Fullmetal Alchemist 22

Acción, mucha acción y una duda me corroe… ¿la general Armstrong está de acuerdo con Mustang o va a su bola?

Fullmetal Alchemist Nº 22

Autor: Hiromu Arakawa

Color: Blanco y negro

Formato: Libro rústica, 184 págs., blanco y negro.

Los sucesos se precipitan, y el día elegido está cada vez más cerca. Las intrigas se suceden en Central cuando todos intentan aprovechar el vacío de poder creado con la desaparición del Generalísimo. Pero el padre de los homúnculos lo tiene todo previsto…

Precio: 7,5 €

Mientras Ed y Greed se enfrentan a Pride, el liberado Alphonse le pide ayuda a Hohenheim para vencerle definitivamente… Parecen conseguirlo cuando encierran a Pride en el interior de una montaña de piedra dejando a Alphonse con él para vigilarle… a pesar de la oposición de Ed.

Aprovechando la confusión posterior, Greed se marcha para seguir con sus planes de conquistar el mundo. En el interior de la montaña, Alphonse descubre, con sorpresa por su parte, que Pride parece admirar la determinación de los humanos y que es un tocapelotas que no deja de golpear la cabeza de (la armadura de) Alphonse con un palo…

En Central, Mustang y sus hombres – que recordemos han raptado a la mujer de King Bradley – la están liando parda… forman un grupo de cinco hombres y están arrasando al ejército de Central ellos solos… o quizás no estén tan solos como parece. Lo más impresionante es que están venciendo a los ejércitos sin causar ni una sola baja en sus enemigos… Pero todo tiene un límite y se están quedando sin munición para seguir la lucha. En su apoyo aparece un camión de helados cargado de munición y conducido por Rebecca, la amiga de Riza Hawkeye, y la “difunta” teniente María Ross… enviadas por el “retirado” alférez Havoc.

Mientras Mustang crea el caos en las calles, Olivia Armstrong lo crea entre los mandamases de Central, les aprieta, les dispara y les amenaza con la llegada del ejército de Briggs y las consecuencias de la misma.

Ed, Hohenheim, Scar, Ran Fan y las quimeras que les acompañan se dirigen a la Central para colarse en la guarida subterránea del homúnculo principal (Padre) y detener sus planes, pero primero tienen que meterse en la ciudad y llegar hasta él. Una vez en los túneles, deciden separarse en dos grupos: Ed, Scar y las quimeras seguirán un camino y Hohenheim y Ran Fan seguirán el otro.

En la Central, los militares que se quedaron al mando, desesperados y sin opciones, deciden activar el ejército de seres sin mente que ocultan bajo Central, pero… no son capaces de controlarles. El ejército se encuentra con Ed, Scar y las quimeras que deciden liquidarles antes de seguir su camino… pero son demasiado resistentes y les cuesta mucho más de lo que esperan.

Al pueblo donde se encuentran encerrados bajo la montaña Alphonse y Pride llega Kimbley, el alquimista carmesí, con la misión de liberar al encerrado Pride. En lugar de escapar, Alphonse se queda a proteger a la quimera que se había quedado vigilando – herida por Kimbley – y esta, agradeciéndole su ayuda, le entrega la piedra filosofal que Kimbley había perdido en el norte…

En los subterráneos, Envy ha conseguido librarse del frasco en el que la transportaba Mei Chan y ha recuperado su cuerpo…

En Central, Olivia Armstrong se encuentra frente a frente con Sloth… y en las catacumbas, Hohenheim, después de librarse de Ran Fan enviándola a buscar a su amado Ling, se dirigen directamente al encuentro de Padre… para detenerle.

Y bueno… está la cosa movidita, ¿no? Tenemos a la mayoría de los personajes luchando por su vida (o a punto de empezarla): Ed, Scar y dos de las quimeras están peleando con un ejército de seres sin mente a los que no afecta su alquimia; Alphonse se está enfrentando en solitario, con una piedra filosofal eso sí, a Pride y a Kimbley; Mei Chan está frente a Envy – aunque no parece demasiado preocupada -; Olivia Armstrong sólo tiene una espada para enfrentarse a Sloth – y si no me equivoco mucho, su hermano no tardará en llegar a la pelea -; Armstrong y sus hombres tienen que cargar con la esposa de Bradley mientras se enfrentan al ejército de Central – intentando no matar a nadie, recordémoslo -; y Hohenheim está frente a Padre… Los únicos personajes “importantes” que no están en situaciones de vida o muerte son Ling, Ran Fan y Fu que tienen pendiente un encuentro mutuo con Greed… y Alex Louis Armstrong que no creo que tarde en aparecer para ayudar a su hermana.

Buen dibujo, un guión interesante lleno de acción a raudales… y la tensión subiendo tomo tras tomo. La verdad es que la autora se está metiendo en un berenjenal importante… ¿cómo va a conseguir finalizar la serie de una manera igual de apoteósica a como lo está consiguiendo ahora? Porque la serie está alcanzando un nivel impresionante. Llegados a este punto… sólo puede cagarla, ¿no? Pero hasta el momento es muy, pero que muy buena…

Acerca de Eugenio

Anda que sí...