Universo DC: Flash Nº 06

Universo DC: Flash Nº 06

Edición original: Flash Nº 139 a 152, Speedforce, Born to Run TPB, Flash 80 page giant 2, Secret Files 2 USA

Guión: Mark Waid, Mark Millar, Grant Morrison, John Byrne, Joe Casey, Brian Agustyn, Michael Jan Friedman, Mark J. Kiewlak, Bill Messner Loebs
Dibujo: Sal Buscema, Duncan Rouleau, John Byrne, Paul Pelletier, William Rosado, Jim Aparo, Paul Ryan, Pop Mhan, Joshua Hood, Kenny Martinez
Tinta: Aaron sowd, Joe Rubinstein, Bill Sienkiewickz, Chris Ivy, Anibal Rodriguez, Vince Russell, Jose Marzan
Color: Lee Loughridge, Tom McCraw, Noelle Giddings, Jason Scott Jones

Formato: Libro rústica, 464 págs., color.

La colección Universo DC acoge la famosa etapa de Mark Waid en Flash. Aclamada por público y crítica, esta etapa se ha convertido en un referente en lo que al género superheroico se refiere. Waid profundizó en el personaje como pocos lo habían hecho, enfrentándole, no solo con los enemigos habituales, sino consigo mismo y el legado que suponía llevar el traje de Flash, no solo ahora con relación al pasado… sino también con el futuro. Además de por la historia en sí, esta colección guarda un rincón especial entre los lectores españoles porque acogió entre sus páginas a autores como Carlos Pacheco, Salvador Larroca y Oscar Jimenez cuando daban algunos de sus primeros pasos. ¡Toda esta excelente etapa del Velocista Escarlata por fin disponible de principio a fin!

Precio: 24 €

Universo DC – Flash 6: y… Morrison y Millar dejan la serie para que Waid y Augustyn regresen para la boda de Wally y Linda. En realidad Morrison ya la dejó en el tomo anterior. Antes de irse, Millar nos presenta al Flash Oscuro, la representación de la muerte (la única Muerte en mayúsculas que reconozco es la de MundoDisco) que aparece cuando un Flash está a punto de morir… Lo que pasa es que no apunta demasiado bien (las prisas ya se sabe) y en lugar de a Wally se carga a Linda. En fin…

En tres números horriblemente dibujados por Pop Mhan asistimos a la muerte de Linda, la depresión de Wally y su pérdida de poder y cómo lo recupera para evitar que el Flash Oscuro se cargue a algún miembro del equipo Flash (para mí, Jay Garrick, Jesse Quick, Impulso y Max Mercury) y, como con la fuerza de la velocidad de por medio, se lo carga – al menos lo hace desaparecer – y se trae de vuelta a Linda (así, sin ningún tipo de explicación). ¿Cómo o de dónde? ¿Quién sabe? Y para acabar de hundirla, le pide que se case con él.
En el número mejor dibujado del tomo – y eso que el dibujante es Paul Ryan, así que imagináos -, Wally tiene dudas sobre si casarse o no con Linda.
En el siguiente número, el de la boda, Waid y Augustyn regresan para llevarla a cabo y… deshacerse de Linda, pero no la matan, es raptada por un enemigo oculto y su recuerdo es borrado de todo el mundo.
A este número le sigue el crossover con DC One Million que no aporta nada al personaje, seguido por una historia corta en la que se presenta al principal enemigo de la próxima gran saga de la serie, Azul Cobalto (al que presentan en una historia corta dibujada por Jim Aparo para darle mayor… ¿validez?). Tanto la anterior como las siguientes historias cortas protagonizadas por los secundarios de la serie Max Mercury, Jesse Quick y Jay Garrick – cuya historia es la única que se salva y no, no tiene nada que ver conque Byrne sea su autor completo – pertenecen a un especial aparecido a finales de 1997 (o principios del 98) llamado “Speed Force”.
Para seguir con la escasa calidad de estos números, además se añade un Secret Files que revisa los orígenes de los tres Flash que han sido, del más claro sucesor de los velocistas (Impulso) y una imagen de los que vendrán después… si alguien consigue deshacerse de una puñetera vez de Barry Allen, claro.

