Dragon Head 07

Ainsss, Teru, Teru… mira que no saber leer entre líneas… ¿Seto te tiene que enviar un e-mail para que te enteres o qué?

Dragon Head Nº 07

Guión: Minetarô Mochizuki
Dibujo: Minetarô Mochizuki
Tinta: Minetarô Mochizuki

Color: Blanco y negro

Formato: 224 págs.

Precio: 8,95 €

Dragon Head 07: habíamos dejado a Nimura y a Seto en una situación bastante comprometida, dejamos a Seto para después que está relacionada con lo que hace Nimura…

Nimura estaba a punto de llevarse un batazo en la cabeza, pero consigue evitarlo y encuentra una moto con la que huir… pero decide llevarse a Seto consigo por lo que recorre el hospital en la moto hasta encontrarla y la “recoge” antes de que el chaval operado llegue hasta ella… Si le dispara Nimura o los perseguidores no está demasiado claro.

En fin, una vez que consiguen salir del hospital consiguen llegar hasta Iwada y el helicóptero, todo con muchas dificultades y mucha comida de coco por parte de Seto como podéis suponer, pero, finalmente, consiguen regresar hasta Teru y la señora…
Gracias a los antibióticos, Teru se va recuperando poco a poco y Seto… intenta insinuársele y tal, pero es que Teru está un pelín obsesionado con encontrar a su familia… y no está para según qué cosas… Vamos, que el muchacho no se entera.

Y eso que ella se le despelota delante y todo… Vale, algunos dirán que es casualidad, pero… ¿no le estaba esperando ella después de su baño? Al tema que nos perdemos. Teru sigue obsesionado con regresar a Tokio, pero como el tío tampoco es tonto del todo le da a Seto las llaves de su casa para que las guarde por él… así tendrán que llegar juntos a Tokio (Teru pillín, si te lo tienes todo montado).

Idawa consigue convencer a Nimura, Teru y Seto para regresar a Tokio atravesando la nube de polvo negra que cubre el cielo… pero claro, antes Teru le tiene que meter una leche a Nimura por todo lo que les hizo pasar a él y a Seto… Ya sabéis, cosas de machotes, pero Nimura parece que ha aprendido algo… y decide no devolvérsela… demasiado.

Por su parte, Seto cree haber descubierto a qué se refería el chaval operado al hablar del cuadro de Hokusai… ¡el monte Fuji ha estallado! Una vez que escucha eso, Teru piensa que si el flash de luz que vio antes de introducirse el tren en el túnel no habría sido una erupción… La profesora decide quedarse en Izu y reconstruir la ciudad por sí misma, antes de irse le pide a Teru que cuide de Seto.

El viaje en helicóptero es muy complicado, entre la oscuridad y la ¿ceniza? (supongamos que sí fue el Fuji que reventó), en Teru y Seto crece la sensación de que han vuelto al interior del túnel. Cuando se acercan al suelo para ver si pueden conseguir una visibilidad mayor, los cuatro descubren un panorama aterrador… el suelo está en llamas.

La desesperación se apodera de los cuatro y va incluso a peor cuando descubren un enorme agujero al que descienden para investigar y tienen que dejar de investigar cuando no encuentran el fondo del mismo. Después de un tiempo imposible de calcular, deciden regresar a la superficie y buscar un sitio en el que buscar agua y comida… Deciden reabastecerse en un supermercado y aterrizan allí, mientras Teru y Nimura buscan comida, Iwada y Seto se quedan en el helicóptero… y Seto se echa a llorar.

Bueno, bueno, bueno… es un tomo bastante desesperante en su segunda parte. Al principio del mismo hay carreras, persecuciones, disparos y muchas cosas más… Prácticamente una continuación del anterior. En el interludio entre ambas partes tenemos a Seto intentando que Teru se de cuenta de que le necesita, ajá, sabía que estabais esperando que escribiese que quería marcha o algo así… pero no, no caeré en ese cliché… Personalmente creo que la serie sigue flojeando tomo tras tomo y que han sido incapaces de repetir la sensación de agobio que consiguieron en los dos primeros… y mira que con toda la historia esa del “bujero” en el suelo y tal lo deberían tener sencillo, pero… no acaba de conseguirlo. Demasiadas explicaciones y elucubraciones para un espacio tan reducido como un helicóptero… No sé, no sé, no me ha acabado de convencer este tomo. El dibujo bien pero tampoco es como para echar cohetes. Según se acerca el final la serie va perdiendo más y más fuelle… una lástima.

Acerca de Eugenio

Anda que sí...