Universo DC: Flash Nº 06

Universo DC: Flash Nº 06

Edición original: Flash Nº 139 a 152, Speedforce, Born to Run TPB, Flash 80 page giant 2, Secret Files 2 USA

Guión: Mark Waid, Mark Millar, Grant Morrison, John Byrne, Joe Casey, Brian Agustyn, Michael Jan Friedman, Mark J. Kiewlak, Bill Messner Loebs
Dibujo: Sal Buscema, Duncan Rouleau, John Byrne, Paul Pelletier, William Rosado, Jim Aparo, Paul Ryan, Pop Mhan, Joshua Hood, Kenny Martinez
Tinta: Aaron sowd, Joe Rubinstein, Bill Sienkiewickz, Chris Ivy, Anibal Rodriguez, Vince Russell, Jose Marzan
Color: Lee Loughridge, Tom McCraw, Noelle Giddings, Jason Scott Jones

Formato: Libro rústica, 464 págs., color.

La colección Universo DC acoge la famosa etapa de Mark Waid en Flash. Aclamada por público y crítica, esta etapa se ha convertido en un referente en lo que al género superheroico se refiere. Waid profundizó en el personaje como pocos lo habían hecho, enfrentándole, no solo con los enemigos habituales, sino consigo mismo y el legado que suponía llevar el traje de Flash, no solo ahora con relación al pasado… sino también con el futuro. Además de por la historia en sí, esta colección guarda un rincón especial entre los lectores españoles porque acogió entre sus páginas a autores como Carlos Pacheco, Salvador Larroca y Oscar Jimenez cuando daban algunos de sus primeros pasos. ¡Toda esta excelente etapa del Velocista Escarlata por fin disponible de principio a fin!

Precio: 24 €

Universo DC – Flash 6: y… Morrison y Millar dejan la serie para que Waid y Augustyn regresen para la boda de Wally y Linda. En realidad Morrison ya la dejó en el tomo anterior. Antes de irse, Millar nos presenta al Flash Oscuro, la representación de la muerte (la única Muerte en mayúsculas que reconozco es la de MundoDisco) que aparece cuando un Flash está a punto de morir… Lo que pasa es que no apunta demasiado bien (las prisas ya se sabe) y en lugar de a Wally se carga a Linda. En fin…

En tres números horriblemente dibujados por Pop Mhan asistimos a la muerte de Linda, la depresión de Wally y su pérdida de poder y cómo lo recupera para evitar que el Flash Oscuro se cargue a algún miembro del equipo Flash (para mí, Jay Garrick, Jesse Quick, Impulso y Max Mercury) y, como con la fuerza de la velocidad de por medio, se lo carga – al menos lo hace desaparecer – y se trae de vuelta a Linda (así, sin ningún tipo de explicación). ¿Cómo o de dónde? ¿Quién sabe? Y para acabar de hundirla, le pide que se case con él.
En el número mejor dibujado del tomo – y eso que el dibujante es Paul Ryan, así que imagináos -, Wally tiene dudas sobre si casarse o no con Linda.
En el siguiente número, el de la boda, Waid y Augustyn regresan para llevarla a cabo y… deshacerse de Linda, pero no la matan, es raptada por un enemigo oculto y su recuerdo es borrado de todo el mundo.
A este número le sigue el crossover con DC One Million que no aporta nada al personaje, seguido por una historia corta en la que se presenta al principal enemigo de la próxima gran saga de la serie, Azul Cobalto (al que presentan en una historia corta dibujada por Jim Aparo para darle mayor… ¿validez?). Tanto la anterior como las siguientes historias cortas protagonizadas por los secundarios de la serie Max Mercury, Jesse Quick y Jay Garrick – cuya historia es la única que se salva y no, no tiene nada que ver conque Byrne sea su autor completo – pertenecen a un especial aparecido a finales de 1997 (o principios del 98) llamado “Speed Force”.
Para seguir con la escasa calidad de estos números, además se añade un Secret Files que revisa los orígenes de los tres Flash que han sido, del más claro sucesor de los velocistas (Impulso) y una imagen de los que vendrán después… si alguien consigue deshacerse de una puñetera vez de Barry Allen, claro.

Con un prólogo de dos números en el que en el primero se resitua la situación de un Flash/Wally sin recuerdos de Linda y se incluye un nuevo personaje femenino (Angela Margolin, una policía científica de Central City) para que pueda crear algo de tensión sexual y un segundo que nos revela la verdadera identidad de Azul Cobalto (el villano de la próxima saga) y sus razones para odiar a Flash y querer que desaparezca… ¡Ostras! ¡Una historia de gemelo malvado! ¡Viva la originalidad! Mucho mejor que un clon o algo por el estilo, dónde va a parar… Pues bien, después de esos dos números, por fin, comienza la siguiente gran saga de la serie… Chain Ligthning (Relámpagos en cadena) donde veremos a todos los Flash que son, fueron y serán… si alguien consigue deshacerse de una puñetera vez de Barry Allen, claro.
¿Un resumen rápido? Lo mejor de esta saga es el título… así como suena.


