Rosario To Vampire 07

Se revela la identidad del/de la (lo que sea) exorcista… y acaba de forjarse una amistad no exenta de rivalidad.

Rosario To Vampire Nº 07

Guión: Ikeda Akihisa
Dibujo: Ikeda Akihisa

Formato: Libro rústica, 192 págs., blanco y negro.

La hagure ayashi Mako toma el control de Moka para que ataque a Tsukune.
Este acto provoca la desconfi anza de Kurumu y las demás y su amistad comienza a tambalearse.
En medio de esta situación tan delicada, Tsukune decide mantener la fe en Moka.

Precio: 4,95 €

Rosario to Vampire 7: y habíamos dejado a una controlada Moka (por la hagure ayashi Mako) a punto de matar a Tsukune… únicamente la intervención de Kurumu evita la muerte de Tsukune.


Ante el fracaso de Mako los hagure ayashi envían a otro miembro de la organización para “ayudarle” contra Tsukune y cía., Kiria, y para eliminarla si no logra cumplir su misión… lo que cabrea a Mako y arrasa a medio hospital para cargarse aTsukune. Tsukune, a pesar de lo que ha sucedido y de que el resto de sus amigas le piden que no lo haga, elije seguir confiando en Moka por encima de todo. Cuando Mako ataca es Moka quien consigue detenerla…

Moka le dice a Tsukune que para evitar hacerle daño prefiere no volver a verle, pero Tsukune le pide que sigan igual que hasta el momento, cosa que Moka parece aceptar pero… tres días después sigue sin aparecer.
Kiria Yoshii, el hagare ayashi, le ofrece un trato a Kumuru… si le hace pasar un rato divertido perdonará sus vidas… quiere enfrentar a Moka en solitario. Kurumu va a ver a Moka, que lleva en su casa tres días por la herida que se había hecho, y la lleva hasta donde se encuentra Kiria… Viendo que no puede quitarle el rosario para transformarla en vampiro intenta que Moka se vaya diciéndole que está haciendo daño a Tsukune pero Kiria ya está allí acompañado por dos cíclopes. Viendo que la Moka “normal” está indefensa ante ellos, Kurumu decide pelear junto a ella… Una vez que logran vencer, las cosas vuelven a la normalidad entre ellas.

Aunque no dura demasiado, Tsukune tiene una sed insaciable y parece que sólo podría frenarla con la sangre de Moka… Por su parte, Moka sufre una ligera anemia. En esas circunstancias Tsukune es atacado por otro hagure ayashi, Hyakushiki, un Mukadegami (que viene a ser una especie de ciempiés monstruoso) que les ataca porque le prometieron que podría comerse a quien quisiese, en esta ocasión es Tsukune quien vence al malo con su poder de ghoul…

Moka le confiesa a Tsukune que ha estado lejos de él porque quiere chupar su sangre pero que le ha evitado para no dañarle… Tsukune acaba permitiéndole hacerlo.
En la última historia del tomo se revela que el exorcista y el director del colegio son la misma persona y decide expulsar a Tsukune del colegio para evitar que se vea influenciado por un grafitero que está creando el caos en el colegio… cuando Tsukune consigue detenerle, el director le dice a Tsukune que le readmitirá si acepta realizar diversos trabajos para el centro, Tsukune acepta para quedarse con sus amigas.

Hay un cambio de ritmo en estos capítulos, parece que vuelven al esquema de los primeros tomos en los que las historias en lugar de extenderse en varios capítulos se ven limitadas a uno autoconclusivo con una historia secundaria común, en este caso la del director, y en lugar de avanzar parece estancarse un poco. Quizás sea sensación mía, quizás sea la llegada del nuevo editor, cualquiera sabe. El dibujo mantiene el nivel de los anteriores tomos, dibuja muy bien a las mujeres, sí.
Y ya sólo quedan tres, creo.

Acerca de Eugenio

Anda que sí...