Saint Seiya Episodio G 16

¿Y ya estamos en el tomo 16? Caray, cómo pasa el tiempo.

Saint Seiya Episodio G 16

Guión: Masami Kurumada
Dibujo: Megumu Okada

¡La batalla de Aioria contra Hiperión, su mayor rival, está tocando a su fin! Tras escapar a un destino maldito, las llamas negras que emplea Hiperión como golpe acaban formando un gigantesco sol negro. ¿Logrará el resplandor del puño dorado de Aioria encender la luz de la esperanza entre las tinieblas que le envuelven? ¿¡Nos espera la verdad al final de este increíble combate!?

Manga 130x185mm, tapa blanda con sobrecubiertas, 192 páginas b/n, 10 páginas a color, sentido de lectura japonés.

Precio: 8.95 €

Saint Seiya Episodio G 16: y el resumen de este tomo es verdaderamente simple… Aioria contra Hiperión en una lucha durísima que vence… el personaje que ha sido el protagonista principal de esta serie desde el primer tomo quien, curiosamente, coincide con el personaje que no puede morir porque aparece en la serie original de la que esta es una precuela…

Y es que aparte del dibujo, insisto que es muy difícil seguir lo que sucede con los dibujos de Megumu Okada, ese es el mayor problema de esta serie: la falta de tensión debido a la imposibilidad de que le suceda nada a los protagonistas. A los malos le puede pasar cualquier cosa, serán ultrapoderosísimos, dioses y/o todo lo que queráis pero al final van a palmar contra los Caballeros de Oro y eso es matador para esta serie. En este mismo tomo Aioria pierde un brazo… vale, uauh, ¿qué pasará? ¡Que lo recupera antes de que termine el tomo! ¿Qué importa que un humano esté peleando con un dios infinitamente más poderoso que él si el humano tiene la esperanza de su lado?
Y no me malinterpretéis, la historia es correcta, el dibujo no me gusta nada y creo que las peleas se alargan demasiado, pero su mayor problema es esa imposibilida de que suceda realmente algo importante.

¿Veis? Yo también puedo ser bueno, no he dicho nada de las múltiples faltas de ortografía (y/o palabras incompletas) que pueblan el tomo…

Acerca de Eugenio

Anda que sí...