La muerte de Superman

Repasillo así por encima, a pesar de lo largo que pueda quedar, de la Muerte de Superman…

Image Hosted by ImageShack.usLa muerte de Superman + Regalos

Guión: Dan Jurgens, Louise Simonson, Roger Stern, Jerry Ordway y Karl Kesel
Dibujo: Dan Jurgens, Jon Bogdanove, Tom Grummett, Brett Breeding, Rick Burchett y otros
Tinta: Varios autores, Dan Jurgens
Color: Varios autores

Formato: Libro cartoné, 792 págs.

En 1992, el mundo se vistió de luto. Superman, el primer superhéroe de la historia, moría a manos de Juicio Final en lo que acabó siendo uno de los cómics más vendidos de la historia. Millones de ejemplares en un solo día confirmaron el interés mediático que levantó esta historia, perteneciente a una campaña de marketing impresionante por parte de DC Comics. 15 años después, esta historia recibe por fin la reedición que se merece en un único volumen de casi 800 páginas donde se incluye de forma íntegra tanto La muerte como El Reinado de los Superhombres (secuela directa del evento anterior) así como extractos de Funeral por un amigo, en el que el Universo DC lloró la pérdida de su primer héroe.

Incluye un brazalete y un ejemplar del Daily Planet Especial de regalo (hasta agotar existencias).

Precio: 40 €

Image Hosted by ImageShack.usLa muerte de Superman… recuerdo a Matias Prats dando la noticia en el telediario… O sea… ¡¡Matías Prats hablando de cómics en el Telediario!! Por supuesto… no estuvo muy acertado, aunque seguro que no fue culpa suya, serían los negros que le escribían los textos… Creo que había dicho cosas como que la única serie que tenía estaba a punto de cerrar y que por eso lo mataban – no voy a decir yo que sus ventas no fuesen malas, pero coñe… en ese momento tenía cuatro series abiertas, no una, sí ya sé, cosas que sólo le pueden molestar a un friki… es más, sólo a un friki de Superman… -; ahh, también había dicho que no había ocurrido nunca antes… bueno… nadie es perfecto.

La cosa es… acabo de terminar la lectura del mismo y… se han saltado cosas, ¿no? Es decir… hace bastante que no leo toda esta etapa de un tirón, es más, no sé si la he vuelto a leer desde que la compré vía Zinco, pero… faltan cosas. Por ejemplo: ¿no intentaba robar Cadmus el cadaver de Superman y Lois tenía que pactar con Lex para recuperarlo? ¿No era un poco más larga la historia de los sustitutos de Superman? ¿No se han saltado más cosas? Un especial con Gangbuster, El Guardián, Espina y algún otro… Tendría que comprobarlo, pero… de buenas a primeras estoy razonablemente convencido de que faltan cosas.

En fin… vamos al tema. Parece que la culpa de todo la tuvo Jerry Ordway… en una de las reuniones anuales del SuperSquad (editores, guionistas y dibujantes que trabajaban en las series de Superman) se encontraron con un problema sobre la línea argumental que querían llevar a cabo ese año (habían estado desarrollando el romance entre Clark y Lois)… ¡iba a empezar a emitirse una serie televisiva sobre los personajes (en plan comedia romántica) y la Warner no quería que los cómics se adelantasen al final de la misma! Habiéndoles fastidiado la historia sobre la que querían trabajar durante todo el año y habiéndose quedado sin ideas sobre qué hacer, Ordway dijo “Matémosle”, lo mismo que siempre decía cuando se quedaban sin ideas… La cosa es que el editor de las series, Mike Carlin, decidió hacerle caso…

