¿Es bueno Bleach?

Si alguien no quiere seguir leyendo este post porque no le gusta Bleach, porque no le gusta el manga en general, o porque las historias de batallitas no son lo suyo, que siga leyendo. Quizás le convenza de leer la serie. Los spoilers que puede haber no son muy importantes. Cuento cosas de la trama, eso sí. Aunque si alguien está leyendo Bleach y no quiere spoilearse, que empiece a leer y que lo deje cuando crea conveniente. Cada cual con su conciencia.

A todos os digo que os voy a contar un secreto: Me gusta Bleach. Pero no se lo contéis a nadie, ¿de acuerdo?

Image Hosted by ImageShack.us

¿Qué por qué me gusta? Pues no lo tengo muy claro. A ver, la serie empieza floja. Realmente empieza muy floja. Supongo que ya sabéis de qué va. Ichigo Kurosaki es un chico de quince años, que vive sólo con su padre y sus dos hermanas porque su madre murió, y un día recibe la visita de Rukia, una chica vestida con traje negro y que dice ser Shinigami.

Image Hosted by ImageShack.us

Durante los seis primeros tomos la serie es muy, muy floja. Lo mejor, creo recordar, es Kon, el peluche de un león al que meten un alma dentro y cobra vida propia.

Image Hosted by ImageShack.us

Y Don Kanonjin, un presentador de televisión que dice poder combatir los malos espíritus. BWAHAHAHAHA.

Image Hosted by ImageShack.us

Y también está Urahara, el dueño de una pequeña tienda que proporciona artículos de shinigamis, pero él es cosa aparte, porque es un personaje realmente muy bueno.

Image Hosted by ImageShack.us

El caso es que si no fuera por los secundarios, y por alguna escena que otra de Ichigo, la serie no hubiera pasado del tomo 2, 3 a lo sumo.

Image Hosted by ImageShack.us

Pero al llegar al tomo 6, aparecen ellos. Kuchiki Byakuya y Abarai Renji, que le dicen a Rukia que tiene que volver a la Sociedad de Almas, que cómo se le ha ocurrido haber perdido sus poderes y dárselos a un humano, y un par de cosas más.

Image Hosted by ImageShack.us

Aquí se piensa: ¡¿Cómo?! ¿Rukia presa? ¿La Sociedad de Almas? ¿El hermano de Rukia? ¿Capitán de no sé qué división? ¿Otros grupos? Pero… pero… Esto pinta interesante.

Aquí todo el mundo piensa igual: a lo mejor tiene salvación esta serie.

Pero entonces dan comienzo las batallas. Ichigo entrenando con Urahara… Sus amigos entrenando por su cuenta… Todos a la Sociedad de Almas… luchas, luchas y más luchas. En medio de todo aparecen no se cuantos mil personajes: trece divisiones, formadas por un capitán, un segundo capitán, un tercer representante, un cuarto representante y un quinto representante, suman 65, que vale que no salen todos, pero como sale algún personaje más que no está entre los anteriores; además de que lo que sí está es la posibilidad de que salgan, porque conociendo a Kubo Tite y sabiendo que cada uno de ellos tiene su propia historia con más personajes de fondo, este tío es capaz.

Image Hosted by ImageShack.us

Que sí, que las luchas son largas, que algunas no llevan a nada, que se pasa tres pueblos poniendo batallitas simultáneas, pero como el fondo de todo eso son revelaciones sobre las historias de cada uno y la historia general, va enganchando.

Y así llegamos a los tomo 16 a 21 más o menos. Esta parte es Oh_Dios_Mío. ¿Recordáis los primeros tomos en los que parecía que todo era relleno, y más relleno? Pues no lo era. Se descubren cosas de Urahara y de Yoruichi (una gata que vive con Urahara), que SÍ tenían importancia para lo que está ocurriendo, y me temo que seguirá teniendo importancia en el futuro.

Image Hosted by ImageShack.us

Leyendo la saga de la Sociedad de Almas, piensas “pero qué bueno es Bleach”.

Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Porque cuando los personajes regresan al mundo humano, volvemos a lo mismo. Entrenamientos, dudas existenciales, más personajes sosos y para colmo, ya no sale don Kanonjin. Y piensas: “Bufff, Bleach no era tan bueno como pensaba”.

Image Hosted by ImageShack.us

Pero después te encuentras con datos aleatorios, como el spoiler del padre de Ichigo, y piensas: “Kubo Tite me la ha vuelto a pegar. Qué bueno es Bleach.”

Image Hosted by ImageShack.us

Y vuelve a lo mismo. Los personajes se van a Hueco Mundo, porque lo que antes se decía que sólo era la frontera entre el mundo humano y la Sociedad de Almas, ahora resulta ser un mundo entero, con desiertos inmensos, y más personajes, esta vez malvados: hollows de nivel superior marcados con un número de dos cifras, y la posibilidad de que haya otros marcados con un número de tres cifras. Así que podríamos estar hablando de una cantidad de más de cien personajes que, de acuerdo, no salen todos, pero sí existe la posibilidad de que el autor se los saque de la manga cuando los necesite.

Image Hosted by ImageShack.us

Cuando ya te temes que vamos a volver a empezar con las batallitas, y todo lo demás, el autor vuelve a salir con otra de sus genialidades. Son estos personajes tan increíblemente buenos:

Image Hosted by ImageShack.us

Ellos son… ¡¡¡Los increíbles hermanos del desierto!!!

El caso es que Bleach tiene altibajos. Lo malo es que los bajos suelen durar varios tomos, y lo bueno, que los altos también suelen durar varios tomos. Se podría decir que se puede perder la fe en la serie, pero yo no me rindo. Porque a las altura por las que voy leyendo la serie, ha quedado demostrado que Kubo Tite tiene planeada la historia desde la primera viñeta hasta la última. De vez en cuando salta con algún dato que hace que pienses “Oh, por eso se dijo tal cosa” o “Oh, por eso este personaje hizo aquello”. La única verdad que me queda es que en Bleach, el relleno, realmente no existe. Porque cuando crees que algo es relleno, después te darás cuenta de que en realidad era importante para contar algo después.