Con un prólogo de dos números en el que en el primero se resitua la situación de un Flash/Wally sin recuerdos de Linda y se incluye un nuevo personaje femenino (Angela Margolin, una policía científica de Central City) para que pueda crear algo de tensión sexual y un segundo que nos revela la verdadera identidad de Azul Cobalto (el villano de la próxima saga) y sus razones para odiar a Flash y querer que desaparezca… ¡Ostras! ¡Una historia de gemelo malvado! ¡Viva la originalidad! Mucho mejor que un clon o algo por el estilo, dónde va a parar… Pues bien, después de esos dos números, por fin, comienza la siguiente gran saga de la serie… Chain Ligthning (Relámpagos en cadena) donde veremos a todos los Flash que son, fueron y serán… si alguien consigue deshacerse de una puñetera vez de Barry Allen, claro.
¿Un resumen rápido? Lo mejor de esta saga es el título… así como suena.


En esta saga vemos a los Flash que son y a los que serán en una lucha a través del tiempo enfrentándose a los diferentes Azul Cobalto en una lucha de legados… para evitar que la lucha llegue a la época de Barry Allen y acabe con su vida. Así vemos como Wally, Jay, Jesse, Max y Bart viajan por el tiempo para avisar y ayudar a otros Flash (de ahí el nombre de la saga, al menos eso supongo…) en sus enfrentamientos con Azul Cobalto.


Así, Jesse Quick viaja hasta el año 2754 para encontrarse con el Flash de ese año; Wally viaja hasta el siglo 853 para prevenir a John Fox; Max Mercury visita a los dos Flash del año 2231 (que parecen conocerle previamente); Impulso se encuentra con un Flash… ¡enorme! (del que no dicen el año); y Jay viaja al s.XXI y se encuentra con… Iris West, la hija de Wally.
Después de John Fox, Wally no se detiene ahí y viaja al s. XXV para enfrentarse al descendiente más famoso de Azul Cobalto, Eobard Thawne, el Profesor Zoom. ¿Ein?
Claro… no os he dicho quién es Azul Cobalto… por lo visto, el hermano gemelo malvado de Barry Allen, Malcolm Thawne, separados al nacer por un médico alcoholizado y deseoso de vengarse de Barry y su legado por lo mucho que sufrió en su niñez. Síp, uno de esos.
En el s.XXV Wally se encuentra con una sorpresa, el Profesor Zoom está ayudando a la policía en su lucha contra Azul Cobalto y la gema que le da su poder no está poseyendo a un Thawne, ¡está poseyendo a un Allen! Con la ayuda de Zoom, Wally consigue liberar al descendiente de Barry, pero antes de ser encerrado de nuevo, Zoom viaja en el tiempo hacia… ¿dónde y por qué?
Por su parte, Jay ha “enlistado” a Iris para que avise al resto de los Flash; Impulso viaja al s.XXX para avisar a su prima Jenny (la legionaria XS); y Jesse y el resto de Flash van avisando a los demás Flash… No es lo único que hace Jay, decide regresar a su tiempo para encargarse de Azul Cobalto original y eliminar su amenaza permanentemente, Jay llega a tiempo para evitar que Azul Cobalto asesine al nuevo interés femenino de la serie (Angela Margolin, lo he mirado XD) y desaparece después de dejarlo en estado vegetativo.
¿A qué época había viajado Zoom? Al año 2980… perseguido por Wally y ambos con distintas intenciones. Zoom quiere hacerse con la gema que da el poder a Azul Cobalto y Wally, además de impedírselo, quiere destruirla… cosa que consigue finalmente (e incluso encierra a Zoom en el proceso).
Por desgracia para Wally no termina todo ahí. Los velocistas de las distintas épocas se reúnen en la época que Wally quería evitar expresamente, los últimos días de barry en el s.XXX. El problema de esto es que todos ellos están controlados por los diversos fragmentos de la gema de Azul Cobalto que el resto del equipo Flash había repartido para que los Flash las utilizasen como detectores de los Azul Cobalto de sus épocas… ¿cómo ha conseguido la gema controlarles? A través de Jay Garrick, el velocista que ha poseído en el s.XX.