En esta saga vemos a los Flash que son y a los que serán en una lucha a través del tiempo enfrentándose a los diferentes Azul Cobalto en una lucha de legados… para evitar que la lucha llegue a la época de Barry Allen y acabe con su vida. Así vemos como Wally, Jay, Jesse, Max y Bart viajan por el tiempo para avisar y ayudar a otros Flash (de ahí el nombre de la saga, al menos eso supongo…) en sus enfrentamientos con Azul Cobalto.


Así, Jesse Quick viaja hasta el año 2754 para encontrarse con el Flash de ese año; Wally viaja hasta el siglo 853 para prevenir a John Fox; Max Mercury visita a los dos Flash del año 2231 (que parecen conocerle previamente); Impulso se encuentra con un Flash… ¡enorme! (del que no dicen el año); y Jay viaja al s.XXI y se encuentra con… Iris West, la hija de Wally.
Después de John Fox, Wally no se detiene ahí y viaja al s. XXV para enfrentarse al descendiente más famoso de Azul Cobalto, Eobard Thawne, el Profesor Zoom. ¿Ein?
Claro… no os he dicho quién es Azul Cobalto… por lo visto, el hermano gemelo malvado de Barry Allen, Malcolm Thawne, separados al nacer por un médico alcoholizado y deseoso de vengarse de Barry y su legado por lo mucho que sufrió en su niñez. Síp, uno de esos.
En el s.XXV Wally se encuentra con una sorpresa, el Profesor Zoom está ayudando a la policía en su lucha contra Azul Cobalto y la gema que le da su poder no está poseyendo a un Thawne, ¡está poseyendo a un Allen! Con la ayuda de Zoom, Wally consigue liberar al descendiente de Barry, pero antes de ser encerrado de nuevo, Zoom viaja en el tiempo hacia… ¿dónde y por qué?
Por su parte, Jay ha “enlistado” a Iris para que avise al resto de los Flash; Impulso viaja al s.XXX para avisar a su prima Jenny (la legionaria XS); y Jesse y el resto de Flash van avisando a los demás Flash… No es lo único que hace Jay, decide regresar a su tiempo para encargarse de Azul Cobalto original y eliminar su amenaza permanentemente, Jay llega a tiempo para evitar que Azul Cobalto asesine al nuevo interés femenino de la serie (Angela Margolin, lo he mirado XD) y desaparece después de dejarlo en estado vegetativo.
¿A qué época había viajado Zoom? Al año 2980… perseguido por Wally y ambos con distintas intenciones. Zoom quiere hacerse con la gema que da el poder a Azul Cobalto y Wally, además de impedírselo, quiere destruirla… cosa que consigue finalmente (e incluso encierra a Zoom en el proceso).
Por desgracia para Wally no termina todo ahí. Los velocistas de las distintas épocas se reúnen en la época que Wally quería evitar expresamente, los últimos días de barry en el s.XXX. El problema de esto es que todos ellos están controlados por los diversos fragmentos de la gema de Azul Cobalto que el resto del equipo Flash había repartido para que los Flash las utilizasen como detectores de los Azul Cobalto de sus épocas… ¿cómo ha conseguido la gema controlarles? A través de Jay Garrick, el velocista que ha poseído en el s.XX.

Wally se encuentra en clara desventaja, 25 velocistas contra él, pero sus probabilidades de sobrevivir mejoran cuando Barry aparece para ayudarle (en serio… ¿ha habido algún superhéroe que haya tenido tantas aventuras después de muerto cómo Barry?). A pesar de su ayuda, las cosas no mejoran demasiado, consiguen despistar a sus perseguidores y se ocultan en el Museo Flash… de donde toman las armas de sus enemigos y las utilizan contra los otros velocistas (eso si sois capaces de creeros que han dejado las armas listas para su uso en un museo, claro). Así mientras Wally los retrasa con boomerangs, Barry utiliza la pistola del Capitán Frío para congelar a Jay y liberarle de la gema. Una vez liberado Jay, los tres Flash del s.XX intentan encontrar una vibración que libere a sus sucesores de la posesión… cosa que terminan logrando (después de mucho sufrimiento y tal, ya sabéis cómo va esto). Los Flash vuelven a sus distintas épocas (esto lo supongo, porque no se vé en el cómic) y justo antes de que Wally, el último en irse, regrese a su tiempo, Azul Cobalto, haciendo un último esfuerzo, mata a Barry… Lo que provoca que Wally tenga que ocupar su puesto durante las Crisis (las buenas, las primeras), pero…

