Apocalipsis en el instituto 04

Apocalipsis en el instituto Nº 04

Guión: Daisuke Sato
Dibujo: Shouji Sato
Tinta: Shouji Sato
Color: Blanco y negro

Formato: Libro rústica, 168 págs., blanco y negro.

La acción de “Apocalipsis en el instituto” se inicia cuando una misteriosa enfermedad se propaga por todo el mundo, causando numerosas muertes y ataques de zombis. Un grupo de estudiantes del instituto Shinjuku, junto con su enfermera, luchan por sobrevivir al ataque de los muertos vivientes, mientras intentan averiguar el motivo que ha desencadenado la terrorifica epidemia. ¡La única manera de exterminarlos es aplastándoles la cabeza, ya sea usando un mango de fregona, un bate de béisbol, un martillo de clavos o un taladro eléctrico!

Precio: 8,95 €

Apocalipsis en el instituto 4: después de la llegada a la mansión Takagi las cosas se han complicado, los que viven allí sólo les ven como un grupo de niños con armas (no se dan cuenta de lo que han pasado) y quieren esas armas. Por otro lado, Minami, la policía amiga de la doctora Marikawa, sigue encerrada en una terminal del aeropuerto de Tokio intentando, con sus compañeros, recuperar el control de la misma… pero es prácticamente imposible y las cosas se complican aún más cuando las distintas naciones empiezan a lanzar sus cabezas nucleares. Las partes de la historia protagonizadas por el profesor Shido y su harén… son bastante lamentables – aunque esperaba que su relación con la alumna, sobre todo viendo lo del harén, fuese de otro tipo y no sólo el haber jodido a su padre, en fin… -.


En la mansión, Takashi y los demás se han relajado un poco pero no se sienten cómodos en la situación en la que se encuentran actualmente, siguen queriendo ir a buscar a sus padres… cosa que hacen cuando se ven obligados a huir durante la invasión de los zombis a la mansión Takagi. Curiosamente, mientras Takashi y sus compañeros salen razonablemente indemnes, la mayoría de los que vivían en la mansión mueren – supuestamente -, aunque alguno de ellos lo hacen con un estilo indudable.


Takashi y Busujima se ofrecen como señuelos para alejar a los zombis de sus compañeros mientras estos se refugian en un centro comercial. Durante una pelea con zombis, Busujima se queda totalmente inmóvil porque cree que está disfrutando demasiado al cargarse a los zombis y Takashi tiene que ayudarla a superarlo.

Y en el siguiente tomo… ¡¡zombis en el centro comercial!!.

Pues… mucha posturita de las protagonistas – le reconozco la imaginación al que se encargue de cómo colocar a los personajes en cada viñeta -, aunque menos que en el tomo anterior, poses molonas – sobre todo de la señora Takagi – y poca historia – al menos aparentemente, la verdad es que pasan bastantes cosas -. Hay momentazos, claro: el enfrentamiento con el profesor, los molones padres de Takagi, cada vez que Busujima termina empapada, pero… poquito más. Muy poco más. Incluso el dibujo parece haber flojeado… y sólo vamos en el cuarto. Mala señal.

Acerca de Eugenio

Anda que sí...