Wally se encuentra en clara desventaja, 25 velocistas contra él, pero sus probabilidades de sobrevivir mejoran cuando Barry aparece para ayudarle (en serio… ¿ha habido algún superhéroe que haya tenido tantas aventuras después de muerto cómo Barry?). A pesar de su ayuda, las cosas no mejoran demasiado, consiguen despistar a sus perseguidores y se ocultan en el Museo Flash… de donde toman las armas de sus enemigos y las utilizan contra los otros velocistas (eso si sois capaces de creeros que han dejado las armas listas para su uso en un museo, claro). Así mientras Wally los retrasa con boomerangs, Barry utiliza la pistola del Capitán Frío para congelar a Jay y liberarle de la gema. Una vez liberado Jay, los tres Flash del s.XX intentan encontrar una vibración que libere a sus sucesores de la posesión… cosa que terminan logrando (después de mucho sufrimiento y tal, ya sabéis cómo va esto). Los Flash vuelven a sus distintas épocas (esto lo supongo, porque no se vé en el cómic) y justo antes de que Wally, el último en irse, regrese a su tiempo, Azul Cobalto, haciendo un último esfuerzo, mata a Barry… Lo que provoca que Wally tenga que ocupar su puesto durante las Crisis (las buenas, las primeras), pero…

No es Barry y fracasa al intentar actuar como él (con muchos muertos y destrucción por el medio, ya sabéis)… hasta que se da cuenta de que él no es Barry y que no tiene que actuar como si lo fuese, si no como sí mismo… y viaja en el tiempo para salvar a Barry antes de que Azul Cobalto le mate y se lo lleva (a Azul Cobalto) no a Barry a la fuerza de la velocidad… perdiéndose en ella. ¿O no?


Días después, un nuevo Flash aparece en Keystone, lo primero que hace es ir a por los diarios que guardaba Wally West sobre sus experiencias… ¿por qué? El equipo Flash se enfrenta a él para descubrir su identidad pero, después de una breve pelea, huye de ellos haciéndoles desear que Wally estuviese allí… a lo que Bart responde que Wally debe estar buscando a Linda a través del tiempo demostrando así que hay alguien que sí la recuerda…
Linda, por su parte, está atrapada en un vórtice temporal en el que la ha encerrado el enemigo desconocido ese que, por la pinta que tiene, parece Kadabra. Harta, huye de él lanzándose al vórtice…
El nuevo Flash, ante el acoso de los medios, de la policía y de los demás velocistas, decide que no puede ayudar a la gente enfrentándose a los villanos mientras es acosado por los demás y decide desenmascararse delante de Jay para que este le respalde ante los demás. Cuando se desenmascara, Jay se queda sorprendido y le pregunta cómo es posible que sea… a lo que el nuevo Flash todavía no puede responderle, para evitarse interferencias mutuas, se reparte con Jay la protección de ambas ciudades, Jay se encargará de Keystone y él de Central City.

Y… es un tomo bastante irregular, principalmente por el baile de pésimos dibujantes que “disfrutamos” hasta la llegada de Paul Pelletier quien, sin ser excelente, al menos consigue mantener cierta consistencia.
Tampoco es que ayude demasiado el inicio tan flojo del tomo con la historia de Mark Millar, lo del Black Flash no es malo, pero la resolución de la historia… en fin. Por otro lado, los números de relleno (especiales, secret files y demás) tampoco ayudan, no permiten que el tomo gane empaque y, la verdad, Waid tampoco está muy acertado en los primeros números tras su regreso, lo de casarlo para hacer desaparecer instantáneamente a la novia… como que no. Para mi gusto, el personaje de Azul Cobalto tampoco acaba de funcionar (y mejor dejo a un lado lo del gemelo malvado) y la saga que se centra en él, Chain Lightning – y no digamos el número centrado en las Crisis – tampoco es para tirar cohetes, es una pena que, con lo bien que llevaba la serie antes, el descanso de un año haya provocado que le perdiese el pulso a la serie. En fin, a ver qué tal termina su estancia en la serie.

