Gotham Central 4

Gotham Central 4

Edición original: Gotham Central Nº 28 a 32 USA

Guión: Greg Rucka
Dibujo: Steve Lieber, Stefano Gaudiano
Tinta: Gary Amaro, Kano
Color: Lee Loughridge

Formato: 128 págs.

Cuando eres agente de policía en Gotham City, nunca sabes si en el sótano de un edificio te vas a encontrar el cuarto de contadores o el cubil de un supervillano. Una trampa alquímica provoca la creación de un monstruo y hace que los detectives Montoya y Allen, de la Unidad de Crímenes
Mayores del Departamento de Policía de Gotham City, viajen a Keystone City, el hogar de Flash, para entrevistarse con un tipo de criminal como no han visto nunca.
Una misión desesperada de rescate que puede acabar con la salvación de un inocente… o con una caída al abismo del horror.

Precio: 9,95 €

Y con la marcha de Bru… se queda sólo Rucka. Y algo se nota. Baja un poco el nivel respecto a los anteriores, pero no está del todo mal. Se centra en Renee… lo cual no es malo.
También me ha gustado la “comparativa” entre los policías de Keystone y Gotham; sobre todo en las diferencias entre ambas: la confianza o desconfianza en el héroe local, la forma de comportarse de los Villanos… cosas así.
Y como siempre… problemas personales por un tubo, relaciones problemáticas entre compañeros, Batman haciendo breves apariciones – aunque importantes, eso sí -, el investigador Jim Corrigan ganando importancia y… Gotham tomándose la justicia por su mano.
¿Qué queréis que os diga? Sólo quedan 8 números USA (¿dos tomos españoles?), siendo sinceros… el nivel baja un poco respecto a los primeros números, pero… tienen cierta importancia para seguir el desarrollo de 52…
Resumiendo, flojea un poco pero sigue estando por encima de la media… Eso sí, la marcha de Lark se nota… y mucho.

Nada más.

Aaaaaaaaaaaaadios

Gotham Central 2

Y sigue siendo buena… y aparece uno de mis personajes favoritos de Batman, Harvey Bullock.

Image Hosted by ImageShack.usGotham Central 2

Guión: Ed Brubaker
Dibujo: Michael Lark, Stefano Gaudiano
Color: Lee Loughridge
Correspondencia Original: Gotham Central 19, 20, 21 y 22
En Gotham City no todos los héroes llevan máscara.
Los agentes de la Unidad de Crímenes Mayores se enfrentan a los mismos peligros que Batman y sus aliados justicieron, pero ellos lo hacen a cara descubierta y, demasiado a menudo, también a corazón descubierto.
Una situación de rehenes que acaba mal hace que el detective Marcus Driver reabra uno de los crímenes sin resolver más espantosos de la sangrienta historia de Gotham: la muerte de todo un equipo escolar campeón de béisbol.
Las viejas huellas lo conducen hasta el ex-policía Harvey Bullock, que se tendrá que enfrentar a los fantasmas de su pasado… y a dos de los más peligrosos enemigos del Señor de la Noche.
Así es la jornada de trabajo en las comisarías de Gotham City.

Precio : 7.95 €

Y es que la historia recupera un cabo suelto dejado por Harvey Bullock años atrás. Concretamente, la investigación de un asesinato de un equipo escolar de beisbol, un crimen que había quedado sin solucionarse por falta de pruebas y que era una mancha para todos los que habían participado en la investigación. Claro, sólo se centraron en los humanos normales y dejaron de lado a los enemigos de Batman y… claro, en una ciudad como Gotham eso no es demasiado inteligente.
Puedo añadir que la historia está centrada en el turno de día del DPGC, es decir, en los personajes que menos contactos tienen con Batman o lo que es lo mismo, los policías que menos conocemos (vamos, que la aparición de Crispus o Reneé es puntual, el primero ni siquiera aparece…), pero bueno, lo mejor es la recuperación de un personaje como Bullock y también queda demostrado que la parte de Brubaker es superior a la de Rucka… y eso que lo tenía más difícil al no tener a los personajes conocidos.

Pues eso, historias de policía en la ciudad de Batman sin (generalmente) la presencia de Batman, aunque su sombra planea por toda la ciudad… Qué grandes personajes y que grandes autores los manejan. Es una colección total y absolutamente recomendable, para TODO el mundo.

Nada más.

Aaaaaaaaaaaadios