El Día del Juicio

Una remodelación del Universo Liefeld de arriba a abajo a cargo de alguien que puede transformar unos personajes que homenajean a otros anteriores y transformarlos en algo interesante… Lástima que después no se encargase de guionizar sus series…

Alan Moore al guión y varios dibujantes.

Argumento: Un asesinato en la comunidad superhumana desata un juicio sin precedentes. Nunca se ha juzgado a un superhéroe por asesinato, y menos a un miembro de Youngblood.

Descubre como Alan Moore reinventa el universo de la editorial de Rob Liefeld, desde el mismísimo principio de los tiempos hasta el presente, con apariciones estelares de Supreme o Savage Dragon.
Dibujando los guiones de Alan Moore encontramos a artistas de la talla del mismo Rob Liefeld, Gil Kane, Chris Sprouse, Steve Skroce, Jim Starlin, Terry Dobson y muchos más.

Co-edición de Aeta Ediciones y Recerca Editorial

172 págs.

Precio: 15 euros

Y vaya repasito le da a la editorial… A través de un juicio sobre asesinato, Moore crea un pasado para el Universo Liefeld homenajeando a muchos personajes clásicos tanto de DC como de Marvel, curiosamente, consigue hacer que un juicio resulte interesante. A través de las declaraciones de los testigos, Moore crea profundidad en un universo que no la tenía…
El problema es que la trama es evidente, a ver, no sabía nada más empezar que había un libro mágico de por medio, pero era evidente que el asesino era… Ehmm, vale, igual no lo ha leído todo el mundo, así que no lo diré, pero nada más empezar me pareció evidente.
En fin, sobre la historia… poco más voy a decir, está completa, es interesante, se deja leer pero no deja de ser una historia alimenticia de Alan Moore.
El verdadero descubrimiento de esta historia es la admiración que Alan Moore parece tener a Gil Kane, no sé, me sorprende descubrir estas cosas de Alan Moore, si parece humano y todo…
Me gusta sobre todo el final de la conversación entre Fighting American (uno de los chicos de Jack como lo llama Kane) y el tal Andy Aletarecerca (supongo que un autohomenaje nunca está mal…):

– “Así que ése era Kane. Nunca le había visto tan de cerca. Ya sabes, ¡fue un gran placer ser imaginado por él!
– ¡Oh, desde luego! Aunque claro, sus obras antiguas eran mejores.”

Totalmente de acuerdo.

La verdad es que es un tomo bastante completo con una última página dedicada a alabar a Gil Kane (que nunca está de más, por cierto), por ponerle alguna pega… aparte de algún error en la rotulación… el no indicar la parte que dibuja cada autor, lo de Gil Kane se distingue, pero el resto… bueno, la mayor parte sí, pero no todo.

Si queréis ver un buen trabajo de Alan Moore… compradlo, pero aviso, es total y absolutamente alimenticio.

Nada más.

Aaaaaaaaadios

Acerca de Eugenio

Anda que sí...