Harry Potter y el Príncipe Mestizo: la película.

Como ya sabéis los que leéis con regularidad el blog, soy una gran seguidora de la serie Harry Potter. Siempre he leído los libros antes de ver las películas, no podía esperar a que tradujeran el libro en español y lo leía en inglés y además he escrito varios post sobre la serie cuando aún no habían aparecido todos los libros. Por eso no puedo dejar de opinar sobre lo que para mí es una de las mejores adaptaciones en cine hasta ahora.

Image Hosted by ImageShack.us

Harry Potter y el el misterio del príncipe, aparte del desacuerdo con la traducción del título, me gustó bastante. Pero vayamos por partes.

La película ya empieza eliminando cosas. No aparece la conversación de Dumbledore con los tíos de Harry, una conversación que a mí me parece vital y muy emotiva, ya que el mismo Albus Dumbledore, aquél que ha cuidado de Harry en la distancia desde que tenía un año le recuerda a Petunia su promesa de tratar a Harry como si fuera su propio hijo, promesa que no ha cumplido en absoluto. También le recuerda una conversación que tuvo con ella cuando se enteró de que su hermana era bruja y ella quería estudiar también en Hogwarts a pesar de no serlo. Además es una despedida de Dumbledore. Les pide a los tíos que acojan a Harry hasta el momento de ser mayor de edad. Y esta despedida es importante porque Dumbledore no estará el verano siguiente, cuando esto ocurra.

Image Hosted by ImageShack.us

Como empieza la película es con los mortífagos atacando Londres. Recuerda a la conversación del Primer Ministro inglés con el Ministro de Magia con la que empieza el libro: los mortífagos han tomado la ciudad y todos deben luchar. Es también un preludio a lo que será el séptimo libro. A continuación, Harry ligando con una camarera muggle. En este momento decidí ver la película como si no hubiera leído el libro. Pero cuando aparece Dumbledore y lleva a Harry a convencer a Slughorn para que acepte un puesto de profesor. Porque a partir de este momento se convierte, según mi opinión, en una de las mejores adaptaciones de un libro de Harry Potter que han hecho hasta la fecha.

Image Hosted by ImageShack.us

La siguiente escena me puso los pelos de punta: el juramento inquebrantable. A pesar de que cualquier espectador curioso hubiera podido ver un rastro de embarazo en Helena Bonham Carter cada vez que la cámara enfocaba más abajo de su corsé, la escena es tal cual me la imaginaba en el libro: Bellatrix “obliga” a Snape a hacer un juramento inquebrantable con Narcisa para proteger a Draco y cumplir su misión si éste no pudiera cumplirla. El destino ha quedado sellado: Dumbledore morirá.

Image Hosted by ImageShack.us

Ya en la Madriguera empieza lo divertido: la aparición de Ron, Hermione y Molly en las escaleras preludian las risas que tendrán lugar durante toda la película. Las escenas divertidas de adolescentes intentando sobrevivir en un mundo de posibles parejas me gustaron, a pesar de que Hogwarts ha empezado a parecerme más un lugar de ligoteo que un colegio inglés propiamente dicho. Pero están bien llevadas la relación de Harry con Ginny y la relación de Ron con Hermione. No está la escena en la que Ginny besa a Harry en medio de la Sala Común después de ganar el partido de quidditch, pero no se puede tener todo.

Image Hosted by ImageShack.us

La parte seria también está bien llevada y no falta ninguna escena importante: Draco inmovilizando a Harry en el tren, estudio de pociones con Slughorn, aparición del libro de pociones propiedad del Príncipe Mestizo, recuerdos de Tom Riddle, Dumbledore con la mano dañada, ataques de alumnos contra el director, Snape más sutil que nunca y sobre todo Draco en solitario intentando cumplir la misión que le ha sido encomendada por el Señor Tenebroso para recuperar el honor de su familia ahora que Lucius está en Azkaban.

También han añadido alguna cosa sin importancia: un ataque a la Madriguera. Es cierto que no aparece en el libro, pero puedo entender su aparición como un preludio de lo que será la séptima película. El detalle de Arthur diciendo a Harry que todos los miembros de la Orden están siendo perseguidos, o el detalle de que aparezca Fenrir Greyback como mortífago.

Sí que hubiera añadido alguna cosa al final de la película: una lucha encarnizada entre mortífagos y miembros de la Orden. Pero me estoy adelantando.

