Hulk Nightmerica 5 & 6 (el final)

Después de… ¿cuatro años? he dejado por imposible la publicación de estos dos números por parte de Panini y me decidí, finalmente, a pedirlos en su idioma original…

Hulk: Nightmerica Nº 5 y 6 USA

Guión: Robin D. Laws
Dibujo: Brian Ashmore
Color: Brian Ashmore

Formato: 48 págs.

Hulk: Nightmerica, con guión de Robin Laws, una escritora habitual de libros de rol que aquí hace uno de sus primeros trabajos en el mundo del cómic, e impresionantes ilustraciones pintadas por Brian Ashmore.

Precio: 2,99 $ c/n

Hulk Nightmerica 5 & 6: y… es complicado. Para empezar aún no he encontrado los cuatro números anteriores y como no los he vuelto a leer desde que aparecieron en España, pues… como que no recordaba lo que había pasado hasta ese momento. Por suerte hay un extenso resumen en la primera página para usarlo de recordatorio.
En fin, Bruce y el grupo de freaks que le acompañan, después de un enfrentamiento con Hulk al que consigue calmar Chrissie, consiguen llegar hasta el lugar en el que podrán curar a Hulk y en el que los freaks podrán vivir en paz. Justo después de que Bruce reciba el tratamiento para su curación, los soldados de la compañía que creó a los freaks entran en la instalación… pero para sorpresa de todos, sus intenciones parecen ser buenas e incluso le ofrecen a Bruce el dirigir la instalación. Cuando Stealth, el freak renegado y asesino que les perseguía, pierde definitivamente el norte y ataca a los hombres de la compañía masacrándoles…. Bruce se vuelve a transformar en Hulk y Chrissie resulta ser una Cyborg… y también la hermana de Stealth.

Robin D. Laws realiza una historia irregular y, para qué negarlo, que no me ha gustado nada cómo ha finalizado; el dibujo de Brian Ashmore es muy bonito pero es que hay personajes con una apariencia tan desagradable que… ugh. Además es evidente que con este estilo de dibujo, hay ilustraciones muy bonitas pero narración, lo que se dice narración… más bien poca.
¿Y por qué comprarlo a pesar de lo poco que me ha gustado? Echadle la culpa a mi enfermedad completista, ya sabéis.

Acerca de Eugenio

Anda que sí...