Hellblazer de Denise Mina

Hellblazer de Denise Mina

Guión: Denise Mina
Dibujo: Leonardo Manco
Color: Lee Loughridge

Tomo 17x26cms, tapa blanda, 312 páginas a color

Correspondencia Original: Hellblazer 216, 217, 218, 219, 220, 221, 222, 223, 224, 225, 226, 227, 228

John Constantine: ocultista de clase obrera y experto manipulador salido de las calles de Liverpool. Uno de los personajes más estrambóticos e inquietantes del mundo.
En esta hipnótica historia de culpa, engaño, asesinato y secretos de Escocia, Constantine entra en una nueva era de su macabra carrera, e investiga un misterio que parece destinado a terminar con su muerte.
Tras un encuentro casual en un pub de Londres, Constantine se ve arrastrado hasta Glasgow, donde la tasa de asesinatos ha aumentado vertiginosamente, y la dieta más popular consiste en cigarrillos, whisky y azúcar… en otras palabras, una ciudad en la que Constantine se siente como en casa. Pero, esta vez, las cosas son diferentes. Alguien le ha echado a Constantine la peor maldición: la empatía hacia el resto de la humanidad.
Y necesitará superar eso antes de enfrentarse a lo que le espera en Glasgow: un fantasma iracundo, una antigua secta, un mago tan poderoso como el mismísimo John y un horror más allá de su imaginación.
Este volumen recopila los números 216 a 228 de Hellblazer, guionizados por la premiada novelista Denise Mina y dibujados por Leonardo Manco.

Precio: 19.95 €

Hellblazer de Denise Mina: pues… 13 números de Hellblazer en vena de una tacada, pero es que hace más de un año que no aparecía ningún tomo de esta serie… lo cual me parece extraño porque tienen un colchón de sobra respecto a la edición de los USA (en julio salió publicado el número 257, creo que 30 números son un colchón más que suficiente, pero vamos…), pero si van a recopilarlo por autores… ¿quién soy yo para discutirlo?
Como ha pasado tanto tiempo entre la publicación de este tomo y el anterior no recuerdo exactamente de qué iba el anterior, un vistazo a lo que publiqué en este blog en su momento (concretamente aquí ) y por lo que veo, Carey hacía limpia de todo lo que había hecho hasta ese momento y se despedía de la serie explicando cómo veía al personaje… Denise Mina le hace una cosa muy fea a Constantine… hace que empatice con los que le rodean y, en algún momento, hace que sea feliz, eso no puede ser bueno. Y eso se demuestra cuando el jefe de una secta/religión le pide a Constantine que le deje matarle para traer alegría y felicidad al mundo y este… ¿acepta? Pues sí que ha cambiado el cuento… y el personaje. Aunque no tanto, tendréis que leerlo para descubrirlo.
Lo que no me queda demasiado claro es si Denise Mina habrá leído la serie completa o si le habrán dado sólo los números de Mike Carey y los “best-sellers” de la serie… Esta duda me viene una vez que veo a los personajes que recupera en la última parte de su historia la guionista, Chas enemistado desde hace un tiempo con J.C. y Gemma que está enfadada con su tío desde hace algo menos de tiempo… Esto me hace dudar, pero bueno, son cosas mías.

La historia es entretenida, aunque a veces se lía bastante y la verdad es que el dibujo de Leonardo Manco tampoco le ayuda demasiado, es bastante más “sucio” de lo habitual y complica la lectura, pero tiene páginas muy muy buenas. Lo que sí le reconozco a Denise Mina es que hay un momentazo muy Constantine, al final de la primera saga, La empatía es el enemigo, Constantine revela su mejor yo cuando dice aquello de “No, colega. No tengo que hacer nada que no quiera.”. Eso es puro Constantine. La historia de Londres me dejó bastante frío y, lo que es peor, corta de cuajo el ritmo de la historia principal – veo que esto me toca bastante las narices últimamente -. En la segunda parte entramos de lleno en la acción con un pequeño salto temporal y con lo malo cogiendo ventaja, ventaja que sólo pueden deshacer John Constantine, el líder de la secta y los amigos de Constantine que llegan a un Glasgow cerrado por el ejército… Esta segunda parte me gustó algo menos que la primera, no por nada en particular, pero me parece que flojea más, aunque probablemente sea cosa mía por haberlo leído el tomo de manera seguida y casi sin pausa, así que tampoco me hagáis mucho caso.
Lo importante es que es una buena historia, bien contada y al nivel de otras buenas historias de Constantine, ¿qué más se puede pedir?

Acerca de Eugenio

Anda que sí...