Universo DC: Flash Nº 05

Universo DC: Flash Nº 05

Edición original: Flash 122-138, + GL 96 + GA 130 + The Rogues USA

Guión: Mark Waid, Grant Morrison, Chuck Dixon, Brian Augustyn, Ron Marz
Dibujo: Paul Pelletier, Paul Ryan, Ron Wagner, Will Rosado
Tinta: Sal Buscema, Bill Reinhold, John Nyberg, John Lowe
Color: Lee Loughridge, Tom McCraw, Noelle Giddings

Formato: Libro rústica, 464 págs.

Precio: 24 €

Image Hosted by ImageShack.us

Universo DC – Flash 5: y si en el anterior Waid mostraba síntomas de agotamiento, en este tenemos que agradecer que se haya cogido vacaciones, aunque viendo el resultado que logran sus sustitutos… tampoco es una gran mejora.
Empezaré diciendo que los números dibujados por Paul Ryan cumplen en el apartado gráfico; los que no dibuja él… ni de lejos. Pero claro, Ryan no es un dibujante por el que compres una serie y si los guiones no acompañan, pues… mucho peor.
En la primera saga, Waid hace que el alcalde de Keystone eche a Flash de la ciudad porque no se pueden permitir los gastos que ocasionan las reparaciones de sus peleas (hasta aquí no me parece mala idea) y se ve obligado a irse a “trabajar” cada día a una ciudad californiana… Esta segunda idea es bastante ridícula, ¿qué necesidad tiene Flash de pasar las mañanas en una única ciudad? Además de esto, Waid decide resucitar a la galería de villanos de Flash a los que había matado un par de meses antes… Menos mal que reconoció que había metido la pata. En medio de la pelea, Flash descubre que Nerón y su agente en la Tierra, el Mayor Desastre están detrás de todo eso… Así que Wally tiene que hacer un trato con el diablo… su amor por Linda a cambio de que detenga a los villanos resucitados; a su vez, Linda pacta con Nerón para que deje el alma de Wally en paz. Oye, esperaunsegundo… ¿a qué me suena esto? ¿No hay una saga reciente de cierto personaje arácnido que tiene demasiadas similitudes con esta historia? Bahh, será mi imaginación…

Image Hosted by ImageShack.us

En fin, Waid se va y entran Grant Morrison y Mark Millar, ¿dos guionistas para esto? Primero dejan a Wally en silla de ruedas – está bien eso de que a un velocista lo dejen paralítico – y lo enfrentan a un traje de villano poseido; Wally se hace un traje nuevo de “fuerza de velocidad”; lo divide en colores luchando contra el Amo de los Espejos y realizan un fabuloso número centrado en Jay Garrick. Por desgracia, después de este gran número, realizan un crossover bastante lamentable entre las colecciones de Flash, Green Lantern y Green Arrow… una idea floja acompañada de un mal dibujo en dos de los tres números. Seguimos con un especial malísimo centrado en la galería de villanos (de nuevo contra Nerón). Y para finalizar… otra saga, Carrera por la raza humana, con Wally corriendo contra su amigo imaginario de la infancia para salvar a la Tierra… con un final demasiado parecido al de la World War III en la JLA, toda la humanidad corriendo para ayudar a Flash. Flojo, muy flojo. Aunque esa última imagen del Black Flash no tiene mala pinta…

Image Hosted by ImageShack.us

Por cierto… hay una error de guión bastante… gordo. Wally dice en un momento dado “nunca me he enfrentado a alguien con poderes magnéticos”… creo que Morrison y Millar no se leyeron el Flash de Waid, porque vamos… en su etapa en la serie sólo se había enfrentado a su ex-novia y a Polaris en un par de ocasiones… o quizás más… en fin… ni siquiera ellos son infalibles.

