El yelmo del destino

El yelmo del destino

Guión: Steve Gerber, Steve Niles, Bill Willingham, Gail Simone, Tad Williams
Dibujo: Duncan Rouleau, Phil Winslade, Peter Snejbjerg, Shawn Mcmanus, Scott Hampton
Tinta: Peter Snejbjerg, Scott Hampton, Duncan Rouleau, Shawn McManus, Phil Winslade
Color: Chris Chuckry, Lee Loughridge, Mike Atiyeh

Formato: Libro rústica, 128 págs.

La décima era mágica está a punto de empezar… pero necesita a un nuevo campeón. Necesita un nuevo Dr. Destino. De las páginas de 52 llega este especial que se aventura en los rincones más oscuros del Universo DC mientras el talismán místico supremo, El yelmo de destino, busca un nuevo portador. ¿Quién será el sucesor del Dr. Destino? ¿Zauriel, Black Alice, Detective Chimpancé, Sargon, Ibis? Algunos de los mejores autores de hoy día como Steve Niles, Gail Simone, Bill Willingham, Duncan Rouleau, Peter Snejbjerg y muchos más se unen para llevarte por un viaje como ningún otro para encontrar al maestro de la décima era mágica… ¡el Dr. Destino!

Precio: 10,95 €

El yelmo del destino: este cómic es… una estafa. No, no hablo del precio, cinco números (128 páginas) por 10,95 euros no me parece excesivo… Hablo sobre todo de su contenido, porque lo venden como si en el tomo se fuese a descubrir al sucesor del Dr. Fate… Y no es así, vamos, es que ni siquiera se acercan a ello.
Cinco historias distintas en las que, por nombre que no por resultado, destacan mucho más los guionistas que los dibujantes. Como podéis suponer el resultado es muy irregular… tirandoa muy malo.
Empecemos:
– la del mono es divertida, sin más. Tiene un dibujo bastante feo y… mejor no insistir demasiado.
– la de Sargón es mala, sin más. No se salva ni el guión ni el dibujo.
– la de Black Alice es… imposible de clasificar de manera positiva (no entiendo al personaje para nada).
– la de Ibis… ¿ein? Ni idea, si querían presentar a un nuevo personaje (o actualizarlo, lo que queráis)… ¿no sería mejor hacerlo en cualquier otra serie?.
– la de Zauriel… igual que las tres anteriores. Horrible… ¿Un ángel tentado? Qué original…
Así que… horrible. Lo único que se salva es la portada de Bolland… porque el resto es bazofia pura. Así que si sumamos la estafa a la bazofia… ¿compra segura?

Hard Time

DC presentó una nueva línea editorial, “DC Focus” en el 2003. La línea inicialmente iba a constar de cuatro títulos:

“Hard Time”, escrita por Steve Gerber y dibujada por Brian Hurtt. El protagonista de esta serie es Ethan Chiles, un quinceañero condenado a prisión por participar en un tiroteo en su escuela. El día en que es condenado, la fuerza que ha ido creciendo dentro de Ethan es finalmente liberada. Pero ni siquiera Ethan sabe lo que significa esa fuerza.

“Fraction”, escrita por David Tischman y dibujada por Timothy Green. Cuatro amigos del instituto se reúnen para hacer un pequeño robo como en “los buenos tiempos”. Pero su “pequeño robo” crece repentinamente al encontrar una armadura con fantásticas habilidades. Pero un traje con cuatro amigos queriendo ponérselo no es la mejor forma de mantener una amistad.

“Kinetic”, de Kelley Puckett y Warren Pleece. Un frágil niño no espera mucho de la vida aparte de dolor y sufrimiento. Su madre intenta mantenerlo a salvo del resto del mundo, pero no consigue salvarle de ser atropellado por un coche. En lugar de morir, el niño no sólo sobrevive, sino que parece haber destrozado el coche.

“Touch”, de John Francis Moore y Wesley Craig. La última colección de la nueva línea editorial trata sobre un extraño hombre que se convierte en el “mánager” de un grupo de gente superpoderosa.

Lamentablemente, y en algunos casos comprensiblemente, a día de hoy no continua publicándose ninguna de ellas…

hardtime1.jpgLa que toca repasar es la primera de ellas, Hard Time, que, a pesar de su cierre, se ha anunciado un segundo volumen para este año… ya veremos, ya.
En el primer número el protagonista, Ethan Chiles, y un compañero, Brandon Snood, que se autodefinen como frikis (geeks en el original) quieren vengarse de sus compañeros y, utilizando unas pistolas del padre de Brandon retienen a sus compañeros en la cafetería, las cosas se complican y Brandon asesina a varios compañeros y a un profesor, en ese momento, una extraña fuerza surge de Ethan matando a Brandon. Los medios de comunicación y los jueces deciden utilizar a Ethan como cabeza de turco y le condenan a cincuenta años de prisión (no es legal condenar a un menor a muerte y la cadena perpetua podría inducirle a suicidarse).
A partir del segundo número el ambiente del cómic se traslada a la cárcel donde deberá cumplir su prisión y, por poneros un ejemplo claro, el ambiente es como en la película Cadena Perpetua y Ethan viene a ser Tim Robbins… pero con poderes que le permiten vengarse. A pesar de lo que he dicho sobre Tim Robbins, digamos que Ethan evita que le suceda lo mismo que a Tim Robbins en la película gracias a sus poderes (una cosa es una cosa, pero más allá sería pasarse demasiado…). Lo más curioso, a pesar de las cosas que han hecho, es que Steve Gerber consigue que le cojas aprecio a los protagonistas de la serie, casi todos los presos acaban resultándote simpáticos y sientes preocupación por las cosas que les pueden ir pasando…
Realmente es otra de esas series totalmente recomendables. Los protagonistas de la serie, además de Ethan, son el resto de los presos, su madre, el abogado que le defiende en el juicio (y que tendrá una relación con su madre) y varios más, aunque prefiero no entrar en detalles para no reventar nada, creo que esta serie lo merece.
Y en la cárcel… bandas latinas, bandas de negros, bandas de nazis y Ethan entre todas ellas…
Otra serie casi imprescindible…

Nada más.

Aaaaaaaaaaaaaaaadios