El azote de Dios y La línea de fuego

El azote de Dios: Una aventura rocambolesca de Atila el Huno

Edición original: Une aventure rocambolesque d´Attila le Hun – Le fléau de Dieu FRA

Guión: Manu Larcenet
Dibujo: Daniel Casanave
Tinta: Daniel Casanave
Color: Patrice Larcenet

Formato: Libro cartoné, 48 págs.

Manu Larcenet, autor de Los combates cotidianos y La Mazmorra Festival, delega esta vez el dibujo a Daniel Casanave y nos ofrece otra de sus particulares versiones de personajes históricos. Tras las aventuras rocambolescas de Van Gogh y Freud, esta vez le toca a Atila el Huno y su desazón ante la vida.

Precio: 12 €

Atila el Huno ha conquistado el mundo entero… ¿y ahora qué? ¿Volver a arrasarlo completamente o buscarse nuevas metas? Además de ligeros problemas sexuales (básicamente, no se le empina), Atila sufre una fuerte depresión y echa a sus hordas de su lado para encontrarle un nuevo sentido a su vida. Acompañado de Ratko el desollador de bebés decide enfrentarse a Dios…
El guión está bien, es entretenido y tiene algún que otro puntazo… Generalmente protagonizado por el propio Atila (que para eso es quien más tiempo aparece en el tebeo), ¿ejemplos?
– Atila mata a su médico al diagnosticarle la depresión: “saber el nombre de la enfermedad no la cura…”
– Atila desafiando a Dios de una forma… en fin: “¡venga, que no hay huevos! ¡Baja si eres hombre!”.
La pena es que me parece que el dibujo no está a la altura del mismo… gustos, ya sabéis.
No puedo decir que me haya maravillado, pero es mucho más entretenido que el siguiente…

—————————————

La línea de fuego: Una aventura rocambolesca de Vincent Van Gogh

Edición original: Une aventure rocambolesque de Vincent Van Gogh. La ligne de front FRA

Autor: Manu Larcenet

Formato: Libro cartoné, 48 págs.

Manu Larcenet, el autor de Los combates cotidianos
y La Mazmorra: Festival, nos muestra una peculiar visión de la guerra en La línea de fuego. Van Gogh, el protagonista de este título, recibe un encargo peculiar: pintar para el Alto Mando lo que sucede en la vanguardia del ejército.

Precio: 12 €

Vincent Van Gogh sigue vivo y exiliado en Francia, a cambio de guardarle el secreto, los dirigentes franceses le envían a primera línea de batalla para que les dibuje cuadros que reflejen la lucha… pero tienen un exceso de amarillo.
En cuanto al guión me gustó más el anterior, pero es que el dibujo de este es muy superior…
De cualquier forma, vuelve a tener varios puntazos: las críticas al artista por el exceso de amarillo en sus composiciones, la actitud de experto combatiente de Van Gogh y su deseo de mostrarle al mundo su angustia vital…
Pero es que se pone demasiado metafísico el autor para mi gusto… XD

Ambas historias tienen una similitud… sus finales son durísimos, especialmente en la segunda… pero hay que leerlo para verlo, claro.

Vida de perros

Vida de perros: lo sé, lo sé, cuando me da por un autor me pongo pesadito…
La verdad es que he terminado de leerlo hace tiempo, incluso antes de que fuese publicado el post sobre Robin de los Bosques, pero… como estoy muy vago, he preferido “aprovecharlo” para otro post. A ver si me centro…
Un perro callejero (y parlante) escapa de prisión y va en busca de un alma… En su búsqueda se encontrará con Sigmund Freud y su ayudante que están “haciendo las Américas”, en su camino se encontrarán a los perseguidores del perro, a vaqueros… perdón “cowboys” y a un chamán bajito que les droga y que todavía no ha encontrado a su espíritu guía…
Sí, es tan demencial como suena, Sigmund Freud a lomos de una mula en el Oeste intentando psicoanalizar a los cowboys (y que se salva de milagro – y, generalmente, gracias a la pistola de su ayudante – de ser untado con alquitrán y ser cubierto de plumas) y la búsqueda del perro… es totalmente demencial.
Por lo menos el final no es tan decepcionante como en el de Robin, incluso tiene su punto divertido con la salida de Freud y su ayudante (que se recorre los USA en bicicleta)…
Lo bueno es que las dos compras que he realizado de Larcenet me han gustado… Curioso, curioso.

La leyenda de Robin de los Bosques y Las increibles aventuras sin Lapinot

La leyenda de Robin de los Bosques: ¿si esta es una obra floja… cómo son las buenas? A ver, no es perfecta (sobre la traducción hablaremos más tarde), el final es sorprendente por lo decepcionante y la situación… Joer, ¡es que choco continuamente con la traducción!. Empezaré otra vez a ver hasta donde llego…
La historia nos muestra a un Robin Hood de 70 años que sobrevive en compañía del Pequeño Juan en el bosque de… ¿la Casa de Campo? El problema es que Robin padece el mal de Maese Alzehimer y a veces, además de olvidos, sufre ataques en los que… ¿canta canciones de Rocío Jurado? y de los que sólo puede salir a base de “un buen golpe de testuz”. ¿Os ha despistado lo de la Casa de Campo? Es que la obra está situada en la actualidad (es del 2003) y Robin sobrevive a base de atracos a los domingueros… Aparte de Robin y el Pequeño Juan también aparecen las envejecidas versiones del Sheriff de Nottingham (más sheriff y estadounidense que nunca), Lady Marian (sorprendente, convertida en una especie de Blancanieves de las ratas) y el fraile/hermano Tuck (que ha llegado a Papa)… Además meten con calzador a Lord “Tarzan” Greystoke (un anciando con tendencia zoofílicas) que al principio puede tener algo de gracia… pero se pasa pronto. También hay un pequeño “homenaje” al Robin Hood de Kevin Costner con la aparición de un pandillero moro llamado Khader Al Tolai…
Otros puntos interesantes son el uso de los árboles como informantes y la aparición de la Muerte… una Muerte bastante despistada y que va acompañada continuamente de un mapa de carreteras con el que intenta orientarse.
Creo que aparte del final – que me decepcionó y mucho – las pegas más grandes que se le pueden poner vienen provocadas por la traducción… que es demasiado… imaginativa. Porque vamos, no creo que el autor pensase en la Casa de Campo ni en Rocío Jurado… El dibujo es, en apariencia, bastante sencillo pero tiene multitud de detalles.
Bueno… debo decir que me ha gustado bastante, más de lo que esperaba.

Mucho más que la historia que la acompaña en este post…

Las increibles aventuras sin Lapinot 2 – Mi amigo el ordenador: el primero me pareció flojo, este aún me ha parecido peor. A ver, a mí me interesan las cosas que le suceden a Trondheim no las cosas estas que cuenta aquí… porque seamos sinceros, muchas historias de las aquí presentadas no tienen gracia, al menos no demasiada. Buff, porque sólo son tres números, que si no…