Dragon Head 05

Con ustedes… el único personaje que ha aparecido hasta este momento en la serie que no ha querido violar a Seto…

Dragon Head Nº 05

Guión: Minetarô Mochizuki
Dibujo: Minetarô Mochizuki
Tinta: Minetarô Mochizuki

Color: Blanco y negro
Formato: 224 págs.

Tras escapar en helicóptero de una ciudad en llamas, ahora llega el momento de buscar combustible… y un sentido a esta huida en un mundo de claro aspecto post-apocalíptico.

Precio: 8,95 €

Dragon Head 5: y empezamos con mucha prisa porque los habíamos dejado con una tormenta de fuego tras ellos y no es cuestión de dejar que se chamusquen… demasiado. De alguna manera, consiguen sobrevivir a la tormenta de fuego y después de repostar el helicóptero y sobrevivir al derrumbe del acantilado en el que se posaron, se dirigen a la península de Izu… o hacia donde ellos creen que se encuentra dicha península porque la nube negra de ceniza no les permite ver hacia dónde se dirigen.
Una vez allí descubren que un tsunami se lo ha llevado todo por delante y que una de las supervivientes es una mujer, que antes de la catástrofe era profesora de Lengua (de japonés, claro), y que, aparte de ser el único personaje que ha aparecido hasta el momento que no ha querido violar a Otsu – bueno, el piloto del helicóptero, Iwada, tampoco pero dadle tiempo… -, toma el control y comienza a ayudar a Teru, incosciente y delirando por sus heridas, y a Otsu dándole ánimos para seguir adelante. La profesora les cuenta cómo sucedió, al menos en Izu, la catástrofe provocada por un tsunami, aunque primero vieron una luz de distintos colores seguida por un ruido muy fuerte y un terremoto, que arrasó con la península…

La profesora les revela que la mitad de la península de Izu está sumergida bajo el agua y que en una ciudad cercana podrían encontrar combustible para el helicóptero y medicinas para Teru, pero también les avisa de que la gente de la ciudad se ha vuelto loca… Mientras el piloto se queda reparando el helicóptero y la profesora cuidando a Teru, Seto y el otro soldado superviviente, Nimura ya sabéis el tío que tenía intención de violarla en el tomo anterior, se dirigen a la ciudad para buscar combustible y medicinas. Seto llevando una pistola y la munición para el arma de Nimura para evitarle problemas.

El camino hacia la ciudad es bastante dura y Seto y Nimura no se llevan demasiado bien lo cual dificulta aún más su camino. Durante el mismo, Nimura cree descubrir que hay gente en la montaña pero cuando investiga no encuentra a nadie. En un lago por el que pasan descubren los cadáveres de varias personas, incluido un niño, pero no han muerto por el desastre si no que los habían asesinado, poco después, Nimura descubre unas huellas en el suelo… y se encuentran con un niño al que le han operado la cabeza y que únicamente repite la palabra “dragón”…

Además del chaval operado y su amigo, que dice que han llegado de Tokio huyendo del caos, por el bosque hay un grupo de personas con intenciones… poco positivas respecto a los intrusos.

Nimura elimina a uno de ellos con su fusil, dándole culatazos – os recuerdo que no tiene balas – pero duda cuando ve a un policía y recibe un disparo. Nimura corre hacia Seto y se lleva la mochila con las balas, Seto le persigue y las personas con intenciones poco positivas van detrás de ellos para descubrir cómo han llegado hasta Izu…

Bueno… siendo un tomo bastante relajado es uno de los que más me ha gustado hasta el momento y es que si una serie empieza con tres protagonistas que responden al “típico” esquema chico, chica y psicópata lo que no puedes hacer es dejar que uno de esos tres “pilares” haya llegado hasta el quinto tomo – vale, sólo hasta la mitad del cuarto cuando coge la pistola – sin ningún tipo de pena ni gloria… Ahora Seto parece haber cogido un poco el control del tema, lo que me sigue rayando es que nadie le haya dicho todavía nada sobre sus pantalones… XD
Por otro lado, se siguen con informaciones contradictorias sobre lo que ha provocado la catástrofe… por un lado se ha visto la típica nube en forma de seta que se forma después de una explosión nuclear, por otro lado se han visto colorines en el cielo, una nube de ceniza, un maremoto… ¿quién sabe la verdadera causa?
Me ha gustado.

Acerca de Eugenio

Anda que sí...