Eligiendo los 10 comics del año: Los cinco de Laura

Vamos con los cinco mejores cómics del año de Laura.

Yo tampoco estoy muy de acuerdo con no poder votar reediciones, porque si yo he leído por primera vez un cómic este año gracias a lo que lo han reeditado, ¿por qué no votarlo? Aunque como tampoco me quiero meter en polémicas, ahí van mis cinco elecciones de este año:

Yotsuba

Image Hosted by ImageShack.us

Por ser Yotsuba. Por todas las escenas en las que Kiyohiko Azuma consigue arrancar una risa del lector gracias a que ha estado preparando esa escena desde páginas atrás. Porque los personajes son muy buenos (como en casi todos los mangas). Y porque lo único que no me gusta es que pase tanto tiempo entre un tomo y otro. Aunque si eso hace que el manga sea tan bueno, puedo esperar el tiempo que haga falta.

Fruits basket

.Image Hosted by ImageShack.us

Porque lo conocí casi sin querer y descubrí que un shojo puede no tener shojo. Los personajes son increíbles. Cada uno de ellos está perfectamente perfilado, cada uno tiene una historia perfectamente compuesta, y porque Natsuki Takaya sabe cómo poner la puntilla que hace que cuando lo lea me pregunte: “¿cómo había olvidado que era TAN bueno?”.

Death note

Image Hosted by ImageShack.us

Porque merece estar en este sitio. Mis otras votaciones, con la excepción de Bleach, empezaron a publicarse el año pasado. Death note es para mí el gran estreno de este año. Llevo tiempo esperándolo, y me alegro de que al fin se hayan decidido. Lo voto porque la historia engancha desde la primera página, y porque aunque sea denso, el duelo L-Light es algo que nadie debería perderse. Aunque también pienso que debería haber concluido con el tomo 7, es un manga que gusta a cualquiera.

Bleach 6

Image Hosted by ImageShack.us

Porque en este tomo empieza lo bueno. Lo voto porque desde el principio, y cada vez más, hace que el lector tenga la sensación de que Kubo Tite tiene la historia planeada desde el principio incluidos los detalles más pequeños. Puede que esa sensación no haya surgido aún en el tomo por donde se va editando en España, pero en el tomo 6, con la aparición de Byakuya y Renji empieza la historia de Bleach realmente. Puede que cinco o seis tomos sean muchos para la presentación de un manga, pero conforme va avanzando la serie, haber leído esos cinco o seis tomos primeros merece la pena cada vez más; y te llegas a dar cuenta de que el relleno, en Bleach, realmente no es relleno.

Naruto 21

Image Hosted by ImageShack.us

Porque una lectura reciente me ha hecho recordar que a veces Masashi Kishimoto sabe donde poner LA escena en el momento justo. Voto este tomo por una de esas escenas: la de la despedida entre Sasuke y Sakura.

La hora, treinta y ocho minutos y cuarenta y seis segundos más desperdiciados de toda mi vida.

Me refiero por supuesto a Happy feet.

Image Hosted by ImageShack.us

Estaba muy ilusionada con esta película. En fin: una película que va de pingüinos bailando, ¿cómo no iba a gustarme? Pero no… noooooo… esta película no va de pingüinos bailarines, ¡va de pingüinos que cantan, y que marginan a otro porque cuando era un huevo se cayó! ¡Si hasta eché de menos Madagascar!

Cuando llevaba veinte minutos, tuve que apagarla y seguir viéndola otro día. Cuando al día siguiente llevaba una hora en total, me planteé la posibilidad de volver a cortarla, pero sabía que si lo hacía no vería el final jamás.

Las partes que más me traumatizaron:

-¡Un pingüino que va nadando a otro país! Parece que fuera Nueva York, por los rascacielos, pero no estoy segura.

-¡El protagonista encerrado en un acuario! Me imaginé a miles de niños que han visto la película convenciendo a sus padres de que les lleven a los acuarios para poder salvar a todos los pobres animales encerrados. ¡Y los pingüinos del acuario como cabras por estar encerrados! Me quedé sin palabras.

-¡Un pingüino encerrado en un acuario, bailando! Yo voy a un acuario y veo un pingüino bailando, y corro más que Forest Gump.

-¡El pingüino de vuelta a su país con un localizador a la espalda! No solo estoy cogiendo fobia a los pingüinos, sino también a los humanos.

-¡Miles de pingüinos bailando delante de los humanos para reivindicar su pescado! ¡Y las Naciones Unidas en reunión para discutir el problema del pescado de los pingüinos bailarines! Si es que no tengo palabras.

-Pero lo peor… lo peorcísimo… son esos humanos tan reales. Realmente traumático.

No vuelvo a dejarme llevar por un planteamiento tan atractivo como “pingüinos bailarines” nunca más.

Hacedme caso, y si aún estais a tiempo, NO VEAIS LA PELÍCULA. Así, por lo menos, podréis seguir disfrutando del trailer que es mil ochocientas noventa y cuatro veces mejor. Por mi parte sólo me quedan ganas de enviar una bomba para acabar de una vez con todas las especies pingüinoides del planeta.