El velatorio

“… Entonces, deseando seguir dormido, deseando que nunca terminara. Seguro de que este sueño jamás regresaría… despertaste tú.”

015125015.jpg El velatorio, el último tomo de The Sandman, exceptuando las últimas migajas que nos va dejando Neil Gaiman en otros tomos como los dedicados a Muerte, “Noches eternas” o “El cazador de sueños”.

En este tomo hay, como su mismo nombre indica, un velatorio. ¿De quién? No pienso decirlo. Aunque si habéis leído el tomo anterior que comenté AQUÍ, ya deberíais saber de quién se trata. Hay quien piensa que la serie debería haberse acabado con Las benévolas, pero yo no pienso igual. Debería acabarse con el capítulo tres (titulado “donde despertamos”) de este tomo.

A partir de aquí, spoilers. Seguid leyendo bajo vuestra propia responsabilidad…

Hay, como ya he dicho, un velatorio, gente que se reúne para asistir a él, de modo que el mayor atractivo es ver a los personajes que han ido saliendo durante todo The sandman reunidos. He de decir que me gusta mucho el personaje de Daniel, hace bien su trabajo, bueno, no debe ser muy fácil ser el sustituto de uno de los eternos… Me gusta, porque se parece a Sueño. Si hubiera sido al revés, Sueño también se hubiera puesto a reorganizar el mundo onírico antes que nada. Ambos son muy humanos (de sueño no creo que haya falta explicar por qué), y de Daniel, sus orígenes son humanos (bueno, más o menos, siendo hijo de Lita).

daniel3.jpg
Y vuelvo a repetir que entiendo perfectamente por qué Gaiman ha dejado que Sueño muriese. Vale que el personaje no es suyo, pero sí que lo es. A mí también me fastidiaría que cualquiera pudiera coger mi personaje para sacarlo donde quisiera. Así está mejor.

Después un par de historias cortas. Una de ellas cierra The sandman, sobre Robert, personaje que ya fue presentado hace tiempo. Esta historia me ha gustado bastante, saber qué pasa con este personaje “después de”. Después, otra historia corta titulada “Exiliados” en la que sale Daniel, que está bien pero algo floja. Y por último una última historia corta que no se había echado de menos, pero que está bien que Gaiman la haya hecho porque se había quedado algo colgando.

En conjunto el tomo me da la sensación de acabar historias que habían quedado colgando, para cerrar bien la serie, pero es que no sé. No estoy segura de si lo que no me gusta es la sensación de que ya se ha acabado, o si Charlie Kaufman tiene razón y hay que ganarse a la gente con el final. No es que Neil Gaiman no me haya ganado desde el primer tomo, pero es que a mí me gustan los finales cerrados y redondos. Por eso digo que debería haberse acabado en el capítulo 3, sin poner las historias cortas después. Esas deberían estar aparte, en otro tomo, quizás, pero al ser tan cortas no creo que eso pueda hacerse. Para mí, el auténtico final de The sandman, es el capítulo tres, que acaba con todos los eternos reunidos (excepto Destrucción, por supuesto), dándole a Daniel la bienvenida a la familia.

dream14.jpg

En resumen, que como he dicho una y otra vez, Neil Gaiman es DIOS; cosa que repetiré cuando comente “Noches eternas”

Un pensamiento en “El velatorio

  1. Ehmm, Neil Gaiman es “Dios” en Sandman… despues… en fin…

    Lo mejor que pudo hacer es cargarse a su personaje y dejar otro similar para que nadie tuviese la tentación de resucitarlo… total, si ya está Daniel que es igual a Morfeo… ¿para qué usar al anterior? Además, este no tiene prácticamente experiencia, es más divertido de usar.

Los comentarios están cerrados.