Siete razones por las que DC cada vez vende menos

Repaso rápido de siete miniseries y la mejor serie regular que publica DC en la actualidad (puede que no lo creáis, pero las dos más destacadas son esta y Green Lantern), acompañada por otra miniserie que sólo cumple… Lo cual explica muchas cosas de por qué DC no está vendiendo una mierda…

  • Black Canary: miniserie de cuatro números en la que vemos cómo Dinah decide si casarse o no con Oliver y, de paso, se deshacen de la niña esa que la acompañaba últimamente… Un guión flojo acompañado de un dibujo incluso peor y con un interés bastante escaso que únicamente se trata de saber si se va a casar con Oliver o no… Un repaso de su relación desde el principio que termina con un “acepto”. Mal, muy mal. ¿De verdad es necesario publicar algo así?
  • Terror Titans: miniserie de seis números en las que se cuentan cosas que después influirán en la serie de los Titanes… Vemos a héroes jóvenes peleando unos contra otros en el Dark Side Club y a la que parece ser la protagonista de la miniserie, Ravager, recién llegada al club y a los coprotagonistas, los Terror Titans dirigidos por el Rey Reloj. El Rey Reloj quería utilizar a los héroes jóvenes (entre los que se encontraba Static – el de Milestone -) como mártires y… de estos jóvenes saldrán los miembros de los Nuevos nuevos Jóvenes Titanes… El guión es entretenido (después de leer esto no me extraña que le diesen a Sean McKeever el guión de la serie de los Teen Titans y lo que sí me extraña es que, de repente, haya dejado de guionizarla) y el dibujo es aceptable (Joe Bennett es lo que tiene).
  • Terra: miniserie de cuatro números en el que se vuelve a introducir un personaje llamado Terra en el Universo DC e intentan explicar qué pasó con la segunda Terra que pululó por ahí… Lo mejor el dibujo de Amanda Conner (y la aparición de Power Girl) y lo peor… bueno, el guión no es nada del otro jueves, la verdad… Francamente olvidable.
  • Batman – Cacophony: miniserie de tres números guionizada (y ya terminada) por Kevin Smith en la que Batman se enfrenta al villano que Smith creó antes de marcharse de Green Arrow… Onomatopeya. Esto se mezcla con una guerra de bandas entre Maxie Zeus y el Joker, ya que el primero ha transformado la droga asesina del Joker en una droga que, en lugar de matar, produce un subidón a quien la toma… Vale, parece un poco chorra, pero el último número lo mejora todo bastante… No es la mejor historia sobre Batman que haya leído, pero no está mal. La pena más grande es que el dibujo es malo y, por su culpa, será recordada como una buena historia pero… nada del otro jueves. Una pena.
  • Rann-Thanaggar Holy War: es una pena… que gente como Jim Starlin se haya quedado en esto, porque vamos, el malo de esta miniserie recuerda demasiado a Thanos, incluso hay veces en las que se va al plano ese en el que Thanos se encontraba con el Capitán Marvel… Tampoco tengo muy claro por qué algunos personajes aparecen en la serie: en realidad lo de Bizarro lo tengo claro, seguro que necesitaban a Superman y le dijeron que no estaba disponible y claro… le tocó a Bizarro; Starfire y Animal Man… bueno, imposición editorial me temo, como habían funcionado bien juntos en 52, pues… p’a la saca, Starfire aún hace algo, pero Animal Man… ni de coña. Francamente olvidable.
  • DC – Wildstorn Dreamwar: si la anterior era olvidable… ¿cómo calificar a esta? Miniserie de seis números que “enfrenta” a los personajes actuales de Wildstorm con los de los años 80 de DC que curiosamente tienen una sed de sangre que no se suele corresponder con lo que sabemos de ellos, así que, desde el primer momento piensas “buff, estos están controlados por alguien o no son ellos”. La opción acertada es ambas: primero porque todo era un sueño de uno de los candidatos a ser el nuevo Doctor del universo Wildstorm y segundo porque… ¡era un sueño!. Al menos el título no engaña… mucho. El dibujo es flojo y el guión, aunque encaja, bueno… ¿qué cosas positivas pueden salir de algo como esto? Pues eso.
  • Vixen – Return of the lion: miniserie de cinco números en la que se le da el protagonismo a un personaje tan poco interesante como Vixen por qué… por qué… por qué… ¿por qué Obama es el nuevo presidente de los USA? Porque vamos, cualquier otra razón para que le den una miniserie a un personaje con tan poco interés como Vixen, pues… como que se me escapa. Un dibujo horrible acompañado de un guión aburrido. Lo mejor de lo mejor.

Lo único que se salva de todo esto es la siguiente serie:

  • Tiny Titans: esta no es una miniserie, pero… creo que actualmente es la mejor serie sobre los Titanes (y si me preguntáis un poco más, casi la mejor de todas las que está publicando DC actualmente). Guiones divertidos, un dibujo aceptable – sobre todo para el tono de la serie – y continuas sorpresas y carcajadas. Gran serie.

Y una miniserie…

  • Black Lightning – Year One: no lo malinterpretéis, es flojilla, pero comparada con las demás es una maravilla. También se ve afectada por el “sindrome Obama”, porque… ¿quién podría pensar a estas alturas dedicarle una miniserie a un personaje como Rayo Negro? Pues eso… Miniserie de seis números que reescribe el origen de Rayo Negro como superhéroe… modernizándole el corte de pelo… entre otras cosas.

Bueno… estamos en un día festivo antecedido de otro día festivo y seguido de un fin de semana, así que… me perdonarán la brevedad y la temática, pero… no hay ganas.

Acerca de Eugenio

Anda que sí...

2 pensamientos en “Siete razones por las que DC cada vez vende menos

  1. Mucho valor para leer todas esas cosas de relleno JEJE, de esas solo quiero leer lo de los terror titans y lo de cacofonía JEJE.

    Felices vacaciones

  2. Reconozco que igual Cacofonía no merece estar entre esos siete, pero… bueno, qué más dará uno más o menos

Los comentarios están cerrados.