Ex-Machina: realidad contra ficcion

Ex Machina Nº 03: Realidad contra ficción

Edición original: Ex Machina Nº 11 a 16 USA

Guión: Brian K. Vaughan
Dibujo: Tony Harris
Tinta: Tom Feister, Karl Story
Color: JD Mettler

Formato: 144 págs.

EX MACHINA, ganadora de varios Premios Eisner, se ha convertido en uno de los cómics más sorprendentes del momento, aunando un éxito de público y crítica que lo ha convertido en un título imprescindible en cualquier biblioteca.
Para poner un poco de normalidad en su ajetreada vida como alcalde de Nueva York y recuperar la confianza de los votantes, Mitchell se presenta a un sorteo para formar parte de un jurado popular. Mientras tanto, ha aparecido en la ciudad un álter ego superheroico de Mitchell, que se hace llamar el Androide y pretende ocupar el vacío dejado por el ahora alcalde.

Precio: 12 €

Estoy empezando a tener serias dudas en cuanto a seguir comprando esta serie o dejar de hacerlo: A favor tiene que la periodicidad es extraña – cuatrimestral, creo que dicen, pero me refiero a que no es mensual – y que el guión y el dibujo siguen siendo buenos… En contra… uhmm… ¿la periodicidad y que no es TAN buena?
Lo sé, lo sé, son razones muy… similares. Pero son las que son.
Volviendo, mejor dicho, comenzando con el cómic… Vaughn sigue contando la vida de Mitchell Hundred en su presente como alcalde y en su pasado como héroe (e incluso antes de esa época). Harris, por su parte, sigue dibujando a un nivel parecido al que tenía en Starman…
Pero es que Vaughn no es James Robinson – ni falta que le hace, oigan, me gustan cosas de ambos autores -, ni Mitchell Hundred es Jack Knight… y ese es el mayor problema que le veo a esta serie. Su protagonista no acaba de convencerme. No tengo ninguna razón en concreto, pero… no me cae bien. La verdad es que me cae bastante mal – como a muchos neoyorkinos, me temo -, igual es que me recuerda a mí – no, no hablo con las máquinas -… somos igual de cabezotas de buenas a primeras (y cerrados de mollera… mucho) y al final acabamos cediendo cuando entramos en razón (pero nos cuesta… mucho)… y por eso igual no me cae excesivamente bien. También tiene una falta de carisma brutal, deja de lado a la gente que quiere ayudarle y eso no me gusta excesivamente, pero oye… igual Vaughn tiene una razón para haberlo presentado así. A saber.
Le concederé otra oportunidad. Una sóla.

Acerca de Eugenio

Anda que sí...