Black Adam

Black Adam

Edición original: Black Adam: The Dark Age Nº 1-6 USA

Guión: Peter Tomasi
Dibujo: Doug Mahnke

Formato: Libro rústica. 144 págs.

¡De las páginas de 52 llega una historia autoconclusiva protagonizada por uno de los personajes más carismáticos de aquel evento! Black Adam terminó su arco argumental en 52 cuando le borraron de la memoria la palabra con la que podía atribuirse los poderes de los dioses. Sin embargo, en las páginas de Cuenta Atrás a Crisis Final, Black Adam ha aparecido haciendo uso de todas sus habilidades e incluso ha ayudado a Mary Marvel a caer al lado oscuro… pero ¿cómo lo ha conseguido? Este volumen, escrito por Peter Tomasi (Nightwing) y dibujado por Doug Mahnke (JLA) recoge la miniserie que sirve de puente entre el final de 52 y el principio de Cuenta Atrás. Desde cómo recuerda la palabra hasta sus intentos por resucitar a Isis.

Precio: 11,95 €

Black Adam: Black Adam probablemente fue el personaje que más perdió en 52… le dieron una familia, el respeto de los héroes (más o menos) y permitieron que devolviese la prosperidad a su país y luego se lo arrebataron todo… Mataron a su mujer y a su cuñado, se enfrentó a los héroes en la World War III en una misión de venganza no entendida por ellos y prácticamente destruyeron su país. Para rematarle, no tuvieron nada mejor que hacer que quitarle sus poderes cambiándole la palabra que provocaba su transformación de Teth-Adam en Black Adam (sobre esto volveré más tade). Vamos, que se cebaron con él de mala manera. En este tomo, Peter Tomasi (que tiene el dudoso honor de ser el guionista de los dos únicos números no reopilados de la penúltima serie de los Outsiders y de ser el guionista que cerró la serie de Nightwing – con unos más que decentes números finales -) no se ceba menos con él…

Lo primero que nos encontramos es a Teth-Adam recibiendo una paliza a manos de unos hombres que resultan ser sus seguidores a los que les ha pedido que le dejen la cara irreconocible para poder pasar los controles que la ONU ha situado en Kahndaq… Evidentemente, después de la World War III, es el hombre más buscado de la Tierra, todos los paises, sus ex-compañeros en la JSA y un grupo de mercenarios contratados por una organización secreta están buscándole para detenerle o matarle según el grupo… ¿Para qué quiere regresar a Kahndaq? Para recuperar el cuerpo de su esposa fallecida y resucitarla en uno de los fosos de Lázaro que utilizaba Ra’s Al Ghul, aunque consigue llevarla hasta allí, escapando de sus perseguidores por el camino, el foso no funciona y, aunque en un primer momento parece recuperarse, Isis muere de nuevo. Desesperado, viaja a la Torre del Dr. Fate en busca del amuleto mágico de Isis para intentar resucitarla de nuevo, una vez allí se encuentra con Felix Faust (al que Ralph Dibny había dejado encerrado durante 52) que, con un hechizo, consigue devolver sus poderes a Teth-Adam utilizando los de Isis… ¿La pega? Si usa demasiado esos poderes, Isis podría perder aquello que la mantiene unida a la vida y, de esa manera, su resurrección sería imposible de lograr. Teth-Adam comienza la búsqueda de los fragmentos del amuleto de Isis y en su búsqueda deberá enfrentarse a los grupos que le persiguen y sólo una persona le prestará ayuda – o al menos no intentará detenerle -, Al Rothstein – Atom Smasher o Rompeátomos en español -. Durante su búsqueda, Adam conseguira también descubrir la “palabra” que provocaba su cambio “crema de huevo al chocolate”. Adam conseguirá recomponer el amuleto y se lo entrega a Felix Faust para que resucite a Isis, pero este le dice que es imposible debido a lo mucho que ha abusado de sus poderes… Cuando un Adam enloquecido por la pena huye de allí (¿dejando los huesos de su amada en manos de Faust? Por favor, sr. Tomasi… con todo lo que ha pasado por ellos… ¿los va a dejar allí abandonados? En fin), Faust utiliza el amuleto en el verdadero cuerpo de Isis (el que intentó resucitar delante de Adam era el de Ralph Dibny que había muerto en la Torre) y la resucita borrándole su memoria para poder controlarla…

A ver… se me pongan como se me pongan, “Chocolate Egg Cream” NO es UNA palabra, a menos que sea (y haya sido siempre) un problema de traducción y más que una palabra de cambio se refiriesen a una “frase” (que no palabra) para provocar el cambio… Dejando eso a un lado, que no me parece un tema baladí pero bueno , centrémonos en la historia. La historia… puede aburrir a mucha gente y puede entretener a otra… concretamente a los fans del personaje, como es mi caso, Black Adam es uno de esos seres con poderes que siempre ha estado en el Universo DC y que, una de dos, o se ha visto muy limitado a la serie, y a las historias, relacionadas con el Capitán Marvel o que no lo han sabido utilizar con todo su potencial hasta hace bien poco tiempo (concretamente, hasta que se relanzó la JSA y ya de manera más clara en la Crisis Infinita y desde entonces). Aquí, Tomasi sigue llevando al personaje por ese camino oscuro en el que lo han metido desde hace unos años, siguen dándole duramente y haciéndole sufrir sin un momento de respiro… Bueno, en realidad sólo le han dado un único respiro, el que haya recuperado el conocimiento de la palabra que le hace cambiar y no sé si en Countdown le volvían a putear… La historia en si misma es bastante típica, una búsqueda – de lo que sea – para conseguir que – lo que sea -. Como sabemos su extensión es difícil creerse que Adam vaya a morir en ninguna de las muchas situaciones en las que Tomasi le mete y es bastante previsible que, de joderle bien, lo dejará para el último momento que es donde más le puede fastidiar… Lo que en principio parece una historia de redención, al menos esa es la idea que me viene a mí a la cabeza de partida – Adam intenta resucitar a su esposa para volver a controlar su vida y llevarla por un camino positivo, etc – queda desde el primer número dejado a un lado cuando Adam no duda en comerse a uno de sus seguidores para conseguir llegar hasta la fosa de Lázaro. Quizás sea ese el momento más bajo de los posibles, pero luego no duda en llevarse un trozo del amuleto que, sin dejarlo allí donde lo encontró, puede provocar la desaparición de toda una aldea… Asi que redención, lo que se dice redención, tampoco hay demasiada.
Doug Mahnke es el más adecuado para una historia de estas características, oscura, tenebrosa y con las esperanzas justas, la mayoría de la historia tiene un tono muy oscuro exceptuando en un par de ocasiones: el encuentro de Adam con Albert y el momento en el que recupera sus poderes. En esas dos escenas, las páginas toman un tono más brillante. En el resto… oscuridad.

Es una buena historia, no la mejor que haya leído jamás (como se puede leer en mi comentario), pero es entretenida y tiene un gran dibujo. Los fans de Black Adam no deberían dudar si comprarla o no, los no fans… bueno, si os gusta Mahnke sí si no… no. Pero ya sabéis, cada cual que elija lo que quiera, que luego yo no quiero culpas de ningún tipo… XD

Acerca de Eugenio

Anda que sí...