Lo que le interesaba mostrar a Carlin es cómo sería un mundo sin Superman, obviamente todos tenían claro que el personaje iba a regresar antes o después, pero… ¿cómo lo hacían? Según se cuenta, Jurgens llegó a la reunión con la idea de hacer un número de 22 páginas en el que Superman se enfrentase a puñetazos a un ser imparable… Cuándo le preguntaron cuál sería la historia detrás del mismo, Jurgens dijo: “ninguna, ¿qué más dará la historia? A los fans les encantará…” Carlin no estaba de acuerdo con ello y, hasta que surgió lo de la muerte no tenía pensado darle permiso para hacerlo…

Image Hosted by ImageShack.usDecidieron desarrollar la historia de la muerte a través de seis ( o siete) números de la serie de Superman y un número de la Liga de la Justicia ( a la que Superman dirigía en ese momento): la historia comienza cuando un ser ataviado en un traje verde (con una mano atada a la espalda) comienza a atravesar los Estados Unidos en línea recta arrasando allí por donde pasa, la Liga (sin Superman que se encuentra dando una entrevista televisiva a un grupo de alumnos) acude a la llamada de auxilio, pero el ser acaba con ellos muy fácilmente. Cuando se entera de que sus compañeros se encuentran en problemas, Superman acude en su ayuda y se enfrenta – con los que todavía están de pié – al ser – al que a partir de ahora llamaré Juicio Final, que ya está bien -. Superman recibe la ayuda de Máxima, la única que parece poder enfrentarse mano a mano con Juicio Final… pero es una ilusión que dura más bien poco, Superman tiene que dejar la lucha para salvar a una mujer y sus dos hijos lo que deja libre a Juicio Final para dirigirse a Metrópolis… después de ver un anuncio de un combate de lucha libre que se producirá en la ciudad (Sí, lo sé, pero no era yo el guionista de la historia).

Image Hosted by ImageShack.us

Al llegar a la ciudad, Supergirl, los “guardaespaldas” de Luthor, el profesor Hamilton y los policías de la ciudad intentan detener a Juicio Final, pero se ven incapaces de hacerlo. Superman regresa a la lucha y decide enfrentarse cuerpo a cuerpo (¿por qué? Tampoco lo sé, insisto, no era yo el guionista) a Juicio Final… Intercambiando puñetazos hasta que ambos caen agotados frente a la puerta del Daily Planet… Y, finalmente, Superman muere.

Hay que decir que las páginas de los últimos números de esta saga están formadas por combinaciones de paneles decrecientes… Así el anterior antepenúltimo tiene páginas de cuatro paneles, el antepenúltimo tiene páginas de tres paneles, el penúltimo páginas de dos paneles y el último contenía páginas de un sólo panel – también llamadas splash pages – (y así Jurgens se pudo dar el gustazo de dibujar su deseado cómic de 22 páginas en el que Superman se daba de leches con un bicho enorme)…

Image Hosted by ImageShack.us

Después de la muerte… llega el funeral. En el funeral se ven las consecuencias de la desaparición de Superman, por ejemplo, ¿quién busca a las víctimas desaparecidas durante la lucha? ¿quién ayudará en las reparaciones? ¿cómo reaccionará la ciudad a la desaparición de su protector? ¿y el resto de los héroes? ¿y Lex? ¿y Lois? ¿y sus padres? Su padre… bastante mal. Al no poder desplazarse a Metropolis para despedirse de su hijo, Jonathan y Martha deciden hacer un funeral a su estilo y en su honor… y Jonathan sufre un ataque al corazón… del que consigue recuperarse y del que se despierta diciendo que ha conseguido traer de vuelta a su hijo…

Image Hosted by ImageShack.us

Curiosamente, poco después de que Jonathan se despierte, comienzan a producirse “avistamientos” de Superman… concretamente de cuatro “Supermanes” distintos. Unos dicen que se ha vuelto extremadamente violento y que incluso mata a los criminales; otros dicen que se ha enfundado una armadura protectora y que su espíritu vive dentro del que la lleva; otros que debido a sus graves heridas ha tenido que fusionarse con la tecnología kryptoniana y se ha convertido en un cyborg; los últimos que dicen haberlo visto dicen que ha rejuvenecido… y él mismo dice que es un clon del original… Después de esto, vemos como Lois y el teniente Turpin acuden a la tumba de Superman para descubrir si el cuerpo sigue en la misma… y se encuentran con que ha desaparecido. ¿Lo habrán robado o habrá resucitado de entre los muertos?

La historia que se desarrollo a continuación de la Muerte y el Funeral se tituló “El reinado de los superhombres” y en ella se investigaba cuál de los cuatro “Supermanes” que habían aparecido era el verdadero… si alguno de ellos lo era en realidad. Lois va enfrentándose uno a uno con ellos para descubrir si alguno es el verdadero… Todos tienen algo que le recuerda a Clark, pero… ninguno la convence plenamente.

Image Hosted by ImageShack.usEl clon (Superboy a partir de ahora) y el hombre enfundado en la armadura (desde ya, Acero) quedan rápidamente descartados de esa duda… Superboy porque dice ser un clon y el otro porque… él mismo lo dice: “Nunca he dicho ser Superman”. Así que la duda sobre la identidad queda entre el Cyborg y el Superman violento… el del visor.
Por suerte, los guionistas nos sacan pronto de dudas, el Superman del visor es en realidad el Erradicador, un artefacto kryptoniano que se había enfrentado a Superman anteriormente y que, al descubrir la muerte del último hijo de Krypton, recupera su función original – a pesar de su nombre era la de preservar la raza kryptoniana y traslada el cadaver a la fortaleza para intentar resucitarlo y, usándolo como fuente de energía, ocupa su lugar mientras Kal-El recupera sus energías… Poco después asistimos a como el verdadero Superman sale de su “capullo” regenerador y se encuentra con los cuatro sustitutos… El problema es que ha perdido sus poderes y tiene que utilizar un traje de batalla kryptoniano para poder llegar a Metrópolis. Mientras el “verdadero” se dirige a Metropolis, el Cyborg muestra sus cartas… obviamente, no es Superman, es un enemigo del mismo, llamado Hank Henshaw (que Jurgens creó en un número homenaje al origen de los 4F) que ha regresado a la Tierra para vengarse de lo que creé que le ha hecho Superman y, acompañado de Mongul – otro viejo enemigo -, quiere crear un nuevo Mundo Guerra en la Tierra… Con la ayuda de los otros “Supermanes” y Green Lantern, el verdadero Superman consigue detener a sus enemigos y recupera sus poderes… pero pagando un alto precio. Coast City, la ciudad de Green Lantern, es destruida por Mongul y el Cyborg asesinando a todos sus habitantes.

Superman ha regresado y tiene el pelo largo, pero… tiene que volver a recuperar la confianza de la Tierra (y más después de las acciones de los cuatro que le sustituyeron – sobre todo el Cyborg – ) y la de Lois…

Pues… la historia es entretenida. No ha envejecido especialmente mal, aunque hay cosas como lo del Superman con pistolas que… bueno… eso sigue provocándome dolor de ojos cuando lo veo; también me lo produce el dibujo de Bogdanove… madre mía… ¿cómo iban a vender algo con ese dibujante?.

Veamos, siempre me ha gustado la parte que lleva a la muerte… no son números de mucha calidad – sobre todo en lo que respecta al dibujo… digamos que Jurgens era el mejor dibujante de la SuperSquad… eso es indicativo de algo – pero sí son tensos… Me encanta la reducción del número de viñetas por página número tras número, da sensación de cuenta atrás… El número con las 22 splash-pages es espectacular, sigo sin entender por qué se enfrentó a él mano a mano sin usar el resto de sus poderes, no entiendo por qué no lo envió al espacio o lo llevó al centro del sol, pero… es espectacular. Puede que no tenga mucho sentido, pero… espectacular.

Las tramas de Funeral por un amigo, Mundo sin Superman – la que más recortes ha sufrido en este tomaco – y el Regreso… bueno, la primera me gustó, aunque el dibujo sea malo, malo, malo; la segunda… ¿para qué comentarla? no aparece en el tomo de Planeta; el Regreso me gustó algo más, aunque eso de “crees que puedes morir porque te educamos como un humano, igual no puedes morir” es un poco… asín.

Ya centrados en El reinado de los superhombre… tenía mis favoritos entre ellos. Por ejemplo, a Steel y al Erradicador… como que no los podía ver, Superboy me hacía bastante gracia y mi favorito – aunque siempre me pareció un poco raro – era el Cyborg… Ya véis qué vista tengo… XD

Esta saga tenía de todo tanto en guión como en dibujo, los había horribles y los había bastante buenos, Jackson Guice era espantoso, Bogdanove no lo mejoraba, pero Grummett (sobre todo) y Jurgens los mejoraban bastante… pero el resultado es bastante irregular por culpa de las diferencias entre dibujantes.

La edición de Planeta es… bueno, complicada. Joer, son 792 páginas en un mismo tomo… cuando lo leía me daba miedo que se desmontase al abrirlo, con lo cual no pude disfrutar de la lectura por el miedo a que se desmontase; las portadas, a pesar de venir retractiladas, tienen bastantes rayajos y la impresión es bastante defectuosa – sé de lo que hablo, trabajo en una imprenta -; del interior se nota que los materiales que les entregaron son bastante… pobres, al menos el resultado lo es.

La falta de determinadas historias, en cambio, se lo achacaré a DC que no creo yo que en Planeta estén para muchas historias…

Pues… 40 euros por casi 800 páginas por una historia que marcó la actualidad bastante en su momento, pero que, viendo todo lo que han hecho después, pues… se ha ido evaporando su importancia poco a poco. Lo que yo os diga, mi principal recuerdo de esta historia es la noticia de Matías Prats en el telediario…

Finalizando los repasos…

… empezaré por Marvel, compañía de la que únicamente sigo una colección y, visto lo visto, dentro de nada ni eso. La colección es Fantastic Four, y me han llegado dos números, el primero ha sido en el que finaliza la historia de relleno escrita por Karl Kesel y Tom Grummett, en la que los 4F se enfrentan a Diablo (que debe ser el personaje que tiene que aparecer obligatoriamente en los números de relleno) y la segunda es el principio de la etapa de J. Michael Straczynski y Mike McKone, sin entrar en demasiados detalles decir que no me gustó nada, pero nada de nada, una “original” historia relacionada con los problemas monetarios del grupo (¿otra vez?, sí, otra vez) y su relación con el ejército. Advertencia a Marvel, tienen los 3 próximos números para mejorar, si no lo logran…, bueno, me temo que abandonaré los 4F de verdad…

En DC, multitud de miniseries y series regulares. Sobre The Return of Donna Troy ya hablé ayer, así que nada. Primer número de dos miniseries, Rann-Thanagar War y Villians United. La primera, como suponía hace unos días, sigue linealmente los sucesos de la miniserie de Adam Strange, guerras intergalácticas y muchos thanagarianos luchando con muchos rannagarianos, con varios terrestres por el medio… (Por cierto, como ya lo parecía en el Countdown to Infinite Crisis, es, con diferencia, la peor enlazada desde ese cómic a las miniseries que surgieron del mismo); la segunda…, no sé qué puedo decir, hasta el momento, dos grupos de villanos: uno haciendo reclutaciones masivas y otro con sólo seis miembros y dirigidos por alguien desde la sombra, es demasiado pronto para saber qué deparará esta serie… Y segundo número de otras dos miniseries, The OMAC Project y Day of Vengeance. En la primera, protagonismo casi absoluto de Batman, prefiero no dar muchos datos, pero decir que me está gustando y mucho; Day of Vengeance…, bueno, esperaré hasta que termine, pero… no tiene muy buena pinta, para qué negarlo, ya no tenía excesivo interés su planteamiento y está demostrando que puede ser la más floja de las cuatro, ya se verá. En cambio, la miniserie de Justice League Elite se está acercando a su final (ya iba siendo maldita la hora), muchas explosiones, muchas cosas de esas, pero, la verdad, para mí gusto, mala, muy mala. Venga, acabaté ya, que tengo ganas de olvidarte pronto… En cambio, en JLA Classified, sigue la miniserie I can’t believe it’s not the Justice League, la serie está siendo muy buena, pero este número es EXCELENTE, de lo mejor que he leído en mucho tiempo, un número muy duro que contrasta totalmente con el humor que rodea a esta serie, impresionante. Hawkman…, sigue con la historia que promete muchos finales, aunque… quién sabe, eso sí, por lo que parece, cada vez tiene menos posibilidades de sobrevivir. En el número 50 de Green Arrow, finales y principios, parece que después de este número habrá un nuevo comienzo para la serie, por suerte para ella, sigue siendo interesante, aunque ha bajado un poco el nivel, pero bien, que siga, que siga… En la JSA comienza una saga que retomará los cabos sueltos dejados en Black Reign y que transcurrirá paralela a las miniseries Day of Vengeance y Villians United, las portadas de Alex Ross espectaculares, pero la serie está tomando un tono demasiado oscuro para mi gusto. Birds of Prey sigue en tierra de nadie con una aventura protagonizada por Black Canary y Wildcat de invitado especial y conexiones esporádicas con las miniseries y el Countdown, la verdad… flojeando peligrosamente. La JLA se despide, por fin, de Kurt Busiek y Ron Garney (de este creo que momentaneamente… por desgracia), lamentable estancia de 8 números, ala, gracias por haber venido y a otra cosa.

comics_cover4.jpgadventuresofsuperman639.jpg2834_400x600.jpg

Para finalizar con el repaso, algo que había dejado pendiente desde el mes pasado, la saga de tres números que aparecía en las series de Superman durante el cambio de grupos creativos en las colecciones y que protagoniza junto a Superman, el Capitán Marvel. La historia es mala, mala y acaba enlazando con Day of Vengeance, no se sabe muy bien como, pero enlaza… Eso sí, nunca había visto dibujada a Lois con tanto pecho…

Y una recomendación para quien haya llegado hasta aquí, pasaros por Discoplay y comprobad los precios a los que tienen los cómics de Norma…

Nada más.

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaadios

Superman: President Lex y Return to Krypton

Dos recopilatorios que enlazan con los últimos números publicados por Norma en España, justo cuando la serie se dirigía a uno de sus mejores momentos…

president-lex.jpg
Superman: President Lex

Escrito por J.M. DeMatteis, Joe Kelly, Jeph Loeb, Greg Rucka, Mark Schultz, and Karl Kesel; Dibujos de Ed McGuinness, Duncan Rouleau, Paco Medina, Doug Mahnke, Dale Eaglesham, Carlo Barberi, Tony Harris, Matthew Clark, Dwayne Turner, Mike Miller, Todd Nauck, Mike Wieringo, Paul Pelletier, Humberto Ramos, Rob Liefeld, Art Adams, Ian Churchill, Joe Madureira y más; portada de Harris

¡Un enorme recopilatorio que recoge historias del hombre más poderoso de Metrópolis que relatan su camino hacia la Casa Blanca! Las historias, reimpresas de ADVENTURES OF SUPERMAN #581, PRESIDENT LUTHOR SECRET FILES, SUPERMAN: LEX 2000, SUPERMAN #162-165, SUPERMAN: MAN OF STEEL #108-110, y ACTION COMICS #773, también incluyen apariciones especiales de Aquaman, Tempest, Batman y la JLA!

return-to-krypton.jpg

Superman: Return to Krypton

Escrito por Jeph Loeb, Joe Casey, Mark Schultz, Joe Kelly y Geoff Johns; Dibujos de Ed McGuninness, Duncan Rouleau, Doug Mahnke, Kano, Pascual Ferry, Karl Kerschl, Cam Smith, Jamie Mendoza, Tom Nguyen y Marlo Alquiza; portada de Paul Rivoche.

Un nuevo recopilatorio que contiene los siguientes números: SUPERMAN #166, 167 y 184, ACTION COMICS #776 and 793, ADVENTURES OF SUPERMAN #589 y 606, y SUPERMAN: MAN OF STEEL #111 y 128. Este recopilatorio está protagonizado por Superman y Lois Lane que viajan hacia a través del tiempo y del espacio hasta Krypton. Lo que descubre el Hombre de Acero, sin embargo, son dos diferentes visiones de su planeta natal – ¡¡sólo que no está seguro de cuál es la real!!

Evidentemente, las traducciones de las sinopsis están retocadas de las realizadas automáticamente por el traductor de Google… Si se me ha pasado algo, pido disculpas…

Pues…, irregulares es la mejor forma de definir estos recopilatorios.

El primero de ellos, President Luthor, nos cuenta como Lex Luthor llega a la Casa Blanca y por qué lo hace, eso sí, dejando todo ordenado antes de hacerlo (por ejemplo, deja a Talia Head (la hija de Ra’s Al Ghul) como nueva presidenta de las empresas Luthor; sus dos guardaespaldas se van con él a la Casa Blanca; elimina a su mujer; sufre un atentado que le favorece en las encuestas; y el golpe más duro para Superman, Pete Ross (senador por Kansas y casado con Lana Lang) acepta ir como vicepresidente de Luthor en las elecciones.
Durante todo el recopilatorio, se vé como Superman (y su entorno) se ven incapaces para frenar la continuada subida de Lex Luthor en las encuestas y sus reacciones después de que Luthor consiga llegar a presidente.
Por cierto, el gabinete de Luthor prometía dar mucho juego: Amanda Waller, el General Lane (el padre de Lois), Pete Ross, Lana Lang (al estar Luthor soltero/divorciado/viudo hace, la mayor parte del tiempo, funciones de primera dama) e incluso Cat Grant como portavoz…

El segundo de ellos, Return to Krypton, son dos historias diferentes, la primera y segunda parte de esa saga (con una diferencia de año y medio entre una y otra). Si la primera tiene la cosa de que es original y que modifica el origen de Superman tal y como lo presentó Byrne, la segunda es una historia aburrida que no aporta nada al asunto…
Cuando Byrne recreó a Superman en 1986 presentó Krypton como una sociedad muy avanzada tecnológicamente pero con una total ausencia de sentimientos. Jeph Loeb decide que esa presentación era falsa, una fachada para evitar que Kal-El viese la sociedad tan maravillosa que tenían y se pasase su vida buscando Krypton (sip, es tan estúpido como suena), cuando Jor-El considerase que era lo suficiente maduro le revelaría la verdad… Bueno, tiene la cosa de que la historia (a pesar de esto) es bastante entretenida, y al final logran salvar a… ¡¡Krypto, el super-perro!!
La segunda parte…, ni comentarla. Jor-El aparece en la Tierra para que su hijo le ayude en el pasado y ya de paso conoce a Jonathan Kent, no hay mucho que decir sobre esta.

Tanto guión como dibujo son bastante irregulares, debido, sobre todo a la numerosísima cantidad de guionistas y dibujantes que pasan por las diferentes series de Superman… ¡¡Si hasta hay una historia corta de Liefeld!!. De todas formas, tienen cierto interés, y si hubiesen sido publicados por Norma (en lugar de Our Worlds at War) y publicitados debidamente hubiesen tenido bastantes ventas…

¿Cómo que no?
¿No creeís que una campaña publicitaria, con imágenes de Gene Hackman y un texto que dijese algo así como “¿Os imaginaís si este hombre llegase a la Casa Blanca?”, podría arrasar en toda España? ¿No lo creeís? Puff…, ¡qué sabreís vosotros!

Nada más.

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaadios