Cómic USA: JLA: Crisis of Conscience

Y tardaron lo suyo en aprovechar los acontecimiento de Identity Crisis (ya comentada aquí), pero lo hicieron. Y al hacerlo… se cargaron la JLA.

JLA: Crisis of Conscience

Guión: Geoff Johns, Allan Heinberg
Dibujo: Chris Batista
Entintado: Mark Farmer
Color: David Baron
Correspondencia Original: JLA 115, 116, 117, 118, 119

Portadas de Rags Morales & Farmer

Antes de poder discutir las acciones y repercusiones de Identity Crisis con el resto de la JLA, deberán enfrentarse primero a unos viejos enemigos… La Sociedad Secreta de Supervillano, que ha regresado y, de alguna manera, tienen más información sobre la vida de los héroes que antes…

Habiendo recuperado los recuerdos que una vez poseyeron, la Sociedad Secreta de Supervillanos ha vuelto y quiere sangre… y se están enfrentando a la JLA con magia negra. El enfrentamiento afecta a la JLA hasta su nucleo, transformando a amigos en enemigos y rompiendo el grupo.

Batman ha abandonado la JLA después de una lucha. La Sociedad Secreta de Supervillanos conoce todos los secretos de la JLA y han elegido como su primer objetivo a… Lois Lane. Después de una violenta batalla, ¿volverán los héroes a borrar la memoria de sus enemigos?

La batalla sin tregua entre el Detective Marciano y Despero continua y la lucha que comenzó en la Watchtower finaliza en la Tierra. Mientras tanto, Superman interviene en la votación de la JLA para decidir si borrar la memoria de la Socieda Secreta de Super-Villanos y Zatanna toma una fatídica decisión.

La JLA debe enfrentarse a Despero en la Mansión Wayne. Pero para poder detenerle, el equipo se verá obligado a volverse contra uno de los suyos…

Y como decía un poco más arriba, tardaron mucho en aprovechar lo que se contaba en Identity Crisis. Pero claro, es que desde mucho atrás la serie de la JLA no tenía ni pies ni cabeza, ¿a santo de qué tenía DC una serie como esta con un equipo creativo rotatorio? Si es que no tenía lógica, joer, los números de Kelly y Manhke serían flojos, pero coño, al menos tenían una continuidad y una sensación de que iba pasando algo… cuando empezaron las rotaciones, la serie perdió totalmente el rumbo y algo como Identity Crisis, que tenía que ser la saga que relanzase la serie, se publicó como una serie limitada… Decisiones lamentables.

Recuerdo que pensé algo parecido cuando le quitaron el adamantium a Lobezno… bahh, esto no es permanente, si no ha sucedido en su colección… Pues lo mismo pensé de Identity Crisis: “bahh, si hubiesen contado esto en la serie de la JLA podría ser la bomba, pero ya verás como pasan mucho de eso…” Bueno, por suerte me he equivocado y lo han tratado en la serie donde debería haberse desarrollado todo, claro, había que buscar una buena excusa para reunir a los miembros de la JLA antigua (los que habían estado implicados en el borrado de mente), así que Johns y Heinberg deciden que Wally (el Flash actual) los ha llamado a la Watchtower para decirles que si no… ehmm, voy a intentar que no haya spoilers, aquellos que hayan leído Identity Crisis o mi breve resumen de la misma (que se puede ver aquí), ya sabrán a qué me refiero, los que no hayan hecho ninguna de las dos cosas… decirles que es algo muuuuuy gordo y que afecta a uno de los tres grandes de DC… Pues eso, Wally les dice que si no revelan lo que hicieron, lo hará él y, a partir de ahí se desencadena todo. La Sociedad Secreta de Super-Villanos recupera su memoria, deciden vengarse y la JLA tendrá que hacer todo lo posible por detenerles. Llegando a un punto en el que tienen que decidir si borrarles (nuevamente) la memoria o hacer algo peor con ellos. Pero claro, queda una pregunta en el aire, ¿cómo han recuperado la memoria los villanos? Pues gracias a Despero, que ha vuelto para atacar nuevamente a su odiado Detective Marciano y hacerle pasar un infierno.

Las tensiones entre algunos miembros del grupo y la dejadez de otros (anda que ya le vale a Superman lavarse las manos y decirle al Detective Marciano: “siempre has logrado que la JLA renaciese, cuando lo vuelvas a hacer, yo estaré ahí”. O sea, te comes tú el muerto y luego si eso ya me quedo con el mérito…) provocan que la JLA se desbande, pero de eso ya hablaré la semana que viene…

Comentando el trabajo de los autores un poco por encima, decir que los guionistas cumplen, presentan una trama interesante que, sin llegar a los niveles de Identity Crisis, provoca cierta sensación de incomodidad al ver a los héroes enfrentados unos con otros (podría decir que es la versión más humana que he visto de ellos en bastante tiempo) y que cuando plantea la posibilidad de otra votación sobre si deberían o no borrarle la memoria (recordemos, otra vez) a los villanos, esta vez con Superman formando parte de la misma te deja cierta duda sobre el resultado de la misma (no sobre lo que vaya a votar Superman, eso está claro, pero sí sobre el resultado final y que haría Superman si el resultado es contrario a lo que él votase…), pero debo decir que lo que más me ha gustado de esta saga son las dudas de Batman sobre el cambio de mentalidad de Catwoman (de villana a héroe… vale, una heroicidad cuestionable, pero por el buen camino), la primera vez que lo plantean dudé si quizás él tuviera algo que ver con el mismo de ahí su enfado, pero claro, es mejor la forma de desarrollarlo de los guionistas, haciendo que Batman dude de si sus compañeros de la JLA habían tenido algo que ver con su cambio… Me parece el punto más interesante de estos cinco números.
El dibujo cumple bastante bien, me gustó más el de Rags en Identity Crisis, pero está bastante logrado.
En fin (o resumiendo, que tanto da), una digna continuación a lo sucedido en Identity Crisis, pero… se queda algo corto. De cualquier forma se deja leer muy bien y es de lo mejorcito que se ha podido leer en los últimos tiempos de la JLA… lo cual no es decir mucho, pero vamos, es mejor que nada.

Nada más.

Aaaaaaaaaaaaadios

Acerca de Eugenio

Anda que sí...