Real 7

Real Nº 07

Guión: Takehiko Inoue
Dibujo: Takehiko Inoue
Tinta: Takehiko Inoue
Color: Blanco y negro
Formato: Libro rústica, 216 págs.

Real es la obra más personal y experimental de Takehiko Inoue, el autor de Vagabond y Slam Dunk. Ganadora del premio artístico Media Arts Festival del año 2001, cuenta una historia basada en el baloncesto, pero desde un punto de vista completamente diferente. La trama se centra en tres personajes, cada uno ligado profundamente al deporte y cada uno inmerso en un mundo completamente diferente pero que se conecta de alguna forma con el de los otros dos. Por un lado tenemos a Tomomi Nomiya, un macarra que ha perdido la oportunidad de jugar al baloncesto tras ser expulsado de su instituto. Por otro está Kiyoharu Togawa, un atleta que queda confinado en una silla de ruedas al padecer una rara enfermedad en los huesos. Y finalmente tenemos a Hisanobu Takahashi, arrogante estudiante que ahora tiene el puesto de capitán del equipo del instituto después de que Tomomi fuera expulsado.

Real está muy lejos de ser el manga deportivo que uno esperaría del autor de Slam Dunk, pues se centra más en los sentimientos y pensamientos internos de estas tres personas ligadas por el baloncesto y las encrucijadas de sus vidas. Inoue ha hecho un excelente trabajo al retratar las historias de los discapacitados, sin pintarlos como mártires ni tampoco como gente con problemas triviales. El estilo de dibujo de Inoue es absolutamente realista, del mismo nivel que el de Vagabond, pero con el plus de estar ambientado en el Japón moderno.

Precio: 8,95 €

Real 7: esta lectura sí que es espectacular, al igual que pasaba con Slam Dunk, esta serie va creciendo número trás número, tanto en guión como en dibujo como en intensidad. Inoue está convirtiendo a Nomiya en un personaje… reflexivo y todo; Togawa se ha convertido en un grandísimo personaje e incluso los secundarios están ganando en fuerza.


Buen guión, gran dibujo y un manga absolutamente redondo y que va a mejor en cada tomo que pasa. Sé que es difícil de creer, pero es que es cierto. Es complicado vender una serie así, ¿cómo le explicas a la gente que una serie centrada en varios jugadores de baloncesto en silla de ruedas y el ¿amigo? de uno de ellos que es cualquier cosa menos una buena persona o incluso una persona interesante resulta ser uno de los mejores mangas que jamás he leído? Pues eso. Si Inoue ya demostraba un amor desmedido por el baloncesto aquí no deja dudas del mismo. Es impresionante la manera que tiene de reflejar un partido en silla de ruedas y no tarda tanto como en Slam Dunk… Dadle una oportunidad al primero y luego me contáis, dudo mucho que lo lamentéis.

Acerca de Eugenio

Anda que sí...