Batman: Un año después

Batman: Un año después

Edición original: Batman Nº 651 a 654 y Detective Comics Nº 817 a 820 USA

Guión: James Robinson
Dibujo: Leonard Kirk, Don Kramer

Formato: 192 págs.

El Caballero Oscuro ha regresado pero ¿llega demasiado tarde? Hace un año, Batman y Robin desaparecieron de Gotham City. Antes de su partida, el murciélago eligió a un sustituto para que protegiera Gotham de los sospechosos habituales. Ahora, Batman y Robin regresan para encontrarse con la muerte de muchos de sus villanos. ¿Acaso la persona que eligió ha confundido justicia con venganza? Batman: Un año después es un momento crucial en la leyenda del Hombre Murciélago y reestablece su relación con la ciudad que ha jurado proteger.

Precio: 12,95 €

La cronología de Batman vuelve a ser un caos… XD
No salen las cuentas (ni las fechas) sobre el tiempo que han pasado Batman, Robin y Nightwing fuera de circulación (ya sabéis, el crucero ese en el que se van juntos)…
Dejemos esto de lado.
La historia guionizada por James Robinson (se te echa de menos, hombre, a ver si trabajas más) es cojonuda – así de claro – y los dibujantes Kramer y Kirk hacen un buen trabajo, cumplen de sobra y hacen que uno se pregunte las razones de DC para no dejarles de dibujantes regulares en la serie…
Robinson plantea una historia en 8 partes (por cierto, las 8 portadas juntas hacían un dibujo completo) en las que resitua el universo de Batman después del salto de un año. Batman y Robin llevan tiempo fuera de Gotham y deben cogerle nuevamente el pulso a la ciudad; Gordon es de nuevo comisario debido a un grave caso de corrupción que salpicó incluso al anterior comisario, Atkins (¿y a Maggie Sawyer? :s) y que fue destapado con la ayuda de Harvey Bullock – que a cambio de ello ha recuperado su puesto en la policía -; una nueva agente de policía, Harper – nieta del Guardián original, el que salía en la serie de Superman en la etapa de Stern, sí, el de Cadmus -, toma el papel femenino que antes ocupaba Reneé Montoya – que ahora está ocupada en otras cosas -; para realizar las investigaciones que no puede llevar a cabo durante el día, Batman contrata a un investigador para que le ayude, Jason Bard – cuyo nombre me suena y aún no he conseguido centrar de qué – y es que Alfred (quien, por supuesto, sigue en su puesto – ahora como especialista en armamento XD -) está muy mayor para hacer según qué cosas…
En estos ocho números, James Robinson explica lo que pasó en Gotham durante la ausencia de Batman y sus pupilos – aunque luego pasasen de todo en 52 -, ausencia que fue cubierta por Harvey Dent quien se quedó como protector de la ciudad durante la misma… Creo que este punto es el más discutible de todos, ¿Harvey Dent? ¿Cuántas veces puede tropezar Batman en la misma piedra? ¿Cuántas veces puede confiar en Harvey y volver a cagarla? Este punto es lo que evita que sea una historia totalmente redonda…
Porque el dibujo, sin ser maravilloso – y es que hay uno de los dos dibujantes que falla más que una escopeta de feria -, tiene momentos brillantes… sobre todo en las escenas de acción, desde la etapa de McDaniel en Nightwing, no eran así… y ya hace tiempo de eso (ojo, a mí me gusta McDaniel)… Las igualaría a los primeros números de la serie de Nightwing – con eso quiero decir que me parecen buenas ;) -. Las escenas de conversaciones – sobre todo la de Bard con el marido de Orka -, en cambio, me parecen bastante flojas.
Vamos, que le falta un poquillo para ser una obra del todo redonda.
Ahh, lo mejor de todo el momento en el que Bruce adopta a Tim… joer, el pobre chaval se merecía que le pasase algo bueno después de todo lo que le han hecho.

Acerca de Eugenio

Anda que sí...