A todo esto… ¿alguna duda de que el nuevo traje de Wally que han anunciado Johns y Van Sciver va a ser algo parecido a este que sigue?

Image Hosted by ImageShack.us

Si es que a veces te lo dan todo hecho…

Universo DC: Flash Nº 04

Universo DC: Flash Nº 04

Edición original: Flash 106-121, Flash Plus nightwing USA

Guión: Mark Waid, Brian Agustyn

Dibujo: Oscar Jiménez, Humberto Ramos, Paul Ryan, Jim Cheung, Sergio Cariello, Anthony Castrillo, Eduardo Barreto

Tinta: Wayne Faucher, Jose Marzan Jr., John Nyberg, Hanibal Rodriguez, Brian Garvey, Gerry Fernandez

Color: Tom McCraw, Ian Laughlin

Formato: Libro rústica, 464 págs.

Precio: 24 €

Image Hosted by ImageShack.us

Universo DC – Flash 4: si os soy totalmente sincero, en este momento no recuerdo si he escrito el post del tomo anterior o no…

Empezamos con dos números de relleno, el primero con el regreso de Frances Kane y el segundo un número conectado con la miniserie Underworld Unleashed que guionizó el propio Waid, en el número, Waid mezcla a Wally con el Capitán Marvel, por eso del rayo y el traje rojo…

(Por cierto, esa traducción de “¡Santo Moli!” en lugar del clásico “Holy Moli!” de Marvel, en fin…)

Tras el relleno, una de esas grandes sagas de Waid en la serie… concretamente la saga que Zinco dejó a medias, Calor muerto… Esta saga tienen de todo, incluso velocistas muertos – aunque uno de los que mueren sea de bajo nivel – ¿alguien se acordaba de los rusos? – y el otro llevase muchos años retirado -, velocistas ninja – sí, sí, en serio, tal y como suena – y el profeta de la fuerza de la velocidad – o lo más cercano a Dios como a él mismo se gusta verse -, Savitar, un psicópata. Waid aprovecha para contar cosas del pasado de Max y cómo se siente Impulso al encontrar a su mentor herido y al haber perdido sus poderes. Combates a toda velocidad y un final… inesperado en el que Wally es absorvido por la fuerza de la velocidad y en su lugar aparece otro velocista, John Fox – el Flash del siglo XXVII -. En el apartado gráfico, Jiménez cumple de sobra pero no puedo con Humberto Ramos, lo aborrezco.

Image Hosted by ImageShack.us

El problema de la siguiente saga es que Wally está perdido en el tiempo y John Fox parece querer dejarle sin su ancla a esa época, Linda… La verdad es que esta saga (Carrera contrarreloj) no es que esté demasiado lograda, sobre todo las partes en las que Wally viaja por el tiempo – muy, pero que muy flojas – y lo de Linda y John Fox… tampoco está muy bien, incluso diría que peor. Siendo sinceros no es la mejor saga que guioniza Waid en Flash, tampoco ayudan nada los continuos cambios de dibujante, el apartado gráfico es malo, realmente malo. Francamente olvidable.

Una vez fuera los dibujantes españoles, Paul Ryan es el nuevo dibujante regular de la serie… y se estrena con otro crossover, en esta ocasión con Final Night; seguimos con un número especial co-protagonizado a medias con Nightwing – por eso de que son amigos y tal, nada memorable -; y finaliza el tomo con otra carrera… en este caso política por la presidencia de los USA. Paul Ryan cumple… a su nivel.

No es el mejor tomo de Flash… y Mark Waid da muestras de un cansancio bastante evidente.