No es Barry y fracasa al intentar actuar como él (con muchos muertos y destrucción por el medio, ya sabéis)… hasta que se da cuenta de que él no es Barry y que no tiene que actuar como si lo fuese, si no como sí mismo… y viaja en el tiempo para salvar a Barry antes de que Azul Cobalto le mate y se lo lleva (a Azul Cobalto) no a Barry a la fuerza de la velocidad… perdiéndose en ella. ¿O no?


Días después, un nuevo Flash aparece en Keystone, lo primero que hace es ir a por los diarios que guardaba Wally West sobre sus experiencias… ¿por qué? El equipo Flash se enfrenta a él para descubrir su identidad pero, después de una breve pelea, huye de ellos haciéndoles desear que Wally estuviese allí… a lo que Bart responde que Wally debe estar buscando a Linda a través del tiempo demostrando así que hay alguien que sí la recuerda…
Linda, por su parte, está atrapada en un vórtice temporal en el que la ha encerrado el enemigo desconocido ese que, por la pinta que tiene, parece Kadabra. Harta, huye de él lanzándose al vórtice…
El nuevo Flash, ante el acoso de los medios, de la policía y de los demás velocistas, decide que no puede ayudar a la gente enfrentándose a los villanos mientras es acosado por los demás y decide desenmascararse delante de Jay para que este le respalde ante los demás. Cuando se desenmascara, Jay se queda sorprendido y le pregunta cómo es posible que sea… a lo que el nuevo Flash todavía no puede responderle, para evitarse interferencias mutuas, se reparte con Jay la protección de ambas ciudades, Jay se encargará de Keystone y él de Central City.

Y… es un tomo bastante irregular, principalmente por el baile de pésimos dibujantes que “disfrutamos” hasta la llegada de Paul Pelletier quien, sin ser excelente, al menos consigue mantener cierta consistencia.
Tampoco es que ayude demasiado el inicio tan flojo del tomo con la historia de Mark Millar, lo del Black Flash no es malo, pero la resolución de la historia… en fin. Por otro lado, los números de relleno (especiales, secret files y demás) tampoco ayudan, no permiten que el tomo gane empaque y, la verdad, Waid tampoco está muy acertado en los primeros números tras su regreso, lo de casarlo para hacer desaparecer instantáneamente a la novia… como que no. Para mi gusto, el personaje de Azul Cobalto tampoco acaba de funcionar (y mejor dejo a un lado lo del gemelo malvado) y la saga que se centra en él, Chain Lightning – y no digamos el número centrado en las Crisis – tampoco es para tirar cohetes, es una pena que, con lo bien que llevaba la serie antes, el descanso de un año haya provocado que le perdiese el pulso a la serie. En fin, a ver qué tal termina su estancia en la serie.

Acerca de Eugenio

Anda que sí...

2 pensamientos en “Universo DC: Flash Nº 06

  1. Igual peco de hereje al decir esto pero es lo que me sucede con el Flash de Waid.
    Aún recuerdo cuando Waid dejaba la serie y los fans de la misma enfervorecidos clamaban al cielo por semejante pérdida. Y no les faltaban razón. Seguramente la etapa de Waid puede ser considerada la mejor hasta la fecha de su marcha. Aunque a mi los números de Mike Baron me gustaron tanto o más que los de Waid.
    Lo que ninguno nos esperábamos es que tras Waid vendría Johns y le daría a Flash su etapa definitiva hasta la fecha. A mi entender.
    Y se que son manías mías y que seguramente no llevaré razón en esto, pero la etapa Waid se me hace muy distante. Me explico. Soy seguidor de ambos escritores. Pero mientras leo sin problemas la etapa de Johns y la disfruto cada vez más, la de Waid me da una pereza enorme.
    Lo dicho. Cosas mías. Segurmanente dentro de un tiempo todo esto cambiará y volveré a disfrutar de la de Waid. O no.

  2. No me parece una herejía… cuestión de gustos nada más. La verdad es que la etapa de Waid tras su regreso es bastante… flojilla.
    Igual de buena que fue su primera etapa me parece igual de mala su última… sobre todo en esta saga relámpago. Johns es un gran… recuperador (por así llamarlo), ve cosas que cree que están estropeadas y se molesta en arreglarlas de la forma que él cree que es la mejor.
    Por suerte para él, hasta el momento le han coincidido con los gustos del público… XD

Los comentarios están cerrados.