Image Hosted by ImageShack.us

Tengo que hablar también de los actores. La mayoría muy bien elegidos. Empecemos por los peores. ¿A quién se le ocurrió que David Thewlis sería un gran Remus Lupin? Si ya sobraba en las películas anteriores, en esta está de más. Sin duda, es lo peor de la película.

Image Hosted by ImageShack.us

Un gran acierto elegir a Jim Broadbent para el papel de Slughorn. Da la talla y la supera con creces. No tenía ninguna imagen concreta de este profesor, pero sin duda, sería él. Otro actor inglés que pone el listón alto para los numerosos profesores que han pasado por las aulas de Hogwarts.

Image Hosted by ImageShack.us

Los mejores, los de siempre. Albus Dumbledore ha dado la talla en esta película en la que puede lucirse un poco más. El chico que han elegido para hacer de Tom Riddle está correcto. No sé si serán imaginaciones mías, pero se parece físicamente a Ralph Fiennes e incluso pude ver algún gesto característico de él. Aunque Voldemort no aparece, se le puede intuir a través de este actor. Helena Bonham Carter como Bellatrix es asombrosa. Casi parecía que estaba disfrutando realmente cuando se encuentra en Hogwarts destrozando el comedor. Los demás mortífagos muy bien: un Greyback muy bien caracterizado, una Narcisa Malfoy preocupada por su hijo y muy correcta en su papel, un Draco que a pesar de vestir como muggle da la talla como mortífago agobiado por sus responsabilidades, y sobre todo, un Severus Snape que cumple con creces, como debe ser. Es una de las razones por las que Alan Rickman ha subido en mi escala de actores favoritos. A pesar de llevar ya seis películas con el mismo papel, no ha bajado el listón en ningún momento. Incluso en películas en las que apenas le dejaban libertad para interpretar bien al personaje (como la segunda o la cuarta). En esta le dan vía libre y puede lucirse como quiera. Sabe estar en un segundo plano cuando la ocasión lo requiere, como en la escena en la que Ron está en la enfermería y tiene que contemplar el numerito que están dando sus alumnos con hormonas alteradas. Y también sabe lucirse cuando se lo permiten.

Image Hosted by ImageShack.us

El final es grandioso, pero yo lo hubiera alargado un poco. Cuando Dumbledore llega a Hogwarts con Harry y Draco se enfrenta, los mortífagos aparecen y toman el colegio. ¿Dónde está la Orden del Fénix entonces? ¿Qué ha sido de Lupin, Tonks, Ojoloco y Bill Weasley? ¿Qué hacen los miembros de la Orden mientras Severus mata a Dumbledore? ¿Por qué permiten que Bellatrix campe a sus anchas por el Gran Comedor? ¿Y por qué Bill no se enfrenta a Greyback convirtiéndose así en un medio licántropo? Es lo único que realmente eché en falta en esta película: una lucha entre mortífagos y miembros de la Orden.

Image Hosted by ImageShack.us

Después, los mortífagos escapan en una salida triunfal. Snape coge a Draco y se lo lleva: prometió protegerle. Pero no se olvida de dar media vuelta y darle un repaso a Harry. Ya me lo pregunté en el libro y aunque aquí no está muy detallado, no sé cómo Harry no se da cuenta de lo que Snape está intentando hacer realmente: abrirle los ojos. Sí, él ha matado a Dumbledore, pero mientras Harry no sepa utilizar la magia más allá del spelliarmus, no podrá contra él, y mucho menos contra Voldemort. “Sin palabras, Potter”, le grita Snape en el libro. “¿Te atreves a utilizar contra mí mis propios hechizo?”, le dice Snape. “Yo soy el Príncipe Mestizo”, le confiesa más tarde en un enfrentamiento que me erizó la piel. Sin duda, Severus Snape es un gran personaje.

Ya sólo nos queda esperar un par de años a que saquen la séptima y última. Hay rumores de que la van a hacer en dos partes, pero si son listos, la harán en una sola: quitarán lo prescindible de esas acampadas de Harry, Ron y Hermione; y se centrarán en la acción que nos gustó a los lectores. Voldemort ha tomado el mundo mágico. Sus mortífagos campan a sus anchas. Snape reinará sobre Hogwarts. Y yo iré al cine a verlo.