El príncipe de la noche

Y el primero que compré es el (pen)último que he leído… Creo que aún me queda I.N.R.I. por leer.

El príncipe de la noche

Guión y dibujo: Yves Swolfs

Tomo 17x24cms, tapa dura, 296 páginas a color

No os atreváis a perturbar su descanso… Una terrible maldición pesa sobre la estirpe de los Rougemont. Generación tras generación, los primogénitos de la familia se verán arrastrados a un oscuro combate contra el más sanguinario y poderoso vampiro de todos los tiempos: Vladimir Kergan. Y, uno tras otro, caerán derrotados.
En 1930, Vincent de Rougemont acometerá el asalto final de esta desigual lucha que decidirá la extinción de su linaje o la muerte de la maléfica criatura de la noche.
Ediciones Glénat publica en un sólo volumen los seis tomos de la terrorífica saga de Swolfs.
La serie destaca por su trepidante guión, con unas dosis excelentemente medidas de suspense, horror y emoción, así como por un dibujo que cuida la atmósfera al máximo.

El lector español puede acercarse a esta obra por vez primera con la edición integral que Glénat lanza el mes de marzo, completada con las seis ilustraciones que en su momento fueron portada de los seis álbumes que la compusieron.

Precio: 24.00 €

El príncipe de la noche: y es exactamente lo que promete que va a ser en el resumen, la lucha entre un vampiro y una familia, los Rougemont, que quieren vengar la muerte de uno de sus miembros – al menos el primero que quería vengar la muerte de su esposa, el resto… ¿honor familiar? -. La obsesión de los Rougemont es, relativamente – al menos yo lo comprendería del viudo, el hijo de la asesinada y, como mucho, el nieto, pero no más allá, sobre todo cuando se van pasando de primogénito a primogénito de las diferentes ramas -, comprensible, pero la de Vladimir Kergan, el vampiro, no tanto. ¿A qué se debe su obsesión de convertir a uno de esos primogénitos en su compañero vampiro?


La historia tampoco es excesivamente original, de hecho es bastante clásica en cuanto a historia de vampiros, seguro que habéis leído (o visto en el cine) muchas historias que responden a este esquema. Es entretenida, se deja leer y tal, pero ni sorprende ni ha terminado de convencerme. El conjunto está bien pero promete más cuando le echas un vistazo rápido por encima que una vez que comienzas a leerlo.
E igual es por el exceso de anuncios que hay últimamente por el estreno de Malditos Bastardos pero tengo que decir una cosa… ¡qué harto estoy de ver nazis por todos lados! Eso sí, quizás sea el punto más original de la misma, mezclar a los nazis con investigaciones ocultistas y tal, pero… ahh, no, espera, que yo sí he leído a la JSA de Roy Thomas.
A lo que no le puedo – ni quiero – poner ningún tipo de pegas es al dibujo, es muy bueno, aunque reconozco que me gusta mucho más cómo dibuja a las mujeres que a los hombres. Las escenas de sexo están bien, pero creo que le falta sangre a las escenas de los vampiros… ¡qué harto estoy de los vampiros de medio pelo estos que ni desangran (a borbotones) ni nada!

Terminando que ya va siendo hora, no os dejéis engañar por la primera apariencia… os podéis llevar un chasco y gastaros 24 euros en algo que luego puede decepcionaros o encantaros. Definitivamente voy a bajarme este tipo de tomos antes de comprarlos.

Acerca de Eugenio

Anda que sí...