Universo DC: Lobo Nº 13

Universo DC: Lobo Nº 13

Edición original: Lobo Nº 57 a 64 USA

Guión: Alan Grant
Dibujo: Greg Luzniak, CT Critchlow, Keith Giffen
Tinta: Mark Propst, CT Critchlow
Color: Gloria Vasquez

Formato: Libro rústica, 208 págs., color.

Este número de Universo DC: Lobo marca el fin de una era con la publicación de los últimos números de la cabecera regular de nuestro czarniano favorito. Para la despedida, Alan Grant preparó una serie de historias imprescindibles: una nueva versión de Los viajes de Gulliver protagonizada por Lobo; la reinterpretación del personaje al más puro estilo superheroico; el tradicional encuentro anual entre Lobo y Demon, con visita al Cielo incluida; y, además, un episodio dibujado integramente por Keith Giffen.

Precio: 8,95 €

Universo DC: Lobo – 13: penúltimo número de Planeta y ocho últimos números de la serie regular del personaje… El punto más coñón es que cuando los demás super-héroes estaban dando un giro hacia el lado oscuro, Lobo dio un giro hacia un tono más… super-heroico. Donde todos los demás iban al “grim and gritty”, Lobo, el personaje que quizás había comenzado esa tendencia, adopta – temporalmente, claro – un tono más… heroico, por suerte no duró demasiado. En fin, en la primera historia, Lobo se tiene que enfrentar a un grupo de asesinos sospechosamente parecidos a Savage Dragon en medio de una convención de policías… en la que Lobo se infiltra disfrazado de uno de ellos; la segunda historia tiene como elemento más destacado el dibujo de Keith Giffen que regresa al personaje que él mismo creó… la historia no me gustó nada, el dibujo me parece de lo peor y no acabo de ver demasiado claro qué necesidad había de cargarse al pobre perro; la siguiente es un homenaje a los viajes de Gulliver al estilo de Lobo…; la siguiente historia es la que comentaba al principio del comentario, en la que Lobo se convierte en un super-héroe al uso… mientras los electro-shocks de los mandamases de DC consigan controlar a Alan Grant… lo que dura aproximadamente tres números; para los dos últimos números de la serie, Alan Grant decide contar una historia en la que Lobo y The Demon viajan al Infierno para recuperar al alma un billón del Cielo que por culpa de un error burocrático ha sido enviado al Infierno y estos se niegan a devolverlo… Cuando llegan allí descubren que el Infierno está sufriendo algunos… cambios curiosillos.

Pues qué queréis que os diga, la verdad es que la serie ha flojeado bastante y no me extraña que cerrasen la serie… Para mí, a Lobo le pasa como a Lobezno, son personajes perfectos para una serie limitada anual o incluso menos… una exposición continuada del personaje acaba por agotarlos y dejan de ser llamativos e innovadores para convertirse en… personajes habituales a la par que aburridos. Obviamente, estos números se ven afectados por el cierre de la serie y por eso habría que tratarlos con una mayor benevolencia de lo habitual… Así que tenemos un guión mediatizado acompañado de un dibujo aceptable en su gran mayoría – la verdad es que los que no me gustaron fueron el número dibujo por Giffen y los dos últimos dibujos por Marcos Olivetti -.

Lo que es de traca es la cronología de Lobo en la que los articulistas de Planeta anuncian todos los números de Lobo que no van a ser publicados en esta colección… ¿lo hacen sin darse cuenta o lo hacen por joder? Ahh, dudas, dudas…

Universo DC: Lobo Nº 12

Universo DC: Lobo Nº 12

Edición original: Lobo Nº 49-56 USA

Guión: Alan Grant

Dibujo: CT Critchlow , Varios autores

Formato: Libro rústica, 208 págs., color.

Por fin! Si eres de los que piensa que Lobo es una farsa porque nunca mata a ningún héroe, vas a cambiar de idea radicalmente cuando Lobo… ¡elimine a todos los héroes del Universo DC! En serio, ¿qué mejor manera de celebrar que su colección regular llega al número cincuenta que desmembrando y eliminando héroes tan conocidos como Flash o Superman? Además, por si esto no fuese sufi ciente, este volumen incluye el funeral de Gold Star y el fi n de la tensión sexual entre Lobo y Darlene, con boda incluida.

Precio: 8,95 €

¡Amos campeón, tú puedes con todos!

¡Amos campeón, tú puedes con todos!

Universo DC – Lobo 12: vayamos por partes. En el primer número tenemos a Lobo y a Jonas intentando capturar vivo a un capo mafioso en, como no, uno de los restaurantes de Al que, como no, termina destrozado; después vemos a Lobo, celebrando el número 50 de su colección, matando a todos los super-héroes del Universo DC – en un número, según dicen en el prólogo, muy alabado, pero… no tengo muy claro el por qué, el dibujo va empeorando según pasan las páginas, el guión flojea de mala manera y la mayoría de las muertes de los héroes son bastante estúpidas, aún si tuvieran algo de lógica…- en fin, quien le contrata para matarles a todos resulta ser Keith Giffen y, como no podía ser de otra forma, toda la historia resulta ser una pesadilla compartida por todos los héroes; a esta le sigue otra historia co-protagonizada por unos policías de carretera; y una saga en tres partes en la que vemos el funeral de Goldstar – al que han invitado a Lobo -, su resurrección y la de otros héroes igual de positivos que él que le dan una paliza a Lobo, volvemos a asistir a su muerte – nuevamente a manos de Lobo – y además vemos como Lobo es licuado y convertido en una fuerza del bien… durante un rato al menos… Lo último que vemos es el destino final del gafe por excelencia, Badluck Happigo… ¿o no?; en la penúltima historia del tomo… un viaje a Mundooveja (un planeta convertido en un parque temático sobre… ovejas) que se complica un poco; y en el último número del tomo… la boda entre Lobo y Darlene que, como no podría ser de otra forma, es una alucinación que sufre Darlene después de recibir un golpe… curiosamente, todo va bien hasta que llevan 20 años de casados (¿en los que Darlene tiene 64 años? Caray, qué bien se conserva actualmente para tener cuarenta y pico…)… lo que hace que Darlene se replantee toda su “no relación” con Lobo… una vez que se despierta, claro.

No pares, sigue... sigue... No pares, sigue... sigue...

No pares, sigue... sigue... No pares, sigue... sigue...

Pues… ¿qué queréis que os diga? Al mismo nivel que las anteriores, un dibujo pasable (en la mayoría de los números) y unos guiones flojillos (vale que Alan Grant estaba desde el principio, pero… ¿a quién le sienta mal un descanso de vez en cuando?)… Vamos, lo normal en esta serie.

Ahora la pregunta es: ¿Qué pasará con el Universo DC: Lobo 13 que no está ni anunciado aunque ya sabemos la fecha de salida del 14? Ahh, Planeta y sus intrigas…

Universo DC: Lobo 11

Universo DC: Lobo Nº 11

Guión: Alan Grant
Dibujo: CT Critchlow , Varios autores

Formato: Libro rústica, 208 págs. Color.

Edición original: Lobo 43 a 48 + Fragtastic Voyage USA

¿Cómo es posible que un asesino de masas se convirtiese en uno de los personajes más famosos y queridos de DC Comics en los años noventa? La culpa es de Keith Giffen, quien, tras rescatarlo del olvido en las páginas de la Liga de la Justicia, lo convirtió, con la ayuda de Simon Bisley, en el antihéroe definitivo. Religión, sexo, superhéroes… ¡No volveréis a ver los cómics de la misma forma!

Precio: 9,95 €

Universo DC – Lobo 11: un especial y seis números de historias sueltas, exceptuando la de La Gran Pelea que necesita ¡dos números! para ser contada… ¿de qué va? No hay trabajo, los cazarrecompensas se aburren y a Tartan Quarantino se le ocurre organizar una pelea entre ellos para “relajarse”. En las otras… Jonas y Lobo enseñan al sobrino del primero el oficio; en otra hay un crossover con Génesis que termina con la muerte de Goldstar; una visita el planeta Koloso de las Karreteras (el planeta con miles de kilómetros de carreteras que está en perpetuo movimiento); y la recuperación de los pingüinos que, según ellos mismos, co-protagonizaron junto a Lobo el especial en el que se enfrentaba a Santa Claus… qué, como podéis suponer, es un número lamentable.
Si Critchlow dibuja la serie, mantiene un nivel aceptable, en cuanto entran los sustitutos el nivel baja mucho. Concretando en el especial… pues no me gustó nada el dibujo y la historia… como que tampoco, alguna burrada divertida, pero los justos. Regularcillo tirando a malo.