Manhunter 3

Manhunter 3

Edición original: Manhunter Nº 7 a 9 USA

Guión: Marc Andreyko
Dibujo: Javier Pina, Jesús Saiz
Tinta: Jimmy Palmiotti
Color: Steve Buccellato

Formato: 72 págs.

Este mes empieza una nueva colección dedicada al lado más urbano del Universo DC. En manos de un nuevo huésped, Manhunter prosigue su lucha contra el crimen tanto desde la calle como desde los tribunales. Escrita por Marc Andreyko y dibujada por Jesús Saiz, Manhunter es la serie revelación del año, que ve la luz en España en una edición que incluye tres números USA por número español para disfrutar el triple.

Precio: 4,95 €

Siguen las historias de nuestra fiscal superheróica favorita… ¿hay más?, la sin par… ¡Kate Spencer! (ojo, no he tenido que mirar su nombre). Y en esta ocasión están centradas en el juicio del ¿asesino? del Firestorm original, el Ladrón Sombra. Personaje que, a cambio de beneficios en su condena, promete revelar secretos y nombres de otros villanos. Y claro, estos reaccionan y quieren impedirlo.

Un breve inciso… una de las cosas que más me gustaron de las Crisis Infinitas era el que los villanos actuasen unidos bajo una misma dirección. Por desgracia, lo que se ve en este número es una excepción a esa circunstancia y no digamos ya después del O.Y.L. donde parece haberse perdido del todo…

Volviendo al cómic… Tiene cosas buenas, muy buenas, por ejemplo… las escenas del juicio – las de lucha no – en las que se enfrentaban abogados y declarantes, tanto la de Hawkman como la de Superman están muy bien; las escenas de Kate y Dylan; y el hecho de que los villanos actuen unidos. Lo “peor” es que DC ha anunciado que NO cierran la serie… Bueno, era eso o que planeaban reabrirla pronto.

Nada más.

Aaaaaaaaaaaadios

Cómic USA: Manhunter

Otra de esas series por las que nadie daba un duro y que, sorprendentemente han resultado ser una maravilla…

Guión de Marc Andreyko
Dibujos de Jesús Saiz y Javier Pina

Argumento: Kate Spencer (Manhunter) es una fiscal separada, fumadora empedernida y con un hijo al que descuida por completo, es capaz de amenazar a su ex con hacer uso de sus influencias como abogada para quitarle la custodia del niño, es capaz de amenazar a un hombre que se encuentra en protección de testigos si no la ayuda con su nueva ocupación, es capaz de matar a un villano por no haber sido capaz (rebuznancia me perdonen, please) de encerrarlo como fiscal…

En fin… de buenas a primeras tiene buena pinta, ¿no? Es más, ¿no les recuerda a cierto personaje protagonista de una película no hace demasiado tiempo? Me refiero a tal y como lo presentan en la película, no a como es en realidad… Pues bien, debería y no debería al mismo tiempo. Es cierto que las similitudes con Daredevil son más que obvias, a ver… abogados con identidad secreta y que se visten de rojo, pero… hasta ahí hemos llegado. De acuerdo, comparten profesión, comparten color de uniforme y hasta podríamos decir que ambos usan un bastón para apalizar a los villanos que se les escapan, pero… Matt es un buen chico e intenta serlo siempre, Kate no. Ojo, no me malinterpretéis, Kate intenta hacer su trabajo, intenta encerrar a los villanos… bueno, más bien intenta que los condenen a muerte, pero oye, que lo intenta. Aunque generalmente no lo logra, y eso la frustra y por eso se pone el traje (que es una amalgama entre varios uniformes superheroicos (hay todo un número de relleno, el 15, dedicado a explicar de dónde ha tomado cada parte del traje y cómo han llegado esas partes al control de la policía de Los Ángeles).
Curiosamente y no como a otras series que surgieron (más o menos) al mismo tiempo que esta los crossovers con Infinite Crisis (y similares) no le han sentado nada mal y han sido bastante bien aprovechados por el guionista.
En el primer número se nos cuenta el “origen” del personaje, como dije un poco más arriba, Kate agobiada por su incapacidad para lograr que condenen a Copperhead a muerte después de asesinar a más de 48 personas decide, al fugarse este del furgón policial que lo trasladaba a la cárcel, tomarse la justicia por su mano y acaba matándolo mientras lucha con él (ojo, no es una muerte accidental, lo hace voluntariamente, algunos dirían que en defensa propia, pero no me lo parece), lo que provoca que, en el número siguiente alguno de sus amigos quiera vengarse… concretamente, Shadow Tief, lo mejor del siguiente número no es esto (entre otras cosas, porque el combate entre ambos se producirá en el tercer número), si no el peazo de cliffhanger con el que termina, una explosión producida al encontrar el hijo de Kate la vara de Manhunter y activarla… En el cuarto “conseguirá” a su ayudante, Dylan Battle (nombre falso, por supuesto) y en el quinto se producirá una especie de tie-in con Identity Crisis, al tratar con las consecuencias (vamos, que la JLA va detrás de Shadow Tief) de la muerte de Firestorm…

En el sexto número comienza la saga, en cuatro partes, “Trial by fire” en la que tendrá que juzgar como fiscal a Shadow Tief (con la aparición de varios miembros de la JLA como testigos de la acusación) y como Manhunter tendrá que detener los continuos ataques de la Sociedad de Villanos para impedir que hable… por los medios que sean necesarios.
En el décimo número comienza la saga “Manhunted” en la que descubrirá lo que significa el nombre que lleva al descubrir que todos las personas que llevaron con anterioridad dicho nombre están siendo asesinadas uno tras otro, el anterior Manhunter Mark Shaw intentará encontrarla para avisarla, pues el asesino no es otro que Dumas, la némesis de los Manhunter, aunque no todo está tan claro como parece… Durante esta saga se producirá al mismo tiempo un crossover con The OMAC Project, ya que parece existir una relación, todavía desconocida entre los manhunters y los OMACs…

Y debo, puedo y quiero decir que es una gran serie. Vale que el dibujo no es el mejor del mundo (el de ninguno de los dibujantes que pasaron por la misma hasta el momento), pero el conjunto de la misma es más que notable, tanto por la protagonista (de los mejores personajes que se han creado en los últimos tiempos) como por las historias que narra Andreyko…
Lo que me temo es que no va a ser publicada en España, lo sé, soy muy negativo, pero visto lo visto, ¿alguien cree que Planeta se arriesgará con un producto así?
Lo dudo, lo dudo mucho. Eso sí, espero que DC se ponga las pilas en cuanto a sacar TPB’s porque hasta el momento sólo ha aparecido uno.

Nada más.

Aaaaaaaaaaaadios

Countdown to Infinite Crisis: The OMAC Project

Preludio de las Infinite Crisis de DC tenemos cinco series limitadas que marcarán el inicio de las mismas, enfatizando diversos aspectos que las Infinite Crisis tendrían que solucionar, las cinco colecciones son las siguientes:

The OMAC Project (Greg Rucka y Jesus Saiz)
The Rann-Thanagar War (Dave Gibbons e Ivan Reis)
Day of Vengeance (Bill Willingham y Justiniano)
Villians United (Gail Simone y Dale Eaglesham)
The Return of Donna Troy (Phil Jimenez, José Luis García-López y George Perez)

Estas cinco series surgen de un especial llamado Countdown to Infinite Crisis donde, a través de la investigación de un héroe que, finalmente, acabará muriendo, vemos los puntos de origen de dichas series limitadas.

La serie limitada sobre la que voy a hablar hoy es:

The OMAC Project

Esta serie está dedicada a investigar (y relanzar) las sociedades secretas del Universo DC.

Galería de portadas:

La serie está directamente relacionada con el especial Countdown to Infinite Crisis, fijaos si estará relacionada, que se inicia cinco minutos después del final del mismo, narrando las acciones que se llevaron a cabo después de ese momento (los que lo hayan leído, ya sabrán a qué me estoy refiriendo, los que no… lo siento, pero no voy a decirlo). La serie está centrada inicialmente en la organización Checkmate, una organización secreta que hace aquello que no pueden hacer los gobiernos elegidos democráticamente. Pero, muy pronto se centra en las acciones que lleva a cabo el Rey Negro de Checkmate para lograr el control de la misma y, sobre todo, la eliminación de todos los seres con superpoderes del Universo DC. La historia está narrada a través de las acciones del Caballero del Rey Negro, Sasha Bordeaux, antigua aliada de Batman hasta que se unió a Checkmate. Batman está muy relacionado con esta serie, ya que el Rey Negro utiliza una creación suya, el Hermano Ojo, para controlar los movimientos de todos los superseres de la Tierra. Las razones de Batman para crear el Hermano Ojo se descubren en la aclamadísima serie limitada Identity Crisis y en el especial (muchísimas veces citado) Countdown to Infinite Crisis. Cuando Checkmate comienza a oponerse a las decisiones del Rey Negro, este, a través del Hermano Ojo, activará una contramedida muy especial, los OMAC (One Man Army Corp) a los que ordenará destruir a los héroes…

¿Cuál ha sido la intención de esta serie?

Relanzar las sociedades secretas del Universo DC y, sobre todo, utilizar (actualizándolo) un concepto buenísimo como es el de los OMAC y Hermano Ojo en el Universo DC post-crisis.

¿Lo ha logrado?

En principio esta era la serie que más me atraía de las cuatro que surgían del Countdown… y, probablemente sea la mejor, aunque también es la más polémica de todas, entre otras cosas, porque, en teoría, no iba a ser necesario leer otras series para poder seguir estas minis y, entre las colecciones de Superman y la de Wonder Woman se monta otra miniserie, Sacrificio (de la que ya he hablado en este blog), que resulta prácticamente imprescindible para el entendimiento de la misma. Así que, si tengo que decir si lo ha logrado, sin tener en cuenta ese Sacrificio y reconociendo que ha perdido un poco de fuelle al final… debo decir que sí, que lo ha logrado. Tanto Checkmate como OMAC son unos conceptos demasiado buenos como para no utilizarlos.
Probablemente sea la serie que tenga las consecuencias más importantes y que sean más visibles en el Universo DC.

¿Qué tal ha estado la serie?

En general, bien. Como decía hace un instante, ha perdido un poco fuelle al final, pero, si tuviese que recomendar una de ellas por encima de las otras, sería esta. Ojo, con la saga Sacrificio incluida.

¿Tu puntuación?

Pues… un 6’5 tirando a un siete. Un notable cómodo.

Nada más.

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaadios