Rurouni Kenshin: Tomos 5 al 8

Guión, dibujo y entintado de Nobuhiro Watsuki

Al igual que en la serie de Naruto, la historia se desarrolla/avanza desde el tomo 5 o 6, ya tenemos situados a los secundarios, nos los han presentado, les has podido coger cariño y, con un giro argumental, el autor vuelve a situar a Kenshin como vagabundo abandonando a aquellos a los que aprecia(mos) para encargarse de aquel que le sustituyó como asesino del gobierno… Sishio.
De cualquier forma esto se ve más claro en los tomos siete y ocho. Los dos primeros se centran (siguiendo, supongo, un plan prefijado) en los secundarios de Kenshin para hacer entender más el sentimiento de pérdida de Kenshin al tener que marcharse y dejarlos allí.
Todo esto, claro, sin perder el sentido del humor que rodea a la serie (sentido del humor, por cierto que no recuerdo tan marcado en el anime). Así nos podemos encontrar a Yahiko trabajando en el restaurante de la mejor amiga de Kaoru para, al contrario de las creencias de Shano y Kaoru, comprarse una espada de filo invertido como la de Kenshin y enfrentado a su rival Yutaro. A Shano recordando su pasado y encontrando a alguien que pertenecía a el (Tsunan Tsukioka) que ahora dedica su tiempo a pintar y a prepararse para derrocar al gobierno, cosa que impedirá el mismo Kenshin. También podemos seguir viendo/disfrutando las continuas puyas entre Kaoru y Megumi por atraer la atención de Kenshin.
Una pelea de Kenshin por el futuro del kenjutsu en Japón y como, a pesar de su deseo de que el Kenjutsu permanezca fuerte, se opone a la muerte de sus practicantes, lo que le llevará a enfrentarse a un experto, Raijuta Isurugi, que quiere recuperar las antiguas prácticas y que, debido a su negativa a ayudarle, decide matarle para que no pueda oponerse a él.
Otro de los secundarios (Hajime Saito) desvelará sus verdaderas intenciones, recuperar a Battosai, el otro-yo de Kenshin, el carnicero, para enviarle contra Shishio.
Esta lucha con Shishio será lo que haga que Kenshin deje el dojo y se vaya a Tokio. Durante el viaje encontrará a una chica (Misao Makimachi) que se encuentra buscando a un viejo enemigo de Kenshin (Aoshi Shinomori) y al que acompañará/perseguirá para que le lleve hasta él. Esta chica, como dice el propio autor será un contrapunto humorístico al oscuro (y mucho más serio) camino que llevará Kenshin desde este momento.
Y en el octavo número, Sanosuke vs. Saito y vaya pedazo de pelea que se marcan…
Así que si alguien tenía alguna duda… esto es un peazo de serie con un desarrollo tranquilo, múltiples homenajes a los X-Men de Jim Lee (XD) y unos personajes más que interesantes.
Creo que es fácil de descubrir de mis palabras, pero… me está gustando, me está gustando mucho más de lo que esperaba.

Nada más.

Aaaaaaaaaaaaaaaadios

Acerca de Eugenio

Anda que sí...