Dragon Head 09

Penúltimo número de esta historia con el protagonista solo en su ciudad natal… y cuando digo solo quiero decir solo.

Dragon Head Nº 09

Guión: Minetarô Mochizuki
Dibujo: Minetarô Mochizuki
Tinta: Minetarô Mochizuki

Color: Blanco y negro
Formato: 224 págs.

Precio: 8,95 €

Dragon Head 9: Teru ha conseguido llegar a Tokio, pero la ha encontrado “totalmente” abandonado, está agotado y se le han terminado el agua y la comida… Por el camino encuentra un panfleto dejado por el Comite de Emergencia de Desastres a Gran Escala… ¡Si es que estos japoneses tienen de todo! Pero de todo, todo, todo…

Y lo que es peor, se ha dado cuenta de que, aunque le prometió a Seto que iría a buscarla, no tiene ni idea de dónde vive. Lo único que le mantiene en marcha es la voz que cree haber escuchado saliendo del metro…

Una vez que consigue superar su miedo a quedarse enterrado, otra vez, bajo tierra Teru se introduce en el metro y comienza a buscar el origen de la voz. Después de pasar caminando un tiempo indeterminado, Teru encuentra una radio que es de donde surge la voz humana y tras esa otra y las va buscando hasta encontrar a la persona que la está emitiendo… Después de encontrar un agujero en el suelo a través del cual se puede ver un río de lava, Teru encuentra una zona con pintadas muy parecidas a las que hacía Nobuo…

Pasando a través de varias puertas con carteles de prohibido el paso, con iluminación eléctrica, Teru acaba llegando hasta un almacén en el que encuentra numerosas cajas de comida enlatada, agua embotellada y medicinas – pero lo que Teru no ha visto es la señal de “experimental” que hay en muchas de esas cajas -. Después de beber y comer, Teru descubre que no está solo en el almacén… Hay varios chicos con cicatrices en la cabeza y uno de ellos es capaz de hablar, este le dice que la comida estaba drogada y cuando cae inconsciente le lleva hasta su “jefe”.

Cuando se despierta el “jefe” le da la bienvenida al reino subterráneo y le dice que él y los de las cicatrices en la cabeza son “investigadores” del terror que está sintiendo la gente desde que se produjo el suceso que arrasó Japón y que están intentando recuperar los sentimientos que han perdido desde que toman la comida enlatada que contenía una droga experimental para “tranquilizar” a la gente en caso de que se produjese una situación caótica. El “jefe” y el chico de la cicatríz que se autodenomina “cabeza de dragón” le ofrecen a Teru la posibilidad de dejar de tener miedo si sigue tomando los alimentos… Mientras está allí, Teru descubre que hay un grupo de chicos que se han pintado igual que Nobuo.

Creyendo que están intentando lavarle el cerebro. Teru decide irse de allí pero busca antes un sitio en el que descansar… Mientras descansa se da cuenta de que merece la pena seguir viviendo por Seto…
En el exterior los equipos de rescate enviados por otros países descubren que el equipo de exploración que enviaron ha sido asesinado por miembros del grupo donde se encontraba Teru…

Hablando con el chico de la cicatriz sobre lo importante que es sentir el miedo, Teru acaba por decidirse y se marcha de allí una vez que decide que quiere regresar a su casa. Después de buscar comida y bebida sin drogas, Teru decide seguir su camino siguiendo las vías del metro… Gracias a una de las radios Teru descubre que hay grupos de rescate llegados del extranjero en Japón y continua el camino hacia su casa. Cuando llega hasta su casa descubre que su edificio ha sufrido graves daños, pero eso no le impide subir hasta su piso… Cuando atraviesa la puerta descubre que está totalmente destruido pero al menos no hay cadáveres… Agotado y desesperanzado, Teru se acuesta en lo que era su cama.

Y si no os gusta Teru habréis odiado este tomo… y es que es un tomo dedicado enteramente a él y a su soledad… y al sufrimiento que siente después de darse cuenta de que necesita a Seto… Lo que sigue sin convencerme es toda esa comida de tarro que se suelta el autor sobre el significado del miedo y todas esas cosas… ¿Qué pasa? ¿Es que quiere pontificar con su opinión? Anda que… De cualquier forma no ha vuelto a conseguir las mismas sensaciones que en los dos primeros tomos. Lo cierto es que lo de esta serie es… lamentable. Empezó muy, pero que muy bien y poco a poco fue degenerando de mala manera y lo que podría haber sido una serie de ciencia ficción sin mayores alardes se convirtió en un desbarre mental sobre el miedo y chorradas así que no tenía ni pies ni cabeza ni, para mí por lo menos, el más mínimo interés.

La verdad no recordaba que los últimos tomos fueran tan malos.

Acerca de Eugenio

Anda que sí...