Relatos de lo inesperado – El Espectro

Dos historias que intentaban impulsar la fama del nuevo Espectro, pero… ¿qué más hay que contar sobre el mismo tras estas historias y la miniserie que protagonizó durante la Final Crisis – Revelations creo que se llamaba -?

Relatos de lo inesperado – El Espectro

Tomo 17x26cms, tapa blanda, 256 páginas a color

Guión: Will Pfeifer, David Lapham
Dibujo: Cliff Chiang, Eric Battle, Tom Mandrake
Entintado: Cliff Chiang, Prentis Rollins
Color: David Baron, Guy Major

Correspondencia Original: Crisis Aftermath: The Spectre 1, 2, 3, , Tales Of The Unexpected 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8,

La justicia se retrasa demasiado. Separado de su huésped humano, el espíritu de la venganza conocido como El Espectro se embarca en una retahíla de destrucción imparable, corrompiendo la magia del Universo DC durante la saga Crisis Infinita. Una vez concluida, encuentra un nuevo huésped en el cuerpo de Crispus Allen, detective de la policía de Gotham muerto en acto de servicio. Pero Allen todavía tiene una visión limitada desde una perspectiva mortal, por lo que el Espectro deberá convencerle del camino a tomar como espíritu de la venganza. ¿Podrá conseguirlo cuando el precio a pagar es mucho más de lo que un alma humana puede soportar?
De los autores Will Pfeifer (Batman Presenta), David Lapham (Batman), Cliff Chiang (Gotham Central: Josie Mac) y Eric Battle (Batman) llega una historia completa en la que se presenta al nuevo Espectro del Universo DC, justo a tiempo para celebrar el mes dedicado a este personaje donde, gracias a otras dos obras, puede revivirse también el pasado de este espíritu vengativo, como Universo DC: El Espectro, de John Ostrander y Tom Mandrake, o La ira del Espectro, por Michael Fleisher y Jim Aparo.

Precio: 16.95 €

Relatos de lo inesperado – El Espectro: dos miniseries diferenciadas que comentaré por separado porque el tono cambia bastante de la una a la otra.

Crisis Aftermath – El Espectro: miniserie de tres números con guión de Will Pfeifer y dibujos de Cliff Chiang en la que Crispus Allen tiene que adaptarse a su nuevo rol como El Espectro y descubre que lo del libre albedrío no va con él… El Espectro le da un año para que decida si quiere convertirse en el lado humano de El Espectro o no hacerlo y sufrir las consecuencias de ello. Allen pasa ese año visitando a su familia en investigando crímenes… y descubriendo la identidad de Batman. Allen no considera lo que hace El Espectro como justicia ya que no le deja matar/castigar a su asesino pero le obliga a castigar a su hijo cuando este se venga del asesino de su padre. Cuando El Espectro le explica que ellos no son los encargados de castigar a los culpables si no de prepararles para el juicio posterior, Crispus Allen decide unirse a El Espectro.
Y bueno… supongo que alguien tendría interés por saber qué hizo El Espectro durante el año perdido de DC, pero me alegro de haber encontrado el tomo por cuatro euros porque a mí, sinceramente, no me interesaba demasiado. Lo que parece evidente es que Pfeifer tenía la intención de convertirle en un ente positivo… cosa de la que Lapham parece haber pasado… y mucho.

Relatos de lo inesperado: el dueño de varios edificios es asesinado en uno de ellos y Crispus Allen y El Espectro son atraídos allí para buscar al asesino. El problema surge cuando todos los inquilinos parecen ocultar algo y, además, todos ellos parecen tener una razón válida para matarle.
Durante los ocho números que dura la miniserie, Allen intentará descubrir al culpable y El Espectro irá castigando a los inquilinos del edificio por sus diversos pecados. La cosa se complicará para Allen cuando tanto Batman como sus antiguos compañeros del D.P.G. se vean envueltos en su investigación al ser atraídos al edificio debido al número de muertes que se están produciendo. En el momento en el que Crispus Allen parezca estar disfrutando demasiado con su labor, aparecerá el Fantasma Errante para intentar que recupere el buen camino y consiga convertir a El Espectro en una fuerza del bien. Aún con su apoyo, Allen no podrá impedir que El Espectro elimine a todos los inquilinos relacionados con el asesinato.

Al contrario que Pfeifer, David Lapham recupera a El Espectro como el espíritu de la venganza… no, espera, ese era el Motorista Fantasma, ¿no? Bueno, da igual. Lo presenta como el encargado de impartir justicia sin preocuparse de qué pudo llevar a los asesinos a tomarse la justicia por su mano. También insiste en la lucha de Crispus Allen con El Espectro para que este último no actúe sin tener en cuenta las circunstancias. Probablemente, lo más flojo de esta miniserie sea el dibujo de Eric Battle.

Un tomo irregular con alguna cosilla interesante, pero… debería ser mejor. Opinión personal, ya sabéis.

Acerca de Eugenio

Anda que sí...