!
¡que vivan los dibujantes sutiles!

1985 – 2: después de la presentación de la historia del número anterior, asistimos al nudo de la historia… los villanos Marvel, sin ningún héroe que se interponga en su camino, comienzan a eliminar a los vecinos de Toby y el ejército se ve incapaz de detenerlos. Al mismo tiempo, se muestra la historia de un chaval en 1964 que parece tener algún tipo de poder y que, creo va a tener algo que ver con el padre de Toby (y ya de paso, explicará la historia de la casa abandonada)… Mientras su padre intenta salvar a la madre de Toby que no ha evacuado su casa esperando a Toby, Toby ha encontrado el portal por el que han llegado los villanos a su tierra y lo cruza en dirección contraria para reclutar a los héroes Marvel…

Pues… más o menos lo mismo que con el primero, en este hay más acción que en el anterior, acción sangrienta para más datos, incluso con algo de gore y algún toque de humor (negro, pero humor) al ser la Rana Saltarina el único villano al que logra matar/detener la policía. La verdad es que la historia me ha gustado más en esta ocasión…
El dibujo sigue sin gustarme demasiado… y todavía menos comparando el estilo “realista” de la obra hasta las dos últimas páginas… si ese es el contraste entre el universo “real” y el universo Marvel… quizás hubiese sido mejor elegir otro dibujante para reflejar el universo Marvel, al estilo del contraste Gaydos-Bagley en Alias.
Ya lo dije en el primero… lástima de dibujo.

Marvel: 1985 – 01

Marvel: 1985 – 01

Guión: Mark Millar

Dibujo: Tommy Lee Edwards

Contiene Marvel 1985 1 y 2 USA

Comic-book. 56 páginas.

¡El comic-revelación de la temporada! Antes de Invasión Secreta, antes de World War Hulk, antes de Civil War, el más poderoso grupo de supervillanos del Universo Marvel desataron el caos en un lugar en el que nunca habían estado antes: ¡Nuestro propio mundo! El destino del planeta descansa en las manos de Toby, un chaval de trece años loco por los cómics de Marvel. Las superestrellas Mark Millar (Civil War, Los 4 Fantásticos) y Tommy Lee Edwards (Bullet Points) desatan la epopeya que nunca esperarías leer y que podrías haber protagonizado tú mismo.

Precio: 3.7 €

Alguien huele que apesta y no voy a decir yo quién es...

Alguien huele que apesta y no voy a decir yo quién es...

1985 – 01: Mark Millar tiene una libertad total y absoluta para hacer lo que le de la real gana en Marvel… y no puedo decir que me parezca mal. Vamos, parece más que evidente que se lo ha ganado, ¿no?
¿Por qué 1985 y no otro? Sólo Millar lo sabe, bueno… y Quesada y sabe Dios cuánta gente más…
La historia comienza con un niño asombrado leyendo un número de las Secret Wars y siendo “atendido” por un librero (que recuerda bastante al mío, todo hay que decirlo [Modo Montes ON] ¡¡Salinas!! ¿Por qué todos los libreros se parecen? ¡¡Dime algo, Salinas, dime algo!! [Modo Montes OFF]) que le quiere sacar los cuartos. El niño, Toby, es hijo de padres separados, su padre es el más guay del mundo (como un niño grande, vamos) y junto a él descubre a unos nuevos vecinos bastante sospechosos (entre otras cosas porque uno de ellos parece ser Cráneo Rojo) pero nadie le cree… Después de ver en las noticias una foto de alguien ¿disfrazado? como el Buitre, vuelve a la casa de sus vecinos y descubre allí a los villanos del Universo Marvel. Al huir, choca con el Hulk inteligente que comienza un enfrentamiento con Juggernaut del que Toby escapa a duras penas… Poco después de eso, los villanos empiezan a moverse.

La electricidad no sé, pero ese fondo tan... pero tan... feo.

La electricidad no sé, pero ese fondo tan... pero tan... feo.

Así que la idea principal de esta serie parece ser cómo se adaptaría nuestro planeta a la aparición repentina de seres con superpoderes (y trajes ridículos)… Vaya, nunca había leído nada así en un comic-book… es una idea muy original, ¿no?. Así que nada extraordinariamente bueno (o malo) sobre el guión. Tiene varias preguntas por responder, pero bueno, estos dos primeros números no pasan de ser una presentación de la historia, así que habrá que esperar a ver qué tal sigue.
El dibujo no es que me agrade especialmente, ese estilo realista… dejémoslo en supuestamente realista, me parece bastante feo (aunque hubiera sido incluso peor si hubiese sido una fotonovela como quería Millar inicialmente).

No sé, me parece la típica historia que podría llegar a estar bien pero que tiene un gran problema… el dibujo. Le perjudica más de lo que le ayuda.

The Question: Veitch y Edwards

Miniserie de seis números que se realiza para recuperar al personaje creado por Steve Ditko hace un porrón de años y que no me ha interesado nunca lo más mínimo.
Según parece, esta miniserie ha sido aclamada por la crítica, no sé qué crítica, y si no ha recibido numerosos premios, seguro que los acabará recibiendo en algún momento del futuro.

question.jpgThe Question

Guión: Rick Veitch
Dibujo: Tommy Lee Edwards

¡Vic Sage va a Metrópolis! Y no sabeís por quién está coladito…
Sip, ella. De todas formas, lo segundo, aunque ayuda en la trama, es totalmente circunstancial… o quizás no lo sea.
Hacía muchos años que no leía nada de The Question, y creo que pasarán muchos años hasta que vuelva a leer algo del mismo personaje…
En esta serie se vé muchísimo la influencia de Alan Moore, las reflexiones de Question recuerdan a las reflexiones de Rorscharch en Watchmen, pero claro, a pesar de haber trabajado con él una temporada, Rich Veit no es Alan Moore. La mejor forma de definir esta miniserie es con la palabra “extraña”. Tanto el dibujo, como el guión, como la forma de unir ambas son total y absolutamente extraños. Lo que más destacaría de esta miniserie es una conversación que mantienen Superman y Question…

question04_page06.jpg

La página con la susodicha conversación (y así de paso conoceís el estilo del dibujante)

Traducción de la misma para los más vagos… ;D

S: La cobertura de plomo de la máscara es un buen detalle. Pero no podrá proteger tu anonimato.
Q: ¿Sabes quién soy?
S: Es solo una cuestión de tiempo. Para mí, cada pulso del ser humano es tan individual como una huella digital. El tuyo es muy errático. Diría que estas bajo la influencia de una poderosa sustancia psicoactiva.
Q: Yo… uhmm… camino entre dos mundos.
S: Conozco las prácticas shamánicas que implican el uso ritual de plantas psicotrópicas para incorporar estados no-ordinarios de conocimiento. Puedo respetarlo. Pero no tolero la adicción química.
Q: ¿También sabes que sirvo solamente a la verdad y la justicia?
S: Eso parece. Pareces estar en una cruzada personal para destruir el tráfico de drogas, la prostitución, la venta de armas y… ahora… el comercio ilegal de órganos. Te lo agradezco. Pero tengo un pequeño discurso que le doy a los vigilantes recién llegados.
Contrariamente a la creencia popular, no soy omnisciente. Soy una persona ocupada, y, no puedo otorgarle siempre a las calles la atención que necesitan. Así que, siendo francos, puedo utilizar tu ayuda. Me han concedido la autoridad discrecional para designar a diputados especiales. Pero requiero, en todos los casos, que las leyes sean obedecidas y los derechos civiles sean respetados. Si no respetas esto, te pondré en el próximo tren que salga de la ciudad. Así de claro.
Q: No esta tan claro. Tu ciudad me ha llamado. Me ha mostrado los símbolos.
S: Lo siento. Tendremos que terminar esta conversación más tarde. Hay algo de lo que debo ocuparme.
Q: Mucho de lo que cuenta Metropolis está oculto, incluso para tus ojos.
S: La próxima vez que la ciudad empiece a hablarte… Sólo di no.

Que deja a las claras la visión que tiene el guionista de Superman, un poco distinta a la habitual…
Es curioso que haya tantas versiones distintas de Superman en la propia DC…, curioso y bastante interesante.

¿Que de qué va la historia? Ahh, sip, sabía que se me olvidaba algo. Pues… The Question va a Metropolis siguiendo una pista que le da Metropolis para proteger a Superman de un intento de asesinato, mucho rollo onírico y cosas de esas, corazones destrozados, disparos y cosas así. Si os gusta el personaje, adelante, si Planeta la publica a un precio razonable, demasiado razonable incluso y os gustan las cosas raras, adelante. En cualquier otro caso, abstenerse.

Cojo de Es la hora de las tortas! un comentario de Rick Veitch sobre la miniserie y la actitud de DC sobre la misma:

“Tommy (Lee Edwards, dibujante de la serie) y yo estaríamos encantados de hacer una continuación. Tenemos una gran idea para The Question en Gotham City. Pero las ventas de la miniserie no han sido buenas. Estamos en cierto modo fastidiados porque la serie no ha recibido ningún esfuerzo de marketing por parte de DC. Tommy y yo organizamos y dimos un montón de entrevistas on-line. Pero aparte de una preview de tres páginas en Superman, el cómic no tuvo publicidad ni ninguna nota de prensa organizada por el editor que hayamos visto. Ni siquiera fue incluído originalmente con los títulos de Superman en el Previews. Creemos que realizamos algo realmente especial y que un montón de lectores entrarían si supieran que existe. Si los fans quieren más Question realizado por Tommy y yo, necesitan hacer que sus amigos lean la primera serie y hacer saber a DC que quieren más.”

En fin, cada cual que se arriesgue según sus propios gustos…

Nada más.

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaadios