Bleach 30

Bleach 30

Guión y dibujo: Tite Kubo

Manga 12x17cms, tapa blanda con sobrecubiertas, 192 páginas b/n, sentido de lectura japonés

¿¡A qué viene esa alteración en la energía espiritual de Chad!? ¡A pesar de ser conscientes del peligro que corren, Ichigo corre hacia él! Por su parte, Rukia se enfrenta a un misterioso Espada… Que oculta un gran secreto bajo su máscara. ¿Quién es ese espada que parece burlarse de ella?

Precio: 7.50 €

¡¡Zas, en toda la boca!!
¡¡Zas, en toda la boca!!

Bleach – 30: ahh, qué lástima la “muerte” de Rukia. Ese personaje que “era” el verdadero nexo de unión de la serie. Ichigo es el protagonista, pero Rukia “era” el pegamento que lo unía todo. Y qué sádico Tite Kubo al hacer que su asesino sea su adorado Teniente Kaien… Los fans de Chad, podéis comenzar a lamentaros, no volverá a tener importancia, ninguna importancia, en los próximos 100 capítulos… más o menos. Y que luego haya gente que se queja de lo que hace Kishimoto con los secundarios. En fin. Otro que se ve en problemas es Renji quien, con la ¿ayuda? de Dondochakka debe enfrentarse al octavo espada, Szayel Aporro Granz que lo primero que ha hecho es anular su bankai… Mientras Ichigo detecta la “muerte” de Rukia y debe enfrentarse al recién aparecido Ulquiorra, en Karakura los Arrancar notan la muerte de su compañero a manos de Rukia. Bueno, al menos no ha “caído” sola… Ishida aparece en una única viñeta en este tomo e Inoue… bueno, Inoue es amenazada por Ulquiorra con atarla y obligarla a hacer cosas que no quiere… y hasta ahí puedo leer. Cada cual que piense lo que quiera…

No es un mal tomo, la parte de Rukia tiene momentos emotivos (de esos que tan bien se le dan a Tite Kubo) y, poco a poco, está centrando la historia en Ulquiorra, el resto de situaciones – aunque bien llevadas – no dejan de ser meros acompañamientos al plato principal. Que se olvide de Ishida no tiene nombre, coñe, sólo son cinco personajes… ¿cómo puede olvidarse de uno?

Lo mejor es que queda menos para la saga del péndulo.

Acerca de Eugenio

